Hemeroteca:


Julio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
     
 

Publicado: 18/02/2009


 

PARÁBOLA DE AUSENCIO


Y el profeta dijo a sus seguidores: “¿Quién es mejor? ¿el que guarda sus bienes como se los dieron, o el que se esfuerza en hacerlos crecer para beneficiar a sus semejantes?” Y como viera que los concurrentes se miraban entre sí confusos, añadió: “Os lo diré de otro modo ¿Es mejor a vuestro juicio el que va todas las mañanas a contar el dinero del patrón o vive de la usura, o el que asume riesgos, fracasos y la ruina tal vez, para remunerar el trabajo honesto de los padres de familia?”

Días atrás les contaba la historia de un empresario imaginativo y en plena expansión, al que ocluyeron las líneas de crédito y que en una semana dejaron en suspensión de pagos, o concurso de acreedores como dicen ahora. Para alguien avezado a despenar semejantes, no es tarea difícil: consiste en oprimir la tráquea con los pulgares durante unos minutos hasta cortarles el aliento. Es lo que hacen las fieras en los documentales que tanto hieren nuestra sensibilidad civilizada, porque nos acercan al drama lacrimoso de los cachorritos que se quedan sin papás y sin sustento. Igual que los niños del vecino del tercero izquierda, al que acaban de desahuciar porque le niegan los créditos en su banco amigo y el cielo se le ha caído encima.

Quienes mejor lo hacen son estas entidades beneméritas, que serán las que más van a dificultar que este país salga a flote. Puedo decirlo yo, porque me hallo a salvo de sus asechanzas desde que una Caja de Ahorros reconocida y honorable, acabara conmigo después de pensar para ella, seguir sus consejos y solicitar un crédito que no pude devolver en parte porque la entidad no me pagó lo que debía, incluyéndome en el RAI y forzándome a licenciar a un equipo valioso y entusiasta. Un día que no tenga qué hacer, escribiré un libro con fechas, nombres, cantidades y apellidos.

Supongo que la crisis ha dejado muy atrás estas historias y entiendo a Ausencio C.G., el empresario leridano dedicado a restaurar edificios, quien, acuciado por los impagos de los morosos y desesperado por la súbita interrupción de las líneas de crédito por parte de los bancos, se tiró al monte no para hacerse rico sino para poder pagar las nóminas, saldar sus cuentas con los proveedores y poder seguir trabajando. No tenía antecedentes penales ni reputación dudosa, pero sí una familia, esposa e hijos estudiando, que al parecer desconocían su situación. Y seguramente esto le perdió. Si se hubiese propuesto enriquecerse con un par de golpes, tal vez lo habría logrado. Pero se conformaba sencillamente con equilibrar su economía para seguir adelante. Le perdió la falta de ambición, propia de una persona decente que aspira a seguir como hasta aquí. Obtuvo en los cuatro atracos perpetrados en Albatàrrec, Artesa y Alpicat en Lérida y Peñalba en Huesca entre el 5 de septiembre y el 23 de enero 80.000 €, un botín tan modesto como las armas que utilizaba: una navaja y una pistola de balines de juguete. Lo fácil habría sido dotarse de armas de verdad si hubiera querido instalarse fuera de la ley. Pero en Ascó (Tarragona) fue detenido por los “Mossos” antes de actuar.

No temería verme frente a Ausencio en ninguna situación, más de lo que ante los directores de banco que lo condenaron a muerte. A mi no me importaría suscribir acciones para su negocio, pero no me verán los brockers ni los sonrientes bancarios vestidos de Armani.

Darío Vidal

18/02/2009

 

       Parábola de Ausencio (18/02/2009 02:54)


Publicado: 15/02/2009


 

BESOS EN JUMILLA


No se que influencia puede tener la confluencia del plenilunio en la fiesta de San Valentín pero, a buen seguro, debe dotar de elementos singulares esta fecha.

Sabíamos ya, y creo que se lo conté en cierta ocasión, que la preñez de la luna favorece lo que ahora llamamos violencia de género, las riñas y pendencias entre congéneres, la incidencia de los infartos de miocardio y otros episodios vasculares, el nacimiento apresurado de bebés que se hallaban al caer y, lo que nunca podrían imaginarse, aumenta la venta de paraguas. No se rían, que es un dato avalado por la estadística.

