Hemeroteca:


Octubre 2021
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 20/06/2008


 

PERVERSIÓN DE LOS IMPOTENTES


Hay impotentes que han oído hablar de que los artistas son famosos sin dar golpe y deciden que “para listos, ellos”. Parten, claro está, de algunas premisas falsas como la de que los artistas no trabajan, y de la presunción de que poseen imaginación y fantasía, aunque tienen la caradura suficiente para intentar dar el pego.

Lo de tener algo que comunicar ni se lo plantean, porque no se les pasa por la cabeza pretensión tan ambiciosa. Se aliñan con el mayor desaliño, se ponen los atuendos más zarrapastrosos, y helos ahí convertidos en artistas. Son como aquel chiste de Cesc en que un tipo se encuentra a un conocido junto a un desvencijado utilitario rodeado de botes y pintura, pinceles y cinta adhesiva. “¿Pero es que te has hecho pintor de automóviles?”. “No –responde el pringado de las brochas--; es que aprovecho los ratos perdidos para hacérmelo deportivo”.

A mi estos “bricoleurs” de domingo me tienen sin cuidado aunque en ocasiones destilen el resentimiento indigerible de no ser nada, eso cuando no aseguran que Tiépolo, Piero della Francesca, Reembrandt, Ticiano, El Bosco, Brueghel, Velázquez, Goya, Rodin, Van Gogh y otros perezosos diletantes “están ya superados”. (“¡No será por ti!”, apetece decir). A mi, se lo prometo a ustedes, los “amateurs” ociosos del palique, la tertulia y las investigaciones desordenadas --¡que quieren, estamos en la era de la ciencia y todo el mundo se lo pasa investigando, desde las galaxias a la tortilla de patata!--, que enmascaran con parloteo la falta de esfuerzo, trabajo, criterio y reflexión, me tienen sin cuidado. Por mi, como si se operan. Viven en sus “cerráculos” inhalando el aire viciado de la madriguera y, de vez en cuando, muestran a los amigos sus ocurrencias en forma de sanitarios-escultura, telas en blanco con los bastidores montados del revés, atrevidas “instalaciones”, desconcertantes “performances” como la del “paño maravelloso” y audaces “deconstrucciones”

Que contradicción: en la época de aquellos superados maestros, todos se juzgaban modestamente “artesamos”, y ahora los meros artesanos con el oficio mal aprendido, se reputan artistas. Aunque han rebasado el margen de la decencia como el innombrable médico-artista-anatomista austriaco que expone retazos de intestino, vísceras y fetos tratados con silicona o en formol, para deleite de los desquiciados “voyeurs”. Mas si esa exhibición de vísceras “en adobo” es estéticamente objetable, lo de exhibir la tortura de un animal hasta la muerte, es éticamente repugnante y abyecto, por mucho que se disfrace de arte conceptual.

Es más que discutible que el costarricense Guillermo Vargas, alias “Habacuc”, sea un artista. Al margen de que atar a un perro hasta que muera de hambre y sed no exige esfuerzo, fantasía ni creatividad alguna, sí denota una maldad y una falta de sensibilidad, de piedad, buen gusto y empatía que descalifican a ese fulano no solo como artista sino como persona de bien. No importa que la Juanita Bermúdez de la Galería “Códice” de Managua --otra que tal--, intente justificarse. Lo absolutamente inconcebible es que la Bienal Centroamericana de Arte haya invitado a este individuo para que repita la “performance” durante la exposición de este año. Y que nadie haya destituido fulminantemente a sus gestores.

Darío Vidal

20/06/2008

 

       Perversión de los impotentes (20/06/2008 22:11)