Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 05/10/2007


 

EL REY AHOCADO


El Rey que trajo la Democracia a este país y acalló el ruido de sables el 23-F favoreciendo la etapa mas larga de paz, convivencia y prosperidad que se ha vivido en la Historia, fue ahorcado ayer en imagen en el Campus de Bellaterra (Sant Cugat, Barcelona) con la bandera española cruzándole el pecho y una mancha de sangre a la altura del corazón, sin que lo impidiera nadie, ni siquiera la dotación de Mossos de Esquadra que estaba presente.

No quiero pensar lo que sucedería si una persona insegura, medrosa, con manía persecutoria y en tratamiento psicológico como Rodríguez Zapatero, se viese representado por un monigote de trapos, ensangrentado y colgado de una fachada bajo la pancarta en que se dijera que “la Universidad Autónoma de Barcelona también quema al presidente español”. Tampoco es fácil imaginar dónde pondrían el grito los bravos “escamots” de ERC –los mismos que huyeron de Barcelona por los cloacas como la ratas-- si alguien representase a uno de sus líderes adornado con los símbolos del Estat Catalá y en parecida tesitura. Pero es indudable que se habría puesto en marcha todo el aparato de propaganda de los respectivos partidos, y los medios de comunicación habrían tratado el asunto como un verdadero “casus belli”, que acaso lo sea.

Pero lo cierto es que el Gobierno de la nación se inhibe de la defensa del Rey como si fuese algo que no va con nosotros o se tratase de la Reina de Inglaterra, y lo que me parece muy significativo es leer en los periódicos que frente a las banderas republicanas que blandían los republicanos se alzó la bandera española que portaba un ultraderechista. La artera falacia de confundir nuestra enseña con el derechismo es una apreciación completamente deformada por la propaganda antisistema, pues, como nadie ignora, entre los republicanos ha habido personas católicas y de derechas como José Bergamín y la mayoría de los falangistas eran republicanos. ¿Por qué había de ser ultraderechista el que agitaba la bandera de España? Pues porque de ese modo se le desautoriza.

No quiero por nada del mundo el enfrentamiento irracional entre unos y otros, pero echo de menos que cuantos se sienten insultados por esos y otros actos contra los símbolos y las instituciones no reaccionen de manera adecuada y convincente en lugar de refugiarse en la mudez. Y así pasa lo que pasa y por no ponerse roncos de discutir y aún de gritar, acumulamos presión unos y otros hasta estallar en un fogonazo de violencia irreparable que enfrenta a los hombres en los campos y arruina el progreso y el futuro de dos generaciones.

Basta de esa actitud cobarde de Montilla echando pelillos a la mar al asegurar que los actos contra las instituciones no tienen mayor trascendencia, y del culpable comportamiento de Zapatero que nos conduce como un beodo irresponsable hacia el precipicio. Cada día que pasa se ahonda una sima entre unos y otros –lo saben muy bien los agitadores profesionales--, dando lugar a que, desplazando a los republicanos teóricos, que no se sienten inclinados por ahora a cuestionarse el régimen, se agrupen en torno a la banda de Terra Lliure, los aburridos, los desarraigados, los ociosos, los resentidos y los que pugnan por salir el el periódico.

Y luego dicen que el partido de Rajoy se apropia de los símbolos de la nación. ¿Quién los ha de sustentar si nadie los quiere?

Darío Vidal

05/10/2007

 

       El Rey ahorcado (05/10/2007 23:02)