Según la tradición, tampoco es aconsejable salir por la noche ya que estos días es pernicioso el relente y resulta más fácil sufrir el ataque de los hombres lobo, aunque ahora no es preciso guardarse de ellos solo por la noche ni durante la luna llena. En nuestra época, los hombres lobo atacan a plana luz, al socaire de las empresas eléctricas y telefónicas, ayuntamientos, diputaciones y otras benéficas compañías de servicios. Nunca tuvo tanta razón Hobbes cuando advirtió de que el hombre es un lobo para el hombre. Aunque en su tiempo los hombres lobo merodeaban encapuchados por los caminos al margen de la legalidad, lejos de la Santa Hermandad y a resguardo del garrote de los pastores, en tanto que ahora llevan guardaespaldas, elevan impunemente las tarifas, dan conferencias de prensa, y son temidos incluso por los gobiernos, si no están infiltrados en ellos. Pero volvamos el rostro como si eso no importara.

Mientras la luna llena comienza a gestar el novilunio en lo alto del cielo, en Teruel celebran el Día de los Amantes, los grandes almacenes se frotan las manos, y en Jumilla (Murcia, España) sus veinte mil habitantes --o por mejor decir, la mitad-- se abandonan a la lírica actividad hispánica del piropo, con premios y todo, tal vez con el propósito de devolver el requiebro a la vida de la que fue expulsado por la prisa, los patosos abominables y las feministas feas que lo calificaron de ataque machista, cuando yo habría pagado porque una dulce muchacha me hubiese dicho algo parecido a lo que le oí a un castizo en Madrid mirando asombrado a una chica aturdida: “¡Dios mío, pero qué revolución ha debido haber en el cielo para que los ángeles bajen a la tierra!” Y el ángel, justo es reconocerlo, no se ofendió en absoluto sino que respondió ruborosa que muchas gracias. Otra cosa es lo de “tía buena” que si no es una grosería se parece mucho a un rebuzno y es una completa estupidez. Porque ese homenaje sutil a la belleza debe surgir espontáneamente, halagar y no ofender, ser ingenioso y no repetirse jamás. Porque si se repite ya no resulta convincente. No sé si fue Gómez de la Serna quien definió estas expresiones como pequeños poemas. “Son –dijo-- un madrigal de urgencia”.

Otra actividad a la que se dedicaron ayer los jumillanos es al dulce retozo del besuqueo, que es el preludio prometedor de avances más audaces, con unión de cuerpos, exhalación de alientos, fricción de pechos, fruición de sentidos, efusión de mucosas, sobresalto de hormonas, secreción de humores, intercambio de virus y comunión de bacterias. Lo que ignoro es si el Ayuntamiento aporta los besados y besadas --besables y “basablas” para la filóloga Bibiana Aido-- o si hay que traérselos ya puestos de casa. Porque, en ese caso, los premios son escasamente estimulantes.

Darío Vidal

15/02/2009

 

       Besos en Jumilla (15/02/2009 00:13)


Publicado: 14/02/2009


 

LA MONTERÍA DE GARZÓN


Hace unos años escribí varios artículos fervorosos en mi columna de “ABC” sobre Baltasar Garzón y tardé mucho a cuestionar mi juicio. Achacaba la supuesta endeblez de muchas de sus instrucciones a la malquerencia de los imputados, a la envidia de los colegas y al sesgado juicio de los partidos políticos. Ser el paladín de la lucha contra ETA, estar en primera línea contra la lacra de la corrupción e implicarse con tanto ahínco en la batalla contra el narcotráfico, eran demasiadas cuerdas para un violín. El juez Garzón constituía un hermoso ejemplo de heroísmo cívico, de intrepidez gratuita y de generosa abnegación asumida desde la soledad. Y lo defendí muchas veces de los más avisados que yo, cuando expresaban su creciente decepción.

