Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 25/04/2005


 

''DELENDA EST DEMOCRATIA''


Ha llegado ya el momento. Algunos educadores lo venían advirtiendo y parece que sus vaticionios comienzan a cumplirse. Aseguraban que la educación permisiva, la lenidad disciplinaria y la excesiva tolerancia iban a alumbrar una generación de déspotas y dictadores. Y parece que está ya apuntando en el horizonte más próximo. Después de un periodo histórico timorato e indeciso que ha confundido el diálogo con la debilidad y el reconocimiento del error con la cobardía, las nuevas levas vienen dispuestas a imponer sus puntos de vista si es preciso por la fuerza. No quieren más componendas como las que cocina ZP, para el que negociar no es pactar sino rendirse.

Pero el Gobierno no ha permitido que las juventudes se expresaran y ha decidido hacer lo que se suponía que dirán un día los adolescentes. El ministro Caldera ha hecho preparar un Plan de Juventud del PSOE que además de ser caótico e ininteligible se descuelga diciendo que ''la Democracia es anacrónica'', o sea que es una antigualla y como todo lo pasado de moda, indeseable para nuestros tiempos. Lo que siguiendo el hilo del razonamiento lógico quiere decir implícitamente -o acaso explícitamente- que hay que acabar con ella. ''Delenda est Democratia''.

Ya ven cómo la Historia se repite -sobre todo cuando se oculta y no se estudia- y cómo a los países que olvidan su pasado les condena el Destino a repetirlo. Hace setenta años, la juventud europea tachaba la Democracia de reaccionaria y la acusaba de ser una reliquia piadosa de la burguesía adinerada y liberal. De ahí nacieron el fascismo y el nazismo. Y lo que es peor, así se originaron dos guerras de una crueldad apenas concebible porque tenían un sustrato ideológico. Pero hete aquí que quienes se llenan la boca de Democracia cada día, de modo bastante sospechoso por lo insistente, les dicen a sus alevines en un texto programático para el periodo 2005-2008 que la Democracia ya no está de moda, o sea que habrá que cambiarla por otra cosa. ¿Por qué cosa? Ah, ya se le ocurrirá algo a Jesús Caldera responsable de Trabajo y Asuntos Sociales que para eso cobra. Pero como es difícil que este equipo alumbre cosas nuevas, siempre será posible retornar al tardofranquismo en plan ''renove'', dándole otro nombre y algún retoque.

Esta gente es campeona en desconcierto y, como no tiene programa, cada día amanece con una parida nueva para tenernos confusos y medio turulatos hasta el anochecer, hasta ver si se les ocurre otra, sin darnos tiempo de solicitar actuaciones, pedir cuentas, requerir coherencia y saber adónde vamos. Lo normal, lo lógico, lo decente, es idear un proyecto de gobierno, estudiar su viabilidad y pulir aristas para implicar también a los adversarios, que no tendrán más remedio que cooperar si los administrados entienden que esa propuesta es la mejor para el país. Pero eso exige talento, método, esfuerzo, trabajo y constancia que es un coñazo. Y además no consiente Planes de Juventud con análisis en que se afirme en un lugar que nuestra juventud es comprometida, participativa, solidaria, poseedora de una alta conciencia social e interesada por las acciones humanitarias, y en otro que es una birria insolidaria, egoista, individualista, ociosa, hedonista, despreocupada de la política y la religion, y ''feliz, y satisfecha con su desubicacion ideológica''. ¿En qué quedamos? Lo único claro es que la Democracia está anticuada. ''¡Delenda est Demacratia!''

Darío Vidal

25/04/05

 

       Delenda est Democratia (25/04/2005 17:27)


 

TIEMPOS DE CONFUSIÓN


''Y se secarán los hombres de temor y sobresalto'', dice al texto, no se si de Jeremías o del Apocalipsis de Juan, al referirse a los últimos días. Estamos en ese tiempo desde la jornada de Hiroshima que inauguró la agenda del terror planetario alimentado por la amenaza de las guerras bacteriológicas, químicas o simplemente convencionales, con inexpertos niños-soldado irresponsables, mandados por miserables oficiales-sicario y políticos-monstruo, que pertenecen a especies biológicas en plena expansión. Pero antes que de temor y sobresalto la gente normal se consume de impotencia ante sus gobernantes y de nausea de vivir, porque independiente de lo que nos quede en el convento -dicen los profetas que Benedicto XVI es el antepenúltimo de los Papas-, dan náuseas los métodos, el descaro y el cinismo que esgrimen los dirigentes, decididos a sucumbir si nos llega la hora, haciendo lo que les dé la gana.

Aquí andan en liza socialistas y populares a cuenta de la permisividad del Gobierno al permitir que la ETA retorne al Parlamento vasco mientras el payaso de Maragall quiere hacerse francófono, lo que no debe extrañar porque en muchos de los congresos científicos que patrocina la Generalitat se excluye el español de las lenguas oficiales para presentar comunicaciones y ponencias. Y de paso va a exigir que se traduzcan al catalán todas las películas extranjeras que se adquieran en España, lo que no estaría mal de no ser porque la otra vez que lo hicieron, traducían los parlamentos de los malos no al catalán sino al castellano. Sí, me han entendido: en las cintas de vaqueros y en las de la Guerra Mundial, los indios y los nazis hablaban castellano. En un primer momento, podría mover a risa, pero entenderán que no obedece a un propósito inocente.

Y al otro lado del Océano, ese primor de la Democracia que tiene nombre de abrojo no solo se opone a que juzguen a sus soldados por hacer mal uso de sus armas, sino que quiere abolir la Convención de Ginebra y ha conseguido que el Departamento de Defensa -o de Agresiones- exculpe a los mandos que dirigían y autorizaron las torturas, las violaciones, las sevicias y las indignidades que los soldados norteamericanos perpetraron en la cárcel iraquí de Abu Ghraib. Han procesado y condenado únicamente a cuatro pringaos de la tropa, no menos crueles y despreciables que sus jefes pero menos imputables. En cualquier caso, si el presidente de los EEUU gloriosamente reelegido pese a la tomadura de pelo de las armas de destrucción masiva, los exculpa arguyendo que los pobres no sabían lo que hacían sus hombres -y mujeres para vergüenza también de las mujeres- con los prisioneros de aquel infierno, no se sabe que es peor. Porque de ser así el ejército de Pancho Villa podría vanagloriarse de una disciplina prusiana comparada con la que observan los ejércitos estadounidenses. Así es que si el general Ricardo Sánchez y los suyos toleraron u ordenaron la infamia , muy mal; y si no se enteraron, peor. En ambos casos son culpables.

Al ladito mismo pero del otro lado, el valetudinario Fidel Castro hecho caricatura de sí mismo ha impulsado otro despropósito. Ha alineado en su causa como otra suerte de niño-soldado a Elián González, el ''Eliancito'' que utilizaron como pelota de frontón yanquis y cubanos para sus respectivas propagandas políticas y le han hecho pronunciar una soflama ideológica en la conmemoración del quinto aniversario del suceso. Dejen a Elián que estudie y juegue, por favor. Qué náusea, mis Comandantes.

Darío Vidal

24/04/05

 

       Tiempos de confusión (25/04/2005 01:04)