Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 18/06/2008


 

LA OPCIÓN DE JOSÉ TOMÁS


Los agoreros detractores de José Tomás; los castizos del “díganme de que se habla, que me opongo”; los incipientes, precoces y culpables opositores apriorísticos sin motivos, causas ni datos, sospechaban de los triunfos que cosechaba en lo que en El Foro llaman “provincias”, porque no tenía agallas de presentarse en Madrid. Le reprochaban que no torease en Las Ventas porque no se atrevía a aparecer en la que califican ellos -- de manera pueblerina, infantil y por desgracia muy española--, de primera plaza de toros del mundo, cuando en realidad la mas grande y colosal es la de El Toreo de Méjico y probablemente la de afición más entendida, la de Sevilla.

Pues bien, José Tomás ha acallado los graznidos de los envidiosos y la arbitrariedad de los isidros recelosos con solo dos festejos. El primero con un buen encierro en el que demostró su condición de artista, y el segundo, el pasado domingo, donde exhibió su excepcional valor, porque con aquellos morlacos gazapones, mansos y peligrosos, no había otra cosa que demostrar. Ahora que ha toreado paralos gatos”, no tiene nada que demostrar por lo menos nada que pueda costarle la vida. Ya saben todos --como si las astas de los toros fueran de distinto diseño en la Corte y en Provincias-- que no tiene miedo físico y carece de miedo escénico, porque para hacer lo que hace se basta a sí mismo. Y el que quiera ver, que vea, como dice el Evangelista.

Antonio Gala cuenta hoy en su “Tronera” que cuando tenía siete años le dijo Manolete que “por encima de la incomprensión, los peligros y los riesgos, el torero tenía que estar siempre bonito”. Ese es el lema de los creadores y los artistas por encima del valor. El Toreo no ha de ser una lucha a brazo partido aunque a veces se eche a cara o cruz la vida, ni el torero un matarife o un mártir con la taleguilla tiznada de sangre, sino el oficiante de una inquietante y críptica ceremonia estética, acaso un tiempo religiosa, que nació en la cuenca mediterránea de Poniente y pervive en este país de contradicciones, como les mostró a los rusos mi amigo José Ignacio Martínez Manrique en una bellísima conferencia, inteligente, penetrante, magistral y llena de sabiduría, impartida en la boreal Moscú con propósito casi doctrinal y apologético.

Desde este momento sería juicioso que cesara el acoso al artista, no vayamos a matarlo como valiente, tal que otros con Manolete (“Manolete, Manolete / si no sabes torear pa' que te metes”). No es preciso aguijonearle porque le sobra “vergüenza torera” y ganas de agradar. Convendría hacer lo imposible por evitarle más riesgos de los que comporta naturalmente vérselas con “cuatreños” astifinos con varias toneladas al galope en un círculo de tablas. Para que se rían, yo me vi en una ocasión con un becerro que se me arrancó hasta ponerse a escarbar bufando en mis pies y senté plaza de valiente porque no me moví. No podía moverme. Ni hablar.

Así es que vamos a facilitarle las cosas aunque sea en beneficio propio. Y que él decida quitarse de encima, con decoro pero sin riesgos excesivos, a los morlacos enseñados y traidores que pueden aportar muy poco, apenas nada, al arte de la lidia, que es lo hermoso, lo grande y lo sublime. Porque toreros como José Tomás, se dan, con suerte, sólo uno por siglo. Vamos a procurar conservarlo. Y que Dios reparta suerte.

Darío Vidal

18/06/2008

 

       La opción de José Tomás (18/06/2008 20:18)