Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 29/07/2005


 

EL IRA SE VUELVE BUENO


El IRA se ha vuelto bueno. Dios les ha concedido un momento de lucidez y se ha obrado el milagro. Pero ¿se ha obrado el milagro? Cada ser individual o colectivo tiene un carácter y el carácter no se puede mudar. Ni Saulo de Tarso el gran converso, el arrepentido por antonomasia, cambió de carácter. Simplemente se adhirió a otra verdad. Pero siguió luchando con el mismo espíritu, el mismo ímpetu y parecido ardimiento por la causa cristiana como había luchado hasta entonces contra ella. Pablo era un luchador y siguió luchando. El IRA por el contrario dice querer sustituir la guerra por la paz.

El Ejército Republicano Irlandés se acoge a la paz fingiendo buen talante para no darse por vencido. Pero no ha obtenido ninguna de sus metas a pesar de la siembra de horror y de sangre durante tantos años. Si confirma con los hechos lo que dice, habrá conseguido que Gran Bretaña deje por fin atrás el siglo XIX. Una gloria dudosa a estas alturas.

El IRA no está arrepentido, sino desengañado. Su porfía no ha logrado ni una victoria porque hasta los crímenes más sórdidos se convertían en fracasos. Ha ido ganando impopularidad y perdiendo en influencia porque no pedía lo que solicitaba la gente más próxima, porque lo hacía por el camino equivocado, porque las bombas no saben leer y sus fieles no estaban seguros de que leyesen su carnet del Sinn Fein antes de mandarlos al infierno, y nadie estaba libre de que hiciesen una barricada con su coche y le prendieran fuego, lo que supone pagar muy cara la fiesta de los otros.

El IRA -los líderes del IRA- no siente ningún remordimiento por el dolor y la muerte que ha causado. Simplemente ha llegado a la conclusión de que no ha avanzado ni un paso, que su acción ha sido estéril, que ha perdido el apoyo de muchos de los suyos, y que no tiene ya ningún camino. A veces parece que la Historia tiene un guionista que va por delante de nosotros, y ahora ha dado un sesgo como lo dió el día en que la URSS cayó impensadamente.

La Eta, que ha sido invención muy reciente y muy sin fundamento -sin que quiera justificar las atrocidades del Ulster-, se halla ante la misma disyuntiva y no le queda más alternativa que desaparecer. No tiene tampoco otro camino. Pero la astuta estrategia y la sagacidad política de ese lince sin parangón que es Zapatero -o debería serlo para sosiego de los españoles-, va a darlos por vencedores cuando estaban sobre la lona e iban por la cuenta de nueve. Eso sí que es un amigo.

En cualquier caso, no es descabellado que los Unionistas extremen la prudencia, porque mientras quede un descerebrado capaz de hacer coincidir un visor con un punto de mira, o de hacerse con un botellón de gasolina y unos clavos de metralla, habrá gente en peligro. Y los muchachos preparados para tan noble cometido no se resignarán de grado a no poner a prueba las habilidades que con tanto esmero les han enseñado, tanto en el Ulster como en Euskal Herría. Una cosa es lo que diga la cúpula, y otra la frustración que esa iniciativa causará en los que iban a iniciarse en la meritoria carrera de héroes con sangre ajena.

El IRA no elige la paz -¡cómo va a hacerlo con ese colérico nombre suyo!-; toma el único camino. Y está entregando las armas. Ahora debe entregar los cuerpos para que cada cual pague sus culpas. Con rebaja. Porque como no tenemos pena de muerte no abonarán toda la deuda contraída.

Darío Vidal

29/07/05

 

       El IRA se vuelve bueno (29/07/2005 18:30)