Hemeroteca:


Septiembre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
   
     

Publicado: 22/04/2006


 

LA ONU SIN DOS


La ONU es como aquél tío que tenia yo en Granada que no era tío ni era nada. La ONU que es la institución más ampulosa y sin embargo más cara y mas inútil del Planeta Tierra. Es una instancia admonitoria e irrelevante en la que se han podido hacer pis no solo la URSS y los EEUU sino los israelitas, los palestinos y ahora hasta los marroquíes.

La ONU tiene laboriosas comisiones, subcomisiones, comisionados y altos comisionados en los que se gastan una pasta gansa, una pasta que te cagas, para poder hacer turismo por el universo mundo y obtener conclusiones a las que había llegado todo el mundo. Proclama sus obviedades con actitud campanuda y aquí “no hubo nada” como decía Cervantes del fanfarrón ante el túmulo de Felipe II.

Sirve para que algunas instituciones tomen conciencia de su culpa y su poder desobedeciéndole cínicamente, con objeto de que las potencias pusilánimes o impotentes no se atrevan a reclamar justicia. Y desde la bochornosa Marcha Verde que debemos al ministro Solís Ruíz, administrador de los bienes alauitas en España cuando Franco agonizaba, han sido numerosas las resoluciones irresolutas de la ONU (o UNO, United Nations Organisation) fijando los derechos del pueblo saharaui sobre su suelo y la obligación de abandonarlo por parte de Marruecos al que nunca perteneció. Pero la hueca arrogancia del patrón de Solís primero, y la inercia inconsciente del sultán Mojamé que no es capaz de adelantarse a la situación para evitar su próximo exilio, ha perpetuado un estado insostenible de las cosas, que supone a un tiempo el sometimiento de los saharianos y la vergüenza y deshonor de los españoles.

Los moros se han aplicado aquella pancarta de la Plaza de Oriente, cuando nos hicieron protestar espontánea y libremente contra la denegación del ingreso de Franco en la UNO que decía castizamente: “Si ellos tienen UNO, nosotros tenemos DOS”. Y no ha pasado nada. Ni nuestros gobiernos, incluso los patriotas, parecen haber entendido que hay actitudes que degradan ante la comunidad de naciones lo mismo que en el patio del colegio. Cuando toma uno a su cargo la custodia de algo, se debe a su compromiso con todas las consecuencias.

Ahora Kofi Annan, tan acostumbrado a doblar el espinazo para que accedan mejor a su apellido, con perdón, ya ni siquiera se refiere al Plan Backer. “¡Oye -ha dicho-, que se arreglen como puedan saharauis y marroquíes a mi que me dejen en paz!”.

Esa es la ONU y eso para lo que sirve. ¡Chin pum!

Darío Vidal

22/04/06

 

       La ONU sin dos (22/04/2006 18:52)


Publicado: 21/04/2006


 

SER FELIZ


Acaba de hacerse pública una encuesta sobre el grado de satisfacción de los españoles y los datos parecen respaldar nuestras conclusiones empíricas: la riqueza no hace la dicha. No sé en qué segmentos habrá sido dividida la población para su estudio; ya lo sabremos con los días; pero estoy por decir que nuestros chicos -a los que hemos despojado de la capacidad de desear- deben ser los menos complacidos con su vida.

Seguramente la felicidad se halla más en el esfuerzo de ir yendo, que en la satisfacción de haber llegado. Recuerdo mucho a Cervantes cuando escribía que “es mejor el camino que la posada”. La meta da sentido a nuestro empeño. Por eso cuando obtenemos las cosas antes de desearlas, con muy breve espera y sin merecerlas, se desactivan como fuentes de goce. Hace unos días sondeaba yo a un niño para averiguar que le gustaría para su cumpleaños y tuve que enumerar las propuestas que se me antojaban más apetecibles sin que se inmutara. “No lo sé”, -me dijo desganado ante mi sorpresa. “Es que lo tiene todo”, -me dijo su madre para glosar su apatía. Y sentí tanta lástima de él como de los niños de Malí. O acaso más, porque aquellos son capaces de desear. Como sucedió, salvando las distancias, con los niños de la Guerra que no habían probado nunca un bombón ni jugado con un globo.

