Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 04/11/2007


 

EL REY EN LA OTRA ORILLA


¿Qué va a hacer el Rey en la otra orilla del Mediterráneo? ¿Quién y con qué propósito lo ha enviado? ¿Para desgastarlo? ¿Para destronarlo? ¿Para poner aún en mayor riesgo la integridad de los españoles ante la vesania islamista? Sería interesante conocer los motivos de esta iniciativa de Zapatero y su escudero Moratinos.

Nadie renuncia a Ceuta ni a Melilla, ciudades españolas – y antes aún portuguesas-- cuando no existía Marruecos como entidad política, pero todo el mundo se pregunta qué va a ganar España con este viaje real a las dos ciudades autónomas que los marroquíes consideran parte de su territorio. Y es fácil barruntar que Zapatero, presidente de sí mismo, haya urdido una nueva campaña de distracción para encubrir alguna maniobra que todavía ignoramos. Y que por supuesto no ha sido concebida a mayor gloria de España.

¿Qué sentido tiene exacerbar ahora los sentimientos magrebíes, después del juicio por el atroz atentado de Atocha --un suceso mal juzgado según toda la prensa europea--, con la creciente presión yihadista sobre al trono alauíta y las amenazas explícitas de Al Qaeda contra los paises meridionales del Continente? Nadie lo sabemos, pero destapar caprichosamente la caja de Pandora, como califica la prensa marroquí tal iniciativa, no augura buenos tiempos. Y, en cualquier caso, utilizar la figura y el prestigio del Monarca no en apoyo del Estado sino en beneficio propio o del partido, como hizo ZP en el desfile del 12 de octubre protegiéndose de los abucheos de la multitud, constituye una cobardía y una indignidad.

El gobierno no puede echar al Rey y al país a los leones para alcanzar un objetivo partidario. El gobierno debe estar al servicio de la nación y no la nación al del gobierno

Darío Vidal

04/11/2007


 

       El Rey en la otra orilla (04/11/2007 11:18)