Mis primeras vacilaciones surgieron cuando aceptó ensuciarse las manos en política a cambio de un cargo que Felipe González no le otorgó, y sobre todo a raíz de su reacción resentida. Desde entonces fue creciendo mi desconfianza, y hubiese preferido un accidente de los que tanto temíamos y de los que yo le alertaba, en vez de asistir a su descrédito y nuestro desencanto. Aunque tal vez él no esté de acuerdo

Es muy difícil a estas alturas admirar a alguien y aceptarlo como modelo. Ese sentimiento quedó varado en la adolescencia. Pero toda la España de bien, eso es todo el mundo, quería creer en un hombre que encarnase la Justicia sin temer a los partidos ni arredrarse ante el dinero o el poder. Una ingenua aspiración juvenil, un sueño idealista que se aviene mal con el comercio terrenal y el fango de la política.

El caso es que aquel magistrado al que admirábamos se ha dedicado a procesar ciudadanos –y desprocesarlos-- al compás de sus corazonadas y su capricho, utilizando la Ley muchas veces como arma intimidatoria, arbitrara e impredecible. “La loi ce't moi”. Y, al compás de sus súbitos vaivenes, la gente ha llegado a la conclusión de que no es un servidor de los ciudadanos sino un manipulador de sus conductas, y lo que le importa es ser noticia siempre, erigiéndose en protagonista del bautizo, la boda o el entierro, porque está aquejado de lo que los psicólogos denominan “furor de candilejas”. En eso ha quedado su ajado crédito, arrollado por sus propias ocurrencias bautizadas en los periódicos y en la calle como “garzonadas”.

Estos días, mientras asistíamos a una pesquisa suya absolutamente necesaria sobre tejemanejes pecuniarios de miembros del Partido Popular de Valencia y Madrid, se ha deslizado desde lo particular a lo universal acusando veladamente al partido del presunto delito de los afiliados, decantando así la balanza a favor de la formación política rival en plena campaña electoral.

Mal está a mi juicio que un juez, sobre todo si es magistrado de la Audiencia Nacional, esté afiliado a un partido, pero es intolerable que además alardee de ello, aunque nunca se hubiese presentado en las listas de Felipe González, y se mofe de la equidad y la independencia que deberían inspirar el ejercicio de esa profesión, como ha hecho el juez Garzón con el ministro Bermejo y un jefe de la policía judicial en la montería de Navaltorno.

Con los retorcidos artificios jurídicos que condenan a la indefensión al partido de los imputados, el juez estrella puede incurrir en responsabilidades tan graves como las de los procesados.

Darío Vidal

14/02/2009

 

       La montería de Garzón (14/02/2009 17:45)


 

CIENCIA Y SUPERSTICIÓN


La piedad de los creyentes llama Dios a todo lo que todavía desconoce, del mismo modo que la arrogancia de los racionalistas tilda de superstición a cuanto no sabe explicar. La verdad debe estar, como siempre, en el término medio. Pero cuando se cumplen dos siglos de la brillante intuición de Charles Robert Darwin, evolucionistas y creacionistas siguen tirándose los trastos a la cabeza. Unos nos dicen que la herencia genética del hombre no coincide mas que en un 86 por ciento con la del chimpancé --¡solo faltaría!-- mientras que los otros suponen que un ser tan sublime y singular como el hombre --¡menudo animal!-- tiene que ser descendiente directo de Dios.

Un profesor de Bioquímica de cierta universidad barcelonesa me refirió una historia que ilustra ambas actitudes. Su madre nació “ciega” en un pequeño pueblo de Andalucía y recuperó la vista gracias a los consejos de una comadre. (La cosa, como ven, ya huele a brujería) Sucedió que la anciana, después de pasar varias veces por la casa y lamentar que a una criatura tan bonita le aguardase un destino tan adverso, le dijo a la abuela que, si juraba guardarle el secreto, podía darle el remedio para que recuperase la vista. Aceptado el compromiso, pusieron ambas manos a la obra y durante “una novena” fueron a un cañaveral en la alta madrugada a cortar cañas jóvenes para estar de regreso antes de que amaneciese. Metían en un caldero los trozos de caña –no recuerdo la cantidad-- y los cocían mientras rezaban creo recordar que tres credos. Con el agua de la cocción, se aplicaban ambas a bañar repetidamente los ojos de la niña en el silencio del amanecer hasta que se enfriaba. Entonces tiraban el agua y las cañas, y al día siguiente repetían la expedición con idéntico sigilo. Así durante nueve días. Y, poco a poco, el bebé comenzó a seguir con la mirada la llamita del candil.

