Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 25/06/2005


 

CANTIDAD POR CALIDAD


Esta es la casa de Tócame Roque, el cielo de parásitos y pícaros como en el triste Siglo de Oro, el edén de los audaces sin escrúpulos y el paraíso de los políticos -o lo que sean-, así es que si esto es guerra, que no venga la paz.

Aquí se trata de esquilmar al contribuyente haciéndole pagar varias veces por el mismo concepto de modo encubierto, de asfixiar a los creadores aún a costa de paralizar el país de manera suicida y de instaurar una máquina funcionarial que va a secar el arbor que parasita. Así es que mientras cada día hay más ciudadanos que tienen dificultades para llegar a final de mes, hay otros que lo superan porque poseen un acta de diputado y tienen sueldo y jubilación aunque no asistan a las sesiones. Pues si comparecen además, cobran por haber ido. Todo un estímulo para los que estudian, se arriesgan, discurren e inventan, o sea para cuantos crean riqueza, burlados cuando comprenden que lo mejor es dedicarse a completar las listas electorales para dormitar luego en el Senado o hacer una oposición para el Estado, sobre todo ahora que se ha ampliado la oferta con las autonomías.

El inefable señor Fraga, Don Manoliño, en un desinteresado acto de generosidad que rebasa el ámbito político y geográfico de su competencia, ha sembrado la América galáica de euros en ayudas y subvenciones que han pagado los gallegos y los que no lo son. Algunos otros sátrapas cantonales dedicados a la política internacional para dar cauce a su megalomanía de reyes pequeñitos, gastan también sumas elevadas todos los años para experimentar los deleites de un viaje de Estado. Aunque a veces no sepan hacer honor a los honores y se comporten como maleducados muchachos con resaca, en viaje de fin de curso, tal que Carod y Maragall con la corona de espinas y otras cosas.

Es verdad que la culpa de este vicio panhispánico -aunque no crean que lo sea los separatistas-, no es del señor Zapatero, pués arranca de mucho antes por el deseo de complacer a los renegados y los díscolos, y ni centristas ni socialistas ni populares se han atrevido a evitar el bochorno de los fastos internacionales de los cantonalistas y la sangría consiguiente, pues en ocasiones el Estado no somos todos por lo visto y el Gobierno de la Nación piensa aquello de ''pisa, morena, que paga el Ayuntamiento''.

Sucede sin embargo que las relaciones internacionales van cada vez peor, pese a la pluralidad de contactos de nuestra diplomacia periférica ''amateur''. Y ahí es donde ha saltado la chispa del genio moratino con la sagacidad que le caracteriza. Ha hallado el método para enderezar nuestra incoherente, dubitativa, vacilante, contradictoria y desconcertante política internacional: va a nombrar cinco veces más embajadores, va a multiplicar por cinco el número de los que tenemos. Han entendido bien, va a quintuplicarlos. Y a quintuplicar los equipos, el personal, los servicios, los inmuebles y la intemerata. Y entonces seguro que no haremos el ridículo como ahora allende las fronteras ni volveremos majaras a quienes dialoguen con nosotros. Sobre todo porque será él quien siga dirigiendo nuestra diplomacia con la sutileza que le caracteriza.

Y nosotros a pagar, que pa eso estamos. Señor, señor, qué Cruz. ¿No habrá nadie de la asociación esa de salvadores de enanitos de jardín que se lleve a este ''gnomo'' bobalicón?

Darío Vidal

25/06/05

 

       Cantidad por calidad (25/06/2005 19:31)