Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 04/06/2008


 

¿ Y CÓMO ENTRÓ ?


A mi, las reflexiones de ayer sobre la japonesa Tsatsuko Horikawa que se alojaba por las noches en el armario de un desconocido en la localidad nipona de Fukuoda, no me han liberado como suelen sino que han multiplicado mi inquietud. Nada más terminar me asaltaron en tromba las preguntas.

Por ejemplo ¿Por qué eligió aquel y no otro domicilio, si no conocía al propietario? ¿Sabía que era solterón y probablemente sarasa? ¿Cómo pudo pasar inadvertida durante más de un año en el altillo del armario de un apartamento que, con toda probabilidad, no llega a cuarenta metros? ¿De qué modo entraba y salía, de no estar enquistada allí noche y día como las garrapatas? Ese es un interrogante que aún no ha logrado aclarar ni la policía, que le supone haber frecuentado también otras casas (¡pues peor me lo ponen!) Porque, vamos a ver, alguna expectativa se habría forjado respecto a la prolongación de la estancia, la regularización de su permanencia y la relación con el desconocido cuyo aire parasitaba cuando dormía y con el que roncaba cada noche, digo yo. Y me pregunto por qué no se hizo la encontradiza en la escalera para seducir al propietario. Claro que, sin haber sido previamente presentados, ese sistema tenía escasas posibilidades de éxito en Japón.

No sé: meterse en la cabeza de otro es siempre complicado; si pertenece al sexo opuesto, más, y cuando se trata de un oriental por añadidura, puede resultar laberíntico.

Aunque hay algo común, sin exclusión de razas, que aquí se revela con sordidez patética: la humana necesidad de compartir, el cómplice deseo de estar con otro, la exigencia perentoria de reunirse con la manada a la hora de descansar y el afan de respirar el mismo aire. No sabemos el nombre del solterón desarraigado y vacío que la denunció. No importa: en el pecado llevará la penitencia. A mi me importa recordar el de Tsatsuko Horikawa, la mujer que no ha querido perder su cálida condición de animal de manada u homínido de horda, de compañera a toda costa, de amante y de madre sin objeto ni meta, de desnudo ser humano aquejado como tal del vacío de la soledad, sin negarse a ser humanamente consciente de esa necesidad de comunión, ni siquiera en una sociedad tan fría, tal indiferente, tan distante, tan estéril como la suya. Como la nuestra. El apetito que la llevaba hasta la nevera y delató su presencia, no era más que la expresión de otra hambre más honda, imperiosa e insaciable. No importa cómo entrase.

Darío Vidal

04/06/2008

 

       Y cómo entró (04/06/2008 20:09)