Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 09/07/2005


 

ETA SIGUE A LO SUYO


Pues ya ven, como el Gobierno está siendo tan generoso con ETA que le permite seguir cobrando del Parlamento y reanudar sus negocios, comienza ya a dejarse notar, no solo activando las peñas del Frente de Juventudes como ''Jarrai'' y ''Haika'' -esos muchachos que a criterio de algunos jueces no tienen nada que ver con el terrorismo-, sino también amenazando al Comité Olímpico con que si Madrid era elegida para sede de los Juegos de 2012, atentaría contra instalaciones y deportistas. Así se explican los temores y la intervención de Alberto de Mónaco

Los bárbaros del norte no dejan de ejercer su benéfico influjo con la mayor diligencia y renovado fervor en cuanto se lo permiten. La obcecación, que es el ápice de la sandez, no entiende ningún lenguaje ni posee alternativas. Y esto debimos haberlo aprendido hace mucho tiempo: ni la dictadura ni la democracia, ni la represión ni la comprensión sirven de nada. Y puesto que nada entienden y no cabe dar con ellos ni un solo paso, no cabe otro camino que el emprendido hace unos años e incomprensiblemente abandonado por el Gobierno actual. Lo inconcebible es que sea el Estado quien financie a la organización que pretende acabar con el Estado, manteniéndola en las instituciones. No puede extrañarnos que no nos tomen en serio: si, descubierto el camino, le damos la espalda, no merecemos la comprensión exterior, puesto que el comportamiento del Gobierno es incomprensible.

El Gobierno debe estar no para enredar los problemas sino para resolverlos con diligencia y eficacia, sobre todo en un momento en que las distracciones en Europa y el mundo pueden costar muy caras. Se trata de hacer análisis rigurosos friamente y de aplicar las medidas adecuadas con implacable determinación y absoluta firmeza. Y más en un asunto en que no valen la tibieza, las vacilaciones y los paños calientes. Al terrorismo hay que darle el tratamiento adecuado y dejar su trámitación en manos de la policía y de los jueces, sin permitir que pierdan ya un minuto más los políticos porque les distraen de su tarea.

La gente, sobre todo la más jóven, no quieren enzarzarse en más guerras civiles aunque sean dialécticas. No podemos permitir que esta nación se desangre en disputas ni se debilite en acciones que a nada conducen y no tienen sentido. Hemos de concertar todos nuestro esfuerzo solidariamente para progresar y estar en condiciones de decidir en nuestra parcela y en el espacio colectivo, porque si no estamos en condiciones de mandar al nivel de los primeros no nos quedará más alternativa que obedecer. Y eso lo hemos hecho ya demasiado tiempo.

Nadie va a defender nuestros intereses más que nosotros mismos y no podemos consentir que nos distraigan de nuestro empeño ni las plañideras con su llanto impostado ni los terroristas de presa que entorpecen el paso y nos roen los calcañares para dificultar la andadura.

Puede parecer duro pero es lo pertinente.

Darío Vidal

09/07/05

 

       ETA sigue a lo suyo (09/07/2005 09:48)