Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 20/11/2007


 

VERDADES A LA CARTA


Me ocupé de ello en varias ocasiones y no recogí más que el eco denso y espeso del más sobrecogedor silencio. Hay cosas más crueles que el insulto, la difamación y la injuria: la conciencia de la Nada expresada en el silencio. Sucedió en vida del señor Aznar, cuando cayeron en mis manos libros de texto para escolares en los que se falseaban hechos y se ocultaba la verdad según la comunidad a que estuvieran destinados. Una práctica que denuncié como una dasvergüenza y una infamia para las editoriales, y como un crimen y una traición desde la perspectiva del Estado. Pero la titubeante LOCE del Gobierno Anar ha sido rebasada ampliamente por la Ley Orgánica de Educación (LOE) de Zapatero como casi todo.

Había editoriales que, con el apoyo de las subvenciones de aquél y la aquiescencia del Gobierno de turno, han estado destilando un producto tóxico destinado a generar disensión, enfrentamiento y desunión entre los españoles, a mayor beneficio del accionariado, la cotización en bolsa y el capital.

Es cierto que el dinero no entiende de sentimientos, pero hay barreras que no es honesto rebasar. No es lícito hacer burla de la verdad ni enfrentar a las distintas comunidades de una nación que podría ser grande, por un puñado miserable de monedas. Resulta inconcebible tanto cinismo, y es inexplicable que la sociedad parasitada no haya expulsado a los arrabales de la clandestinidad a un cuerpo extraño capaz de aniquilarla. Sería fácil acabar con las editoriales implicadas pero la actitud general habla de la miseria moral de la clase intelectual mas allá de la anécdota. Sucede como con aquella pintoresca Enciclopedia Soviética que silenciaba hechos, inventaba científicos, desviaba paternidades, y se apropiaba de hallazgos científicos que se ha convertido en la rechufla de la humanidad y un testimonio doloroso del complejo de inferioridad nacional de un territorio oprimido siempre por el zarismo más oscuro.

Confío en que tras la información que difundía ayer “El Mundo”, las autoridades académicas que no se habían percatado de nada hasta el momento, no tendrán más remedio que darse por aludidas. Pero me temo que muchos padres jóvenes de buena fe, ya no sean capaces de discernir, si han sido de-formados en las “ikastolas”, el grado de mutilación de su cultura. Instruir en el nacionalismo de cualquier signo y género es un crimen porque constituye una mutilación para los propios y porque margina a los demás, pero cuando para ello es necesario blandir la mentira –como casi siempre-- resulta una torpeza cara, y en ocasiones perdurable, porque se fija en la conciencia del niño e invade lo que Rof Carballo ha llamado la “urdimbre constitutiva” del individuo.

La torpeza provinciana de esos intelectuales a la violeta, que fubulan la historieta de su barrio a capricho, sobre ocuparse en construir una falsedad que como todo falsedad termina desmoronándose sin tardar, están erigiendo una intrincada Torre de Babel en la que nadie va a entenderse y, lo que es peor, va a conseguir mantenernos ocupados y distraídos un siglo más, mientras Europa avanza y prospera.

Los nacionalismos se han inspirado en la instrucción de la Doctrina impartida en las parroquias, que empaña el criterio y se funda en patrones aleatorios y subjetivos. Creo que vamos a llegar tarde para remediar lo que fray Bartolomé de las Casas llamó “la destruyción de Indias”.

Darío Vidal

20/11/2007

 

       Verdades a la carta (20/11/2007 21:52)