Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 24/06/2008


 

ESPAÑA SUPERA EL COMPLEJO


El triunfo de España ante Italia el pasado domingo me parece un logro expresivo. No soy “futbolero” y a mi juicio lo de menos es el partido. Lo más relevante es que la selección no batía a Italia desde hacía 88 años. Casi un siglo. No tengo el menor ánimo de “vendetta” contra la vieja Roma. En ella me parece estar en casa y sus moradores son de la madera de nuestros pícaros: unos sinvergüenzas, pero nuestros al fin. En realidad, aunque ese género nacido del hambre se haya nacionalizado español, las novelas de los tristes criados malcomidos nació en la baja latinidad con “El Asno de Oro” de Lucio Apuleyo y su progenie.

No se trata de alistarse contra nadie, sino de luchar por nuestra propia estimación. No desearía parecer pedante, pero después de unos siglos de vanidosa hinchazón y aparente poderío con una larga decadencia que no nos daba para comer (” 'Don' sin 'din' / mis cojones en latín” dicen en mi tierra), este país ha vivido dos centurias purgando su arrogancia, su soberbia y sus errores, primero con la frustración de El Deseado y los dislates del Rey Felón, que sembró el Carlismo con sus enfrentamientos civiles, los nacionalismos, la nueva Inquisición y la desavenencia en un país al que la guerra napoleónica había unido en torno al enemigo/amigo que nos ayudo a perder la escuadra en Trafalgar, con la cooperación del inepto Villeneuve. Una Restauración y dos repúblicas no supieron suturar ese roto y desembocaron en otra Guerra Civil y el “caudillazgo” de Franco. Dos siglos perdiendo contra todos, huyendo los unos de los otros y cultivando la planta de la delación y la miseria, vueltas las miradas sobre nosotros, mientras el resto de Europa progresaba, se equivocaba, rectificaba, se industrializaba y aprendía.

Dicho esto aquí, de sopetón y de esta manera, parece que no venga a cuento. Pero no se vencía a Italia en un encuentro oficial desde hace 88 años, de modo que muchos españoles han nacido y muerto sin vivir lo que nosotros el domingo 22. Aunque no se trata de la anécdota, como queda dicho, sino de nuestra predisposición a la derrota, fundada en una trayectoria adversa que algunos confundían con el “fatum”. Y no se trata de mal fario, sino de la suma negativa de los fracasos que desalientan y hacen concebir la idea de que no hemos nacido para vencer. Naturalmente cualquier contendiente normal admite que unas veces se gana y otras se pierde, pero cuando se instala en un individuo o un grupo la idea de que no va a triunfar, no tarda a instalarse en su cerebro la aprensión de que es inferior. Y cuando alguien cree que es inferior termina comportándose como si lo fuera.

Es cierto que desde la Transición menudean las gestas deportivas, si nos olvidamos del gol de Marcelino y el “tour” de Bahamontes. No voy a citar, para no ser prolijo, a los ciclistas como Contador, los motoristas de todas las categoría como Pedrosa, ni a Carlos Sáenz y sobre todo a Fernando Alonso cuando pensábamos que nunca un español estaría en la Fórmula Uno. No hablemos de Pau Gassol que triunfa en la NBA, el golfista Ballesteros o Carlos Nadal ganador de todo lo imaginable en las pistas de tenis. Ni podemos olvidar a los atletas que se inscriben ya en el medallero olímpico. Pero la gente ama el fútbol y es infeliz si le derrotan. La victoria contra Italia puede devolver a este país la confianza en si mismo. Dios bendiga a Aragonés.

Darío Vidal

24/06/2008

 

       Espaņa supera el complejo (24/06/2008 23:16)