Hemeroteca:


Octubre 2021
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 09/05/2005


 

EL HOMBRE CONTRA EL HOMBRE


La Universidad española va a reducir el número de sus titulaciones en detrimento de las Humanidades, y en el nuevo plan de estudios primará el aprendizaje de un segundo idioma, que será el inglés, a partir de los cuatro años, así como la Informática. Habrá que leer la exposición de motivos que justifique tales decisiones, pero si las reformas se fundan en reducir aún más el conocimiento de las ciencias del hombre, terminaremos comunicándonos con el elemental lenguaje gestual del que nos redimieron milenios de civilización. Las opciones de los jerarcas políticos nos están reduciendo a la barbarie.

No sorprende de todos modos ese ataque a la Cultura, cuando se vulnera el Derecho Internacional que alumbró Francisco Victoria, se impone la ley del embudo, se aplica torpemente la del talión, se consolida con insolencia la de la fuerza y se hace burla de la Convención de Ginebra, aunque -justo es decirlo- en nuestra latitud no hemos alcanzado todavía esas cotas de miseria moral. De todos modos, el propósito de enseñar muy pronto el manejo del ordenador es razonable porque constituye un bien instrumental irrenunciable, aunque tal vez conviniese reintroducir la Caligrafía para que el pulso no se torne cimarrón. Y también parece juicioso incorporar a edad temprana el conocimiento de otro idioma, en esta caso el inglés, pero después de que se haya cimentado el manejo de la lengua propia, cosa que no sucede a los cuatro años. Si se introduce un segundo idioma sin haber consolidado antes el léxico fundamental del nativo, ni se contrarresta la colonización de la Informática por el inglés, habremos sentenciado la corrupción del nuestro. Yo les invito a que atiendan una conversación entre profesionales de esta disciplina.

Sin embargo, la Informática y la poliglosia son sólo herramientas, aunque nada desdeñables, orientadas a la comunicación y el aprendizaje. Lo medular, lo decisivo, lo fundamental, lo que imprime carácter a una sociedad es el contenido, el objeto que se pretende tejer con esos mimbres, la dimensión del hombre que propone y que permite modelarlo su ''paideia'', si me consienten lo que pudiera parecer pedantería, y los valores que ella inculca. Eso es lo esencial y eso es de lo que carece la sociedad actual. Sus dirigentes, urgidos tal vez por otras prioridades y posiblemente distraídos por cuestiones inmediatas, no han tenido ocasión de pararse a reflexionar en el modelo de persona que es preciso formar hoy para acometer el tiempo nuevo sin que haya de dimitir de su egregia, mortal y vacilante condición de persona,''ángel con grandes alas de cadenas'' en la intuición genial de Blas de Otero.

En este sombrío panorama de descrédito de lo esencial, de olvido de lo primordial, de desorientación planetaria y de destierro del hombre, se ha inaugurado hoy el ''IV Congreso Internacional de Humanismo y Supervivencia del Mundo Clásico'' en Alcañiz, una publacion aragonesa de apenas quince mil habitantes de la que salió el siglo XVI un plantel de ilustres humanistas. Un milagro como el que supone la creación, por el profesor José María Maestre Maestre, del ''Instituto de Estudios Humanísticos'' que da soporte a estos cíclicos encuentros científicos.

Frente al desasistimiento oficial, que no parece conceder valor alguno a los saberes que nos anudan precisamente a nuestra propia naturaleza, como si fuera posible conocer, ser o hacer algo desde fuera de la condición humana, los más reconocidos especialistas del momento van a presentar desde hoy al sábado 236 ponencias y comunicaciones con que darán testimonio de la firmeza de su compromiso con la Humanidades, renovando tácitamente las propuestas y las críticas que hicieron públicas en el Manifiesto que firmaron en la clausura del III Congreso de Alcañiz, entre ellos los profesor Luis y Juan Gil Fernández, Antonio Fontán Pérez, Andrés Gallego Barnés, Aurora Egido Martínez, Tuomo Pekkanen, Aldo Ruffinato, Bruno Luiselli, Eduardo Marcant Engelsing, Leonard Lisi Bereterbide, Antón Alvar Ezquerra, Juan Francisco Alcina, Lilith Lee Yin Wai, Guido Mzª Capelli, Chris Heesakkers, Roy Roesenstein y el profesor Antonio Prieto que ha sido homenajeado en esta convocatoria.

Es esta conjuración contra la Cultura, solo el hombre puede redimir al hombre.

Darío Vidal

10/05/05

 

       El hombre contra el hombre (09/05/2005 22:58)