Hemeroteca:


Octubre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
       

Publicado: 19/04/2006


 

CADA VEZ MEJOR


Uno puede ser monárquico, republicano o anarquista, que para todos hay sitio en la Casa del Padre. Pero inquieta y sobresalta saber que el obispo de la Diócesis es budista. Con el mayor respeto a las enseñanzas de Sidharta y a su egregia condición moral. No se trata de un rechazo a la doctrina, sino de no asumir la incongruencia de una opción surrealista. Bien está lo que está bien, pero que un presidente de Gobierno decida por su cuenta derogar la Constitución que el pueblo votó y refrendó mayoritariamente, y además se declaré republicano estando al frente de un gobierno monárquico resulta como mínimo chusco. Pero hay que conocer el personaje: el señor Zapatiesta encarna el puro desconcierto existencial, la pura indecisión vital y el puro vacío radical. Querría ser Felipe González, parecerse a su abuelo y adquirir prestigio en su elitista club dieciochesco. Vive la adolescente insatisfacción de querer ser otro. Y no es posible pasarse la vida esperando hacerse mayor.

Trapacero trapatiesta, zaragutero embrollón, bailón de paso confuso -uno p'acasito y otro p'allasito-, está dejando exhausto al pueblo llano que no alcanza a seguir sus movimientos y apetecería un líder con criterio, firmeza y un proyecto para abordar los retos del futuro en Europa. Y no entiende que en vez de mirar adelante lo haga hacia atrás a veces para desenterrar los odios de dos bandos que ya no existen pero que estuvieron tres cuartos de siglo separados por el rencor sin perdonarse sus culpas.

Chamarilero de palabras en desuso, Zapatero zapador que mina los fundamentos de la paz mientras alardea de construirla, ha traspasado el ecuador de su mandato sin que una sociedad adormecida e inerte replique a sus mentiras ni le imponga coherencia. Bien está acabar con la ETA pero ha confundido los términos y va a ser la ETA la que acabe con nosotros y sepulte a las víctimas. Por encima de todo y de la verdad, parece haber tomado partido por los terroristas con el cura irlandés Alec Reid quien ha manifestado públicamente sin sonrojo que “Batasuna -o sea ETA- ha sido la mayor defensora de una política de paz”, hay que suponer que bien informado por la clarecía que se negaba a oficiar los funerales de los mártires.

Alec Reid, que ha asomado alguna otra vez la patita, como en otro tiempo el tontiloco del premio novel profesional Pérez Esquivel, se ha dejado seducir por la campechanía de los vascos -incluso los terroristas-, y el señor Zapatero se ha dejado seducir por el prestigio de los extranjeros, como los españoles típicos con complejo de inferioridad. Así es que “abducido” por su personalidad, defendió a la Banda de haber mandado cartas de extorsión después de “la tregua” asegurando que las habían enviado antes. ¿Cuánto de antes? ¿Una hora, un día, una semana? ¿Es que una organización compleja cambia de orientación sin que una parte de ella esté al corriente una semana antes? Menos mal que la paz no iba a tener precio. “La paz no tiene precio” y concede Navarra a los etarras de Euskadi; “no ganará el independentismo” y en el estatuto de Andalucía se omite la cláusula de la indisolubilidad del Estado. Llegados al ecuador del mandato, cada día estamos mejor. Puestos a negociar, preferiría siempre estar frente a él.

Darío Vidal

19/04/06

 

       Cada vez mejor (19/04/2006 20:35)