Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 28/06/2008


 

DEMOCRACIA A LA AMERICANA


“Dime de qué alardeas y te diré de qué careces”, dice el saber popular. Y esto que nos parecía cuando niños una perversidad de los mayores, cobra toda su desoladora evidencia cuando se mira al hemisferio norte americano. No ya por la sangrante atrocidad del siniestro “goulag” sin Ley de Guantánamo y las detenciones, desapariciones y torturas perpetradas en todos los confines del Planeta en nombre de la Democracia americana, sino por la descarada segregación racial que se ha ejercido sobre todo contra los negros, pero también contra todos los que, sin serlo, no responden al patrón canónico del “Wasp”, blanco, americano y protestante. Ni el asesinato de un pacifista como Martin Luther King en la década de los 60 ha logrado deslegitimar al Ku-Klux-Klan.

La hipócrita transigencia intransigente hacia cuantos son diferentes que ha marcado la condición insular y remota de los británicos, trasplantada al Nuevo Mundo sin crítica ni posterior elaboración ideológica, ha abonado una arbitraria y pueblerina conciencia de superioridad respecto a los demás, que ha conducido a exculpar de responsabilidad penal, como a los de Abu Ghraib, a cuantos funcionarios y soldados norteamericanos cometiesen fechorías en el exterior, haciendo tabla rasa del Derecho Internacional, de la Convención de Basilea, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la Justicia, la Ley, y la triunfal Democracia vitoreada.

No puede, por ello, extrañar que el trato que impone el Imperio a los diferentes sea no solo discriminatorio sino también humillante. Va para dos años que una mujer a la que le asiste la legislación española permanece en la cárcel, tras un procedimiento amañado, por no querer entregar una hija a su ex-cónyuge norteamericano. Hay por lo menos cuatro españoles condenados a muerte por imputaciones falsas con testigos comprados, que serán ejecutados si el juez no accede a una revisión del procedimiento y la sentencia, naturalmente movilizando a fuerza de dinero a los gabinetes de abogados capaces de distribuir ese maná con mano habilidosa. Porque en el país paradigmático de la Democracia y los Derechos, únicamente se accede a la Libertad con mucho dinero. Sin él no hay Justicia, ni Educación, ni Sanidad, ni Retiro laboral. El liberalismo salvaje condena a terminar la vida pobre según la democrática ley de la selva, la “American way of life”

Al bailarín Antonio Canales lo esposaron arrodillado y desnudo y le tuvieron horas antes de que pudiera pedir ayuda; el parlamentario señor Guardans que se negó a obedecer el capricho de un “gorila” de aeropuerto bajándose los pantalones y lo devolvieron a España como un fardo. Y todos conocemos casos de gente menos popular. Anteayer mismo fue detenido en Kansas un periodista de RNE que fue a EE.UU para ver a su hijo estudiante, al descubrir que llevaba en el equipaje una estrella de “sherif” adquirida en una tienda de souvenirs para turistas, acusado de usurpación de autoridad.

Es sorprendente que la Administración exhiba tal fiereza en la recepción de los forasteros que visitan el país –por no hablar de las grotescas precauciones aeroportuarias-- y que la policía sea tan puntillosa con indigentes, negros e hispanos, sin correr riesgos, y tan precavida con los “gangs” y el crímen organizado. ¡Que venga Barak Obama!

Darío Vidal

28/06/2008

 

       Democracia a la americana (28/06/2008 13:46)