Ahora que aquella niña tiene nietos, sigue repitiendo que gracias a una comadre de su pueblo ha podido ver. Pero nunca reveló su nombre. Y los hijos, todos talludos, instruidos y universitarios, acallaban la historia hasta ahora, tal vez vencidos por el pudor de su origen rural. Pero poco antes de que el menor de ellos me confiase esta historia, fue testigo de un hecho que puso en cuestión la antinomia ciencia-superstición. Asistió a un congreso de médicos, químicos y biólogos en el que uno de sus ponentes expuso un hallazgo estupefaciente. Se trataba de un antibiótico con múltiples aplicaciones en Oftalmología y muy eficaz contra las infecciones oculares neonatales.

Se trataba de una sustancia localizada en la telilla blanca existente en el interior de los entrenudos de las cañas jóvenes, que se activa únicamente por la noche para evitar que la humedad las dañe, pero que se neutraliza en las horas de luz. Ahí radicaba lo de regresar a casa y hervirlo todo antes del amanecer porque lo de la novena y los credos eran puros controles de tiempo. En cuanto al juramento y el sigilo eran hijos del miedo: podemos imaginar lo que significaba en el medio rural, aún a comienzos del siglo XX, que una mujer -o dos- abandonasen el pueblo cuando ya todo el mundo dormía, para volver con un hato, ver salir humo de su chimenea y oír luego el llanto de un niño.

Unos hablarían de milagro y otros de brujería, pero nadie se hubiera parado a pensar en quien transmitió su conocimiento a la generosa anciana y quien dio con él hace mil años.

Darío Vidal

13/'02/2009

 

       Ciencia y superstición (14/02/2009 01:38)


Publicado: 11/02/2009


 

EL DINERO DE LOS BANCOS


Resulta dramático el espectáculo de un indeciso que nunca ha tomado contacto con la realidad, haciendo ver que adopta decisiones ante un auditorio más curtido que él, más avezado y más audaz. Como dirían los arrendatarios de lenguaje neopaleológico, es patético.

Repasando las imágenes de los banqueros repantigados y tranquilos en los asientos y Zapatero sentado inseguro en el borde de la silla como un chico en un examen, no es preciso oír las razones chulescas y provocadoras de Botín para conocer dónde está quién y percibir el papel desairado y torpe del ingenuo cervatillo que, no solo no aprende con el tiempo, sino que se ha expuesto con inconsciente imprudencia al previsible amurco de un resabiado jefe de manada.

Ni un amago implicación con la sociedad, ni un atisbo de empatía con los que producen el dinero que ellos atesoran, ni una brizna de piedad con quienes tanto les daban a ganar --”los bancos no son oenegés”--, ni una sombra de esperanza. Habrá que engendrar un modelo de industria que no precise a la banca aunque desde nuestra perspectiva parezca hoy tan utópico como hace poco una sociedad sin petróleo.

Lo que nos hace falta es imaginación, fantasía, iniciativa y audacia, que es como las empresas crean riqueza poniendo de manifiesto la actitud negativa y parasitaria de la banca. Y no estoy haciendo una apología de la imprudencia financiera sino una apelación a la creatividad reflexiva. Los banqueros deberían poner a concurso del desarrollo del país no el dinero sino su inteligencia, en vez de dormitar en la rutina y moverse sólo al husmo del beneficio gratuito, con espíritu mezquino de logreros chupatintas. Se de una empresa española que ha puesto en producción un componente de alta tecnología que en solo unos meses había logrado imponerse de media Europa. Los clientes respondían, los pedidos aumentaban, el mercado se ensanchaba, y en el primer año había facturado cerca de cuarenta millones de euros. Hace solo unos días el banco les ha cerrado la línea de crédito. Y esta semana ha presentado la suspensión de pagos. Nadie lo cree. Pero ZP en su disparatado optimismo solipsista diría, si lo supiese, que es un bulo urdido por el antipatriotismo de los tibios.

