Hemeroteca:


Agosto 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
           
         

Publicado: 16/02/2006


 

LO CHOLO



La terminal cuatro de Barajas (”T-4” para fardar) ha resultado ser tonta en un aeropuerto como dirían los madrileños, hortera; como se decía en otras partes, gebo, y como juzgarían en tierras de América, cholo. Una ordinariez concebida 'pour épater' inscribiéndola como una de las obras auronaúticas más grandes de Europa sin llegar a serlo, o sea que ni Guinnes ni nada.

Pero sobre todo, la Terminal 4 se ha revelado como una instalación inútil que no ha logrado funcionar desde que se ha inugurado y ha entorpecido y embrollado toda la logística de la terminal madrileña, solemne, pública y notoriamente, como sucedió ayer con el vuelo Madrid-Turín del quipo español de las Jugos Olímpicos de Invierno que perdió esquíes, pertechos y atuendos antes de despegar, aunque sin saberlo.

Dios mio, cómo podemos ser tan pueblerinos en este país y cómo carecer hasta tal punto de criterio para imital la megalomanía norteamericana. No se trata de tener las instalaciones más inabarcables sino la mas eficaces, no las limusinas más antiestéticas e inmanejables sino los automóviles más suntosos y elegantes. No se trata de deslumbrar hacia afuera sino de vivir con la mayor comodidad. Hay que aprender que el marchamo de excelencia no lo otorga la cantidad sino la calidad. Con el criterio utilizado en estas obras gigantescas se ha coseguido que Madrid, que funcionaba mal, haya dejado de funcionar. Palma y Barcelona como Madrid necesitan aerpuertos abarcables y operativos; no recrear el Faro de Alejandría.

Ahora, claro, estan pensando en construir otro para descongestionar el de Barajas. ¿Saben qué es eso? Eso es despilfarro, imprevisión y mala gestión. Se ha dicho que al amor puede soportarlo todo menos el ridículo; pues bien, aunque no se crea, la acción política difícilmente sobrevive a la horterada, la gebancia y la choléz.

Darío Vidal

10/02/06



 

       Lo cholo (16/02/2006 01:18)