Pero tornemos a la noticia. Resulta que las personas mayores, sobre todo si son de condición modesta, se hallan más reconocidas con la vida, en tanto que el grado de satisfacción de los más jóvenes es menor y decrece cuanto menos años tienen. Algo a primera vista sorprendente que nos lleva al recuerdo de la infancia en que la gente se ayudaba, se comunicaba y cantaba sin delegar en el transistor, y nos hace entender a los jóvenes de las ONG que retornan a sus países de adopción en busca de sus amigos pobres, sencillos y felices, para sin quererlo hacerlos desdichados con en el mundo opulento.

Otro dato relevante es el referido a las mujeres, que se muestran mucho más descontentas que los varones y a las que la emancipación, la igualdad y la independencia no han logrado liberar y se muestran hastiadas, insatisfechas e infelices en más alto porcentaje.

A un pobre menesteroso feliz, creo que de Faulkner, le preguntaba otro personaje la razón de su excelente humor. “No sé, señor -le respondió-; debe ser porque solo tengo una camisa”.

Darío Vidal

21/04/06

 

       Ser feliz (21/04/2006 19:14)


Publicado: 19/04/2006


 

CADA VEZ MEJOR


Uno puede ser monárquico, republicano o anarquista, que para todos hay sitio en la Casa del Padre. Pero inquieta y sobresalta saber que el obispo de la Diócesis es budista. Con el mayor respeto a las enseñanzas de Sidharta y a su egregia condición moral. No se trata de un rechazo a la doctrina, sino de no asumir la incongruencia de una opción surrealista. Bien está lo que está bien, pero que un presidente de Gobierno decida por su cuenta derogar la Constitución que el pueblo votó y refrendó mayoritariamente, y además se declaré republicano estando al frente de un gobierno monárquico resulta como mínimo chusco. Pero hay que conocer el personaje: el señor Zapatiesta encarna el puro desconcierto existencial, la pura indecisión vital y el puro vacío radical. Querría ser Felipe González, parecerse a su abuelo y adquirir prestigio en su elitista club dieciochesco. Vive la adolescente insatisfacción de querer ser otro. Y no es posible pasarse la vida esperando hacerse mayor.

Trapacero trapatiesta, zaragutero embrollón, bailón de paso confuso -uno p'acasito y otro p'allasito-, está dejando exhausto al pueblo llano que no alcanza a seguir sus movimientos y apetecería un líder con criterio, firmeza y un proyecto para abordar los retos del futuro en Europa. Y no entiende que en vez de mirar adelante lo haga hacia atrás a veces para desenterrar los odios de dos bandos que ya no existen pero que estuvieron tres cuartos de siglo separados por el rencor sin perdonarse sus culpas.

Chamarilero de palabras en desuso, Zapatero zapador que mina los fundamentos de la paz mientras alardea de construirla, ha traspasado el ecuador de su mandato sin que una sociedad adormecida e inerte replique a sus mentiras ni le imponga coherencia. Bien está acabar con la ETA pero ha confundido los términos y va a ser la ETA la que acabe con nosotros y sepulte a las víctimas. Por encima de todo y de la verdad, parece haber tomado partido por los terroristas con el cura irlandés Alec Reid quien ha manifestado públicamente sin sonrojo que “Batasuna -o sea ETA- ha sido la mayor defensora de una política de paz”, hay que suponer que bien informado por la clarecía que se negaba a oficiar los funerales de los mártires.

Alec Reid, que ha asomado alguna otra vez la patita, como en otro tiempo el tontiloco del premio novel profesional Pérez Esquivel, se ha dejado seducir por la campechanía de los vascos -incluso los terroristas-, y el señor Zapatero se ha dejado seducir por el prestigio de los extranjeros, como los españoles típicos con complejo de inferioridad. Así es que “abducido” por su personalidad, defendió a la Banda de haber mandado cartas de extorsión después de “la tregua” asegurando que las habían enviado antes. ¿Cuánto de antes? ¿Una hora, un día, una semana? ¿Es que una organización compleja cambia de orientación sin que una parte de ella esté al corriente una semana antes? Menos mal que la paz no iba a tener precio. “La paz no tiene precio” y concede Navarra a los etarras de Euskadi; “no ganará el independentismo” y en el estatuto de Andalucía se omite la cláusula de la indisolubilidad del Estado. Llegados al ecuador del mandato, cada día estamos mejor. Puestos a negociar, preferiría siempre estar frente a él.

