Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 25/05/2005


 

SE ACABÓ EL AGOBIO


Se acabó el agobio. La ETA está otra vez en la política y va a percibir del Estado que se propone destruír, tres mil millones de euros cada año. Así es que todo volverá a la normalidad. Con dinero abundante, la experiencia enriquecida, los comandos bien engrasados, los confidentes a cubierto, el armamento repuesto, y los explosivos fiables y de marca en lugar de la cloratita artesanal, la banda va a triunfar de nuevo. Ya dijo Permach hace unos días que desde el 11-M cambió el panorama. Esos días anudaron muchos lazos que algunos no desean que se descubran y que van a hacerlo todo diferente.

Ayer noche hicieron en el ''Canal 33'' de Cataluña una entrevista en directo a Arnaldo Otegi. Por la mañana había ido a declarar o a presentarse en el juzgado por no sé cual de las cosillas que tiene con la Justicia, pero estaba por completo relajado. Sabe que no tiene nada que temer. Va por la calle como no deja ir a otros en Euskadi, habla con toda la libertad que permite la Constitución y sabe que los cuerpos de seguridad del Estado velan por su seguridad. Así es que se explayó a sus anchas. A preguntas de la entrevistadora sobre la crisis del Parlamento vasco manifestó que ETA no podía consentir la permanencia de Atutxa en la presidencia. Por lo visto, la lenidad culposa que ha observado en esta legislatura evitando el procesamiento de algunos militantes, hasta caer en el desacato por no aplicar la sentencia del Tribunal Constitucional y quién sabe si en la prevaricación, no ha bastado para borrar la enérgica actitud que adoptó contra la banda cuando fué consejero del Interior. ETA no perdona. Y por eso los que vivimos en otros lugares no comprendemos el ''ablandamiento'' de políticos que fueron enteros un día, como el alcalde de San Sebastián Odón Elorza y tantos otros.

Según parece, en las conversaciones que mantienen con Zapatero para negociar la independencia -no lo dijo así, desde luego-, lo primero que van a exigir es la retirada de las fuerzas de ocupación españolas. ¿Y para los etarras detenidos piensan solicitar el reagrupamiento? ¡Qué, reagrupamiento! ¡Van a exigir la liberación! Es una condición previa, porque según el estadista batasuno, en todos los armisticios, los ''altos el fuego'' y los procesos de paz, se comienza por intercambiar los prisioneros en señal de buena voluntad. Ya ven cuan pintoresca es la visión de estos políticos de juguete, estos negociadores de la Señorita Pepis, esta rufianesca banda mafiosa cuyos heróicos ''comandos'' se rinden gritando ''no dispares que soy de ETA'' sin utilizar sus armas, mientras se lo hacen encima. O sea que esos valientes de guardarropía, esos ''gangsters'' de disfraz, esos malvados de carnaval, que no tienen ningún preso que intercambiar porque los asesinan a todos, quieren representar un ''intercambio de prisioneros'' como si fueran protagonistas de un enfrentamiento noble. Cuántas películas han visto estos desalmados.

Mas no para ahí la cosa. Cuando la presentadora quiso saber si van a entregar las armas antes de negociar, como dicen Zapatero y sus mariachis, se echo a reír: ''¿Y con qué fuerza van a negociar si entregan antes las armas?''

No es una bravuconada. Desde hace una semana vuelve a sonar la traca macabra de los coches-bomba. Bravo por Zapatero.

Darío Vidal

25/05/05

 

       Se acabó el agobio (25/05/2005 20:47)


 

DÍAS DE SUEÑO


Hay días que ''hace sueño''. Son días en que la gente circula con las ojeras puestas y se lamenta de tener que trabajar. Es normal que cada cual, según cómo y qué haya cenado -la cantidad, la naturaleza de los alimentos y las bebidas-, no esté a la mañana siguiente para nada. Lo intrigante es que viviendo cada cual su vida y sin ponerse de acuerdo, todo el mundo confiese que un día determinado no se podía levantar y algunos lleguen tarde a la oficina. Me temo que nadie ha estudiado ese hecho desconcertante en que nuestra naturaleza se rebela contra el orden de modo tan unánime y en forma tan aparentemente arbitraria..

Algunos días nos dice el conductor del taxi: ''No se qué ocurre hoy pero la gente parece que se ha vuelto loca. ¿Ve cómo corren, ve cómo cruzan sin mirar, ve cómo se apretujan como borregos?'' Y otros en que parecen andar con más sosiego, y sin embargo les hacen notar que ''hoy todo el mundo ha sacado el coche'', sin que se barrunte mal tiempo ni haya atisbo de lluvia. Son actitudes que descubren algún gregarismo, cierto determinismo psicosocial que nos emparenta con las hormigas y los monos, y autoriza a poner en entredicho el albedrío.

Pero eso son accidentes incómodos simplemente y no morbosos. En tanto que la somnolencia está ganando terreno de forma sorprendente. Siempre hemos oído que las personas mayores necesitan menos sueño, y recientemente nos han descubierto el íntimo drama de los roncadores a los que todo el mundo tilda de gandules porque van durmiéndose por las esquinas y dicen que no descansan. Pero resulta que cada día es mayor el número de personas que padece transtornos del sueño, en ocasiones casi invalidantes. Al parecer la causa es la tensión y unos hábitos poco higiénicos. Algunos son víctimas de la ''apnéa del sueño'', que tal vez sufrieron Goethe, Franklin y Mark Twain: una disfunción respiratoria que se produce cuando se cierra la glotis involuntariamente durante el descanso, dando origen a paros respiratorios y sueño superficial. Esas interrupciones en el aporte de oxígeno al organismo pueden ocasionar insuficiencia respiratoria y cardiaca, reducir el rendimiento intelectual durante la vigilia, dar origen a accidentes por falta de atención y escasa concentración; provocar alteraciones psíquicas; merma de memoria, cansancio crónico, depresión, relantización del tiempo de respuesta ante los imprevistos, e irritabilidad. Sus efectos pueden derivar en ansiedad, estrés, dolencias cardiacas e hipertensión. La mala calidad del sueño es además responsable del ochenta y tres por ciento de los muertos por accidentes de tránsito en España, aunque la DGT siga, terne que terne, empecinada en cargar los muertos a la velocidad.

El psicólogo y docente de la Universidad de Valencia profesor Chóliz Montañés, en un reciente libro titulado ''Cómo vencer el insomnio'' da unos consejos para combatirlo que será bueno difundir. Muy compendiados son estos: Hacer todas las tardes algo de ejercicio; acostarse y levantarse a la misma hora; acumular dióxido de carbono inspirando y expirando varias veces, retener el aire el mismo tiempo y volver a comenzar; tomar un vaso de leche tibia para reducir la actividad del encéfalo; cenar con frugalidad y no acostarse enseguida; no obsesionarse por dormir; relajarse y pensar en algo agradable, y finalmente crear un clima de silencio en el dormitorio, bien ventilado, prescindiendo de la música y la radio.

Ya me dirán. Yo voy a hacerlo por si acaso.

Darío Vidal

24/05/05

 

       Dias de sueño (25/05/2005 01:27)