Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 08/05/2005


 

''MÁSTERS'' Y LICENCIADOS


Cómo vamos a aspirar a una patria sólida, firme y convencida si nos rendimos a cualquier capricho de la moda. Cómo queremos ser algo entre los otros si en vez de ser nosotros les copiamos. Qué clase de dirigentes elegimos que sienten vergüenza de ser ellos, de perpetuar su tradición y hablar su idioma.

Uno siente envidia de nuestros hermanos de América, tan fieles a su origen y tan pagados con su ser, cuando lée allí sobre una puerta: ''Cochera'' y no ''Garage'', que es el lugar donde siempre se han guardado los coches, y ve ''Apartadero'' o ''Aparcadero'' e incluso el atroz ''Parqueadero'' en lugar de nuestro claudicante ''Parking'' que nos degrada hasta hacernos extraños en la casa, y ese campeador y altivo ''Alto'' de sus ''carreteros'' inscrito sobre el triángulo rojo que invita a detenerse, en lugar del prestado ''Stop'' que nosotros hemos adoptado y escandaliza a los sudamericanos cuando vienen. ''¡Qué pendejada es ésta! ¡Pero qué huevones son ustedes!'' - dicen con razón.

Pero ahora la cosa va más lejos. El complejo de inferioridad de unos dirigentes que no merecen dirigirnos, o descarriarnos según se mire, van a admitir a instancias de Bruselas no ya que nuestros estudios se adecuen a sus normas, que puede no ser malo ya que no vamos a estar peor de lo que estamos en materia de Educación, sino que cambiemos los centenarios nombres de nuestros grados académicos, para decir lo mismo solo que en inglés. ¿Pero dónde tienen la dignidad y la memoria los políticos, el Ministerio y los sabios expertos de la Cultura. Si Dios no lo remedia la Licenciatura y el licenciado serán ''Máster'' que no quiere decir nada en español, con lo que se dará la amarga paradoja de que se nos denomine en un idioma que no es el nuestro y seamos ''másters'' en Filología Hispánica pero en inglés. ¡Pero cómo van a respetarnos los demás si no nos respetamos nosotros mismos! ¡Y cómo va a mandar, dirigir, gobernar o gestionar un político o un funcionario que se aviene a cualquier exigencia exterior porque no cree que seamos iguales a los demás; porque supone que somos inferiores!

Por otra parte las palabras no son nunca arbitrarias, pese a que cada cual las diga como quiera aunque no deba. Licenciado es el que se halla en condición de comenzar tras haber cursado unas disciplinas que le capacitan y dan licencia para ejercer un cometido, en tanto que ''máster'' es el experto, el hábil, el maestro en una sociedad artesanal y poco docta. Pero la voz ''doctor'' no corre riesgo porque los latinos también la sembraron en las Islas.

No se puede dejar el destino de los pueblos en manos de quienes no creen en ellos, o son tan ''snobs'', estólidos y lelos, tan incultos, necios e inseguros como para aceptar a estas alturas de los tiempos que es hora de enmendarle la plana al diccionario, cuando no saben usar más allá de unos cientos de palabras. Antes de hacerse cargo de un encargo hay que estar orientado hacia el Oriente. Lo primero es saber donde se está. Mas para ciertos analfabetos funcionales lo mismo es tres que revés. Qué tendrá que ver saber quién se es para negociar con los de Europa; qué tendrá que ver saber dónde se está para escribirse con Bruselas. Pues mire usted: todo. Hace unos años estuvimos a punto de quedarnos sin la ''eñe'' de España, y ahora perderán su título académico muchos de nuestros hombres cultos del pasado. Así es que despídanse de ''El Licenciado Vidriera'' y prepárense a llamarle desde ahora ''El Máster Acristalado''.

Darío Vidal

08/05/05


 

       Masters y Licenciados (08/05/2005 21:49)