Hemeroteca:


Octubre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
       

Publicado: 13/04/2006


 

IL CAVALIERE



Este Cavaliere es un tunantón. Un marrullero trapalero chapucero. Y desde lejos, desde muy lejos, divertido. Visto a distancia resulta hasta gracioso. Un pobre diablo -tiene dinero pero no estilo- ataviado de antihéroe, al que le crecen los enanos y se le caen los tirantes mientras hace por no descomponer la figura, mientras alardea de campechanía deslizando las manos tras la espalda de sus colegas para que afloren los traviesos cuernos de sus dedos coronando sus testas en las fotos de familia. Un genio de la Mercadotecnia que se fue a los EEUU para decidir a invertir en su patria argumentando que las secretarias tenían la piernas largas, el busto apetecible y deseo de ser complacientes. Un tipo chistoso, una caricatura del meridional con el que nos hubiera hecho desternillar Alberto Sordi en el papel de empresario avispadillo al que se le olvidan los detalles pequeños y va sembrando la simiente del fracaso.

Don Silvio Berlusconi, que tiene nombre de silbo burlón, nos pone frente a frente con aquel simplicísimo Veremundo que hizo una carrera solo y el pobre llego el segundo. Que hado funesto, que pésima suerte, que irritante mala pata la del que compitiendo sin rival, no es el primero en alcanzar la meta. Porque el señor Prodi no es capaz de convocar a los italianos ni siquiera a un 'picnik' pero se han visto compelidos irremisiblemente a votarle. Pese a que es lo que dicen allí 'un pesce', un pez insulso que rehusan sobre todo desde la inane presidencia de la Comisión Europea, así es que jugando con su apellido, sustituyen la inicial para dejarle en Brodi, un supuesto e inventado sopicaldo -'brodo'- sin sal y sin sustancia.

Debe ser mortificante quedar el segundo teniendo todas las armas -legales- del Estado, las triquiñuelas del Estado, la máquina del Estado, la capacidad de legislar del Estado con un presidente lo bastante decidido como para cambiar la Ley electoral poco antes de los comicios, y el aparato informativo más poderoso de Europa integrado por grupos de periódicos, cabeceras de revistas, emisoras de radio y cadenas de televisión empleados en la manipulación y la propaganda constantes, propiedades todas ellas que deberían estar prohibidas a los políticos para impedir la corrupción, porque no parece justo ser juez y parte.

Y ahora Il Cavaliere dice que no está conforme, que alguien ha hecho trampa y que hay que recontar los votos. Lo difícil será hallar un culpable. Le ha sucedido lo que a Veremundo.

Darío Vidal

13/04/06

 

       Il Cavaliere (13/04/2006 21:35)