Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 09/03/2008


 

VOTAR A FAVOR DE ESPAÑA


Desprecio, vergüenza ajena y repugnancia. Un asesinato más de los pistoleros de la banda criminal de las cloacas vascas como el del viernes en la localidad de Mondragón no da ya miedo. No sirve ya de nada a los matarifes ni a sus muñidores. Son tan torpes y tan ineficaces, incluso para alcanzar sus objetivos este atajo de miserables, que han vaciado de contenido y de efecto sus asesinatos. Aun no han entendido que hemos rebasado todos el umbral de percepción del dolor y que cuando los sentidos embotan los sentimientos, ningún estímulo surte efecto. No lo saben, pero matan, y matan y matan. Son como las sanguijuelas, que se alimentan de sangre. Pero la sangre termina por matarlas.

Cómo podía pedir ZP que se excluyese el terrorismo del debate electoral si es precisamente el excremento terrorista lo que empuerca la vida de este país magnífico, magnífico desde los extremos civilizados y desde el centro. Pues claro que hay que hablar de los terroristas y ponerles nombre y ponerles rostro como ha comenzado a hacerse y sobre todo ponerles penas para que las cumplan íntegramente y “recomendados” como se dice en lenguaje carcelario. Y nada de comer a la carta de los restaurantes de la ciudad, sino lo que el resto de los penados, que son más dignos de consideración, perdón y compasión que estas sabandijas de albañal capaces de matar sin provocación, sin pasión, sin causa y sin objeto. Hay que volver todo el desamparo y la soledad con que hay vivido su tragedia las víctimas de las muertes, los chantajes, los insultos y la mofa, a los causantes de esa existencia torturada. Hay que arrinconar hasta que pidan perdón a sus perseguidos, también a los que jalean, alientan y apoyan a esos cobardes y a cuantos aceptan los hechos, como esa miserable alcaldesa de Acción Nacionalista Vasca que preside el consistorio de Mondragón y que se ha negado a condenar el infame asesinato del ex-concejal Isaías Carrasco, además de burlar la Ley y burlarse del luto por su conciudadano, delegando sus funciones durante dos días. Se llama Galparsoro y de nombre -¡qué sarcasmo!- Inocencia. Le nombran Inocencia Galparsoro.

Ahora, una oración mal rezada, porque no es posible sustraerse al odio que suscitan los criminales. Ese es uno de efectos infecciosos del terrorismo. Y mañana a votar. A votar lo que se quiera y a quien se quiera, pero a votar.

Se decía que antes del domingo día 9, la ETA haría un gesto para inclinar la balanza a favor de Zapatero, que niega con la boca pequeña el retorno a las negociaciones, y la banda concluye que es la única oportunidad que van a darle de chalanear después de poner cinco muertos sobre la mesa. No hay que pensar que Zapatero vuelva a caer en la trampa si gana. Al terrorismo, ni agua ni piedad. Lo mismo que a Inocencia Galparsoro, alcaldesa indigna de la villa de Mondragón.

Y el lunes, el lunes día 10 de marzo de 2008, un acuerdo histórico entre socialistas y populares, gane quien gane. Al día siguiente de las urnas, un pacto contra el terrorismo como el que un día sugirió, impulsó y suscribió el propio José Luis Rodríguez Zapatero, aunque luego se haya olvidado de él.

Tenemos tanto que hacer juntos en materia de Terrorismo, Pensiones, Sanidad y Educación, que si los partidos pensasen en España la antepondrían a sus siglas.

Darío Vidal

08 / 03 / 2008

 

       Votar a favor de Espaņa (09/03/2008 00:05)