Hemeroteca:


Agosto 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
           
         

Publicado: 12/05/2005


 

INUTILIDAD DEL LATÍN


El Gobierno ha decidido que el latín no sirve para nada. A lo mejor es verdad, que para eso tiene científicos y asesores que saben mucho. Sin embargo cada día se descubren cosas más asombrosas. Uno pensaba lo contrario.

Si el latín no existiese se quedarían cojos todos los idiomas de Europa y nuestras lenguas, balbucientes. Incluso ese esperanto en que se ha convertido el inglés, por no hablar del propiamente dicho que fué un sueño idealista, libertario y vegetariano de fraternidad, no sabría cómo decir muchas cosas. Conceptos tan elementales como libertad, retractarse, reunirse, elegir, agricultura, retornar, libidinoso, acueducto, libertino, revocar, estatua, imperio, generosidad, visión -que en inglés no se deriva de ver (to see)-, y otros miles de conceptos no se podrían expresar en inglés sin el latín. Es posible que más de la tercera parte de las voces que consigna el diccionario sean latinas. Y eso por no hablar, como es obvio, del español, el italiano y el francés. Hasta ese punto somos tributarios de la lengua que hablaban en el Lacio y a la que recurrimos con frecuencia -como al griego- para formar nuevas voces, frecuentemente neologismos científicos, cautelosos y advertidores, que orientan al hablante del contenido que encierran.

Pues bien, ''se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó parar''. La ministra de Educación, María Jesús San Segundo va a prescindir de todas las enseñanzas inútiles con las que hasta ahora hemos perdido el tiempo, y en Ley Orgánica de Educación va a hacer desaparecer las antigüallas, las disciplinas supérfluas como las Humanidades. Así es que se encerrarán en el baúl de los recuerdos, con siete llaves como el sepulcro del Cid, las ciencias del recuerdo, el pensamiento y el lenguaje. Se dice que, para ser consecuentes, en la próxima legislatura se suprimirán del Diccionario de la Academia las voces con tufo vetusto. Y tienen razón. ¡Al fin, para el uso que hacemos de ellas..! Nos basta con cuatro interjecciones expresivas y algun adjetivo para calificar a tío, tronco, pasta, guiri, y otros hallazgos conceptuales que al parecer podrían proceder del latín según sospecha alguno. Respecto a la adjetivación podríamos arreglarnos con guay, cojonudo, putamadre y algún otro, aunque hay quienes dudan de la legitimidad de algunos de estos vocablos por su contaminación clásica. En fin, que al parecer no podríamos utilizar en confianza y sin temor de haber caído en la obsolescencia, más que guiri y guay que tal vez son la raíz del guirigay.

Así es que el Gobierno va a mandarnos al psicoanalista para hacernos olvidar los malos recuerdos de la Historia. Y también se propone reducirnos a la infancia o el Alzheimer proscribiendo el pensamiento y el lenguaje que tal vez son la misma cosa. Mas si los políticos quieren desterrarnos de la Cultura que es la verdadera patria, confío en que los humanistas se organizarán para sembrarla en la clandestinidad como apóstoles. Acaso para renacer en la consideración de los defensores de los ''cómics'' es necesario que sea perseguida. Pero no hay que temer por su salud. La bellísima plaza mayor renacentista de Alcañiz, donde se celebra el ''IV Congreso Internacional de Humanismo y Pervivencia del Mundo Clásico'', es estos días un foro estimulante en el que alumnos y profesores de todo el mundo que no pueden entenderse en francés, inglés, alemán, italiano, rumano, chino, noruego o finlandés, conversan y discuten entre clases en un claro, eufónico y bellísimo latín, ese inútil idioma que hizo a Europa y en el que hasta ahora se escribían las tesis doctorales.

Darío Vidal

12/05/05

 

       Inutilidad del Latin (12/05/2005 16:40)