Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 11/12/2008


 

LOS CEREBROS DE “ERC”


Imagino que un amante –y una “amanta” como dice la eximia Bibí Aído y Olé-- puede ser excitante, divertida, provocadora, infiel, caprichosa, cruel, dejada, insensible y hasta aburrida. Lo que no puede jamas es ser grotesca porque la pasión más ardiente no resiste el ridículo. La admiración erótica en que se sustenta la atracción sexual se disuelve irremediablemente en contacto con la cursilería.

Lo mismo podría decirse de los políticos. Tal vez arrolladores, amados, admirados, idealizados y venerados hasta ser exaltados a mitos, o negados, rechazados, temidos y odiados hasta desearles la malaventura y sumirlos en la abyección. Pero un político suele ser querido o denostado desde la adjetivación más solemne.

Al que nadie tolera como líder, conductor o delegado, aunque suela asirse hasta a las borlas de los cortinajes, es a un mindango o un mindundi, como Hugo Chávez, por un decir. O a un lote de mequetrefes como los de Esquerra Republicana de Catalunya, dicho con todas las letras. Me refiero, para que nadie se llame a engaño, a Josep Lluís Carod Rovira de tan limpia trayectoria parlamentaria y republicano tan freudiano que le gustan las coronas aunque sean de abrojos como la de Cristo; al pigre de Joan Puig, bucanero barrigón, asaltante de piscinas y allanador de moradas a bragas mojadas, portando precavidamente el carnet del Congreso entre los dientes para protegerse como hacían con la “gumia” los berberiscos; y a Joan Tardá que acaba de alentar a su tripulación para que dé muerte al Borbón, y, sumido en la tribulación por el general rechazo, se retracta escudándose en que muerte no quería decir muerte, ni Borbón, Borbón. Cabe imaginar lo leve que sería su pisada y lo lacia que llevaría la melena cuando la soldada no le daba para hacerse la permanente, en vida del glorioso General.

Cuando se adopta una postura de modo reflexivo y maduro, aunque no sea desde un cargo público, hay que aceptar con dignidad sus consecuencias y asumir con gallardía la reacción que puedan provocar. Y si se carece de entereza para mantener lo sustentado por temor, hay que aprender que quien no es rey de sus silencios termina siendo esclavo de sus indiscreciones. Pero no se les puede demandar temple, sindéresis, coherencia y recato, a un botarate, a un chiquilicuatre y a un chisgarabís. Qué tres patas para un banco.

Tienen tan poco asumido el rango que la Constitución les ha conferido y tan interiorizada su marginalidad social, su chabacanería hortera, su zafiedad intelectual y su indignante ordinariez –nada que ver con la dignidad de su ideología--, que todo lo que se les ocurre para cambiar el régimen es matar al rey. Igual que los visigodos.

Si esta es la “intelligenzia” con que cuenta Cataluña para edificar sobre sus desiertos cerebros la república independiente, sugiero a los catalanes que escapen antes de que les impidan la huida cerrando la frontera.

Darío Vidal

11/12/2008

 

       Los cerebros de "ERC" (11/12/2008 23:20)