Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 14/12/2008


 

PEGAR A UN NIÑO


Creo que era San Agustín quien dijo: “Ama y haz lo que quieras”. No lo voy a aplicar para justificar nuestro comportamiento con los pequeños. Pues no todo lo que dicen los santos va a misa aunque sean obispos, así es que también tuvo muchos contradictores. Y yo mismo dudo, muy modesta y humildemente pero con toda firmeza, de otra cosa que aseguró como que “la voz del pueblo es la voz de Dios”. Esta máxima está muy bien para los discursos del candidato vencedor el día de las elecciones, pero todos sabemos que el Eterno es un poco duro de oído para las cosas del bajo mundo. Y si no que les pregunten a los alemanes que dieron la victoria a Hitler, a los venezolanos que alzaron a Hugo Chávez y a los sufridos estadounidenses que elevaron a George Busch a la presidencia de su país por dos veces, consolidándolo en una injusta guerra de aniquilación. No puedo recordar ahora un verso desalentador, concebido para socavar el temple de los devotos, que terminaba afirmando que Dios está de parte de los justos sólo si son mayoría. Ya sé: pertenecía a una crónica bufa de la Reconquista y decía: “...cargamos contra los otros / y nos molieron a palos / que Dios está con los buenos ...... / cuando son más que los malos”.

No crean que me tomo a broma la violencia infantil, que eso sí que es desamparo. Pero hay que ser lo suficientemente sensato para no confundir lo que es una circunstancial regañina adobada con un soplamocos, y la acción cruel de un adulto contra un menor. No pretendo justificar las bofetadas porque no las he dado nunca salvo una excepción en que no tuve razón y aún me escuecen. Por supuesto más que a mis hijos, que aún se ríen de mi.

En este caso vale lo del amor agustiniano. El niño, que tiene un sentido estricto de la justicia, sabe si al mayor le duele el castigo, sea el que sea, y si lo aplica con pesar o con ira, esto es si lo administra para corregirle o para vengarse. Y el chico no se equivoca nunca. En esto he de darle la razón al Padre de la Iglesia aunque me contradiga.

Lo que no se puede meter en el mismo saco es el bofetón de la jienense María Saliente, madre del chico de diez años “hipercinético”, difícil, rebelde, díscolo y desobediente, que no da un palo al agua, trae malas notas y ella teme perderlo para la sociedad y un oficio decoroso, y las palizas continuas, el terror y las vejaciones padecidas por Alba, la niñita de cinco años de Montcada i Reixac a la que sacaban su madre Ana María y su amigo Francisco Javier desnuda a la intemperie del balcón y le hacían comer los propios vómitos. Alba, que había sido atendida en el mismo hospital varias veces, ingresó en marzo de 2006 en estado de coma, cubierta de hematomas, con el cabello arrancado a mechones y fracturas que exigieron una prótesis craneal. Ahora continua aún sin movimiento en el brazo izquierdo, impedida e incapaz de comunicarse verbalmente, con secuelas de tipo motor y cognitivo de imposible evaluación hasta dentro de un año. El último episodio. Pero de los anteriores no alertaron sorprendentemente ni sanitarios ni jueces.

Una cosa es el cachete ocasional a un muchacho conflictivo como José David que se sabe querido, y otra la vida de pesadilla, torturas y terror de Alba, sumida en la mas absoluta soledad porque se siente indefensa entre enemigos que debieran quererla. Ahí quiero los jueces.

Darío Vidal

13/12/2008

 

       Pegar a un niņo (14/12/2008 01:25)