Darío Vidal

19/04/06

 

       Cada vez mejor (19/04/2006 20:35)


Publicado: 18/04/2006


 

EQUIVOCAR LAS CAUSAS


Como todo el mundo sabe la Tierra es el centro del Universo y todos los planetas giran a nuestro alrededor como pelotas sujetas por un hilo. Si no fuera así nos marearíamos de dar vueltas y la velocidad de la tierra nos despeinaría. Del mismo modo, la observación científica nos descubre que el oído de las hormigas esta estrechamente relacionado con sus patas, de tal modo que si les arrancamos una, dos o más de ellas se vuelven mas insensibles a nuestras órdenes. Así es que cuando la pierden todas no nos hacen caso aunque nos desgañitemos gritándoles que continúen corriendo. No oyen. La verdad es que el principio de causalidad nos mete en no pocos berengenales. Eso de que una cosa se deba a otra es algo que nos puede inducir a confusión. Qué es antes: ¿la gallina o el huevo? Esa es la cuestión.


Pues bien, la Dirección General de Tráfico que es una de las instituciones más sagaces del Reino, lleva años marrando el tiro por empeñarse en sacar conclusiones falsas y culpar de los accidentes de circulación a la velocidad y no a la conducción inadecuada, la señalización y las malas carreteras. Si se extraen conclusiones erróneas, que nadie se sorprenda de que no se invierta la tendencia. El triste balance de esta Semana Santa es la prueba de la ineficacia del señor Navarro y el error en la lectura de los datos. Mas él no ceja en sus prejuicios.

Se ha culpado al alcohol -y en eso llevan razón-, y ahora Pere Navarro está descubriendo que los 'colocones' de droga son la causa principal. Pero nadie sabe como combatirlos, prevenirlos ni detectarlos al revés que la bebida, en tanto que cada vez más conductores observan conductas impredecibles, egoístas, locas, arriesgadas y en ocasiones homicidas, que solo cabe achacar a fenómenos alucinatorios. Sin embargo el lince de don Pedro, perfectamente compenetrado con la política recaudatoria de la DGT que multa comportamientos carentes de riesgo para la circulación como el rechazo del cinturón de seguridad, ha hallado nuevas causas de accidente que se convierten en excelentes motivos para recaudar. Por ejemplo hablar por el móvil aunque sea de manos libres, dirigirse al acompañante, encender un cigarrillo y finalmente estar distraído. Veamos. ¿Quién sabe juzgar la distracción de un conductor y qué funcionario esta capacitado para determinar su concentración? Y finalmente está legitimada la Administración para adentrase en los pensamientos de los ciudadanos. Solo la Iglesia y la URSS tuvieron la audacia de interpretarlos y castigarlos. Estas normas son la base de toda arbitrariedad y de toda injusticia. Hace dos semanas un camionero fue multado porque llevaba en una mano un papelito con la dirección donde tenía que descargar. Distracción. Todo es punible según este esclarecido varón. Debiéramos hacerle caso y no sacar los coches de casa. A ver qué sucedía.

Darío Vidal

18/04/06







 

       Equivocar las causas (18/04/2006 02:39)


Publicado: 13/04/2006


 

IL CAVALIERE



Este Cavaliere es un tunantón. Un marrullero trapalero chapucero. Y desde lejos, desde muy lejos, divertido. Visto a distancia resulta hasta gracioso. Un pobre diablo -tiene dinero pero no estilo- ataviado de antihéroe, al que le crecen los enanos y se le caen los tirantes mientras hace por no descomponer la figura, mientras alardea de campechanía deslizando las manos tras la espalda de sus colegas para que afloren los traviesos cuernos de sus dedos coronando sus testas en las fotos de familia. Un genio de la Mercadotecnia que se fue a los EEUU para decidir a invertir en su patria argumentando que las secretarias tenían la piernas largas, el busto apetecible y deseo de ser complacientes. Un tipo chistoso, una caricatura del meridional con el que nos hubiera hecho desternillar Alberto Sordi en el papel de empresario avispadillo al que se le olvidan los detalles pequeños y va sembrando la simiente del fracaso.

Don Silvio Berlusconi, que tiene nombre de silbo burlón, nos pone frente a frente con aquel simplicísimo Veremundo que hizo una carrera solo y el pobre llego el segundo. Que hado funesto, que pésima suerte, que irritante mala pata la del que compitiendo sin rival, no es el primero en alcanzar la meta. Porque el señor Prodi no es capaz de convocar a los italianos ni siquiera a un 'picnik' pero se han visto compelidos irremisiblemente a votarle. Pese a que es lo que dicen allí 'un pesce', un pez insulso que rehusan sobre todo desde la inane presidencia de la Comisión Europea, así es que jugando con su apellido, sustituyen la inicial para dejarle en Brodi, un supuesto e inventado sopicaldo -'brodo'- sin sal y sin sustancia.