El Príncipe Felipe decía en Gerona, mientras esto sucedía, que debíamos preservar las familias y las “pymes” para estar en condiciones de emerger al llegar la pleamar, y el ministro Sebastián culpaba a los banqueros de la crisis inicialmente inventada, como Obama ayer. Y Zapatero, que lo había insinuado días atrás envalentonado por la firmeza del presidente de los Estados Unidos, se hallaba genuflexo en vista de que Wall Street ha castigado estos argumentos con una bajada general de la Bolsa de NY, preguntándose qué hacer con creciente desconcierto, porque un tiempo quiso ser Felipe y ahora preferiría encarnarse en Obama. Pero ya ha visto que, con estos juncos, hoy por hoy mandan los del dinero. Tal vez convendría facultar al Banco de España para que conceda créditos en lugar de subvencionar a los que se ríen del presidente y de nosotros, no haciéndolo, como Botín.

Carlos Herrera cuenta que un día se preguntaba Manuel Alcántara qué clase de concepto debe tener Dios de los ricos para que les confíe a ellos el dinero. Una turbadora pregunta paralizante.

Darío Vidal

11/02/2009

 

       El dinero de los bancos (11/02/2009 22:09)


Publicado: 10/02/2009


 

JUECES EN REBELDÍA


La portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Gabriela Bravo, ha desautorizado a las asociaciones de jueces que pretenden ir a la huelga “porque el ejercicio de ese posible derecho carece, en el momento actual, de soporte normativo (...) y la convocatoria de la huelga no tiene efectos jurídicos, lo que significa que el 18 de febrero los jueces de este país tienen que estar en sus puestos de trabajo”. La Asociación Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente se han manifestado en abierta rebeldía, pero esta iniciativa sería un contradiós aunque tuviesen razón. Y puede que la tengan.

El Estado no puede rebelarse contra el Estado. Eso sería tan monstruoso como que los congresistas se declarasen en huelga de brazos caídos o el Gobierno decidiese iniciar una huelga de celo. El poder judicial, como el legislativo y el ejecutivo constituyen la trinidad del Estado democrático de Derecho. El Ejército no tiene la misma relevancia y sabemos la opinión de nos merecen las asonadas, tan frecuentes en otro tiempo.

Pero además esa iniciativa desnortada acredita -o desacredita- a sus inspiradores al proletarizar la manera de protesta optando por los recursos de presión de los trabajadores del metal, es un decir. Los obreros anónimos de las acererías, de la construcción o de los transportes, no tienen otro modo de hacerse oír que amenazar con paralizar la actividad económica y ser visibles en las calles. Sin embargo, los jueces no son trabajadores sin recursos ni poder, sin identidad ni relieve. Los jueces, que meten en vereda a los gobernantes y a los gobernados y entienden de lo divino y de lo humano con una impunidad quasi-divina en este país, no pueden apelar a los métodos de los colectivos sin voz. Convocando la huelga, son ellos los que rebajan su condición. ¿Cómo pueden apelar a la coerción corporativa unos ciudadanos cuya veneranda ocupación consiste en ponderar, argumentar, aplicar e interpretar las Leyes y en utilizar la razón y la sutileza dialéctica para juzgar con equidad? ¿No tienen otro modo de comunicar su inquietud y sus carencias a la sociedad? Pocos recursos intelectuales parecen atesorar sus señorías.

Un estamento tan respetado como el de los médicos, depositarios del saber y los recursos mágicos de la curación, comenzaron a perder su prestigio secular con las huelgas reiteradas que los rebajaron a meros “trabajadores de la salud” como otras se denominaron “trabajadoras del sexo”. La respetabilidad tiene sus servidumbres. Antes, el médico pasaba varias veces por el domicilio del paciente para seguir su evolución y saltaba del lecho cuantas veces le llamaban, cargando sobre sí toda la responsabilidad del fracaso. Ahora los médicos no ejercen aquel, tal vez, trasnochado sacerdocio que les impelía, como a Don Miguel Leal o a Don José Arcas, a llamar a casa del doliente desde el cine o la tertulia para preguntar cómo seguía. Ahora los médicos a tiempo parcial nos advierten de llamar a urgencias si el enfermo empeora por la noche o de que avisemos al de guardia si es domingo. A cambio de esa inhibición que ha roto la confidencialidad, el secreto y el misterio, muchos sanitarios son perseguidos a gorrazos por el hospital y han tenido que ponerles guardas en las salas. Y ahora les protegen por decreto, con el rango de “Autoridad”, como a los pobres profesores que Dios ampare.

Temo que los jueces hayan iniciado el mismo camino.

Darío Vidal

10/02/2009

 

       Jueces en rebeldía (10/02/2009 20:37)