Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 20/04/2005


 

EL ROBO DE LA INFORMÁTICA


El Tribunal de Cuentas ha sancionado al Ministerio de Administraciones Publicas por despilfarrar el dinero de todos, utilizando un sistema informático de pago como el ''Windows'' de Microsoft, en lugar de un software libre que, como su nombre indica es gratuíto, además de invulnerable a los virus y de bastante mayor fiabilidad. ¿Por qué hay organizaciones e incluso Gobiernos que pagan al señor Bill Gates -el propietario de ''Windows''- miles de