Debe ser mortificante quedar el segundo teniendo todas las armas -legales- del Estado, las triquiñuelas del Estado, la máquina del Estado, la capacidad de legislar del Estado con un presidente lo bastante decidido como para cambiar la Ley electoral poco antes de los comicios, y el aparato informativo más poderoso de Europa integrado por grupos de periódicos, cabeceras de revistas, emisoras de radio y cadenas de televisión empleados en la manipulación y la propaganda constantes, propiedades todas ellas que deberían estar prohibidas a los políticos para impedir la corrupción, porque no parece justo ser juez y parte.

Y ahora Il Cavaliere dice que no está conforme, que alguien ha hecho trampa y que hay que recontar los votos. Lo difícil será hallar un culpable. Le ha sucedido lo que a Veremundo.

Darío Vidal

13/04/06

 

       Il Cavaliere (13/04/2006 21:35)


Publicado: 06/04/2006


 

EL ICEBERG MARBELLÍ




El pasar de los días viene a descubrirnos que nadie es inocente; que no somos inocentes ni quienes alborotamos con la denuncia. Algo pudimos hacer antes para que no sucediese lo ocurrido. Pero a la sociedad no se le sacude del letargo hasta que alguien alza la batuta para que los corifeos alcen la voz, como antes la mantuvo queda para que no se dijera una palabra.

Hace años los socialistas arroparon al Grupo Independiente Liberal, el GIL del señor Gil, para que arrancara un millón de votos a los populares, como el Gobierno USA auspició el régimen de Sadam Husein contra Irán en otro tiempo. Luego sucedió, como siempre, que los fantasmas cobran vida y se rebelan.

Por circuscribirnos a nuestro caso, Jesús Gil organizó a sus peones, montó sus negocios y abrió las puertas de Marbella a todas las “mafias”. No tardaron a sentirse las consecuencias: se instalaron en la población los “capos” del hampa de medio mundo y se estableció un estilo de vida inspirada en la corrupción y el escándalo, al punto de que el alcalde se permitía menospreciar, insultar, difamar y ultrajar a policías, políticos y jueces, tachándolos de venales, esbirros, payasos, papanatas y mequetrefes ante el pasmo general. Algo sabía y no ignoraban los concernidos. Pero en aquel Puerto de Arrebatacapas que era Marbella crecía la especulación, las urbanizaciones millonarias, la opulencia, el lujo, la ostentación y la afluencia de famosos y parásitos. Más nadie vió anda: ni la Junta de Andalucía a la Arturo Moya tacha de negligente, ni los Gobiernos sucesivos, mientras engordaba el mónstruo con más publicidad de la que convenía al sigilo de los actores, hasta que las imputaciones a Jesúis Gil se repitieron con Julián Muñoz, feliz acompañante de la Pantoja, y se desataron contra Marisol Yagüe, la alcaldesa convaleciente de un remozamiento de fachada que sorprendieron al regreso de la luna de miel en Rusia a Isabel García Marcos, su tenienta de alcalde prófuga del PSOE, conspiradora contra Gil y denunciante de Julián Muñoz, que sugún el magistrado“cobra por mover papeles”, así como “por todo lo que hace”. Lo mismo que el consejero de Urbanismo Juan Antonio Roca, propietario de una “escandalosa fortuna” al decir del juez instructor, y habitante al parecer de tétricas moradas que convirtió en panteones funerarios de animales disecados y calabozo de un tigre vivo.

Este esperpento marbellí es solo la zona emergente de un colosal iceberg que nadie tiene interés en bucear. Un cenagal en el que chapotean a su sabor políticos, especuladores y delincuentes de todas las nacionalidades con armas, drogas y basura. Alguien advirtió lo que se cocía paro nadie se ha movido. Hasta que un día sin saber cómo -”la primavera ha venido / nadie sabe cómo ha sido”- ha estallado el escándalo. ¿Por qué ahora? ¿Qué se quiere tapar con estos escombros?


Darío Vidal







06/04/06

 

       El iceberg marbellí (06/04/2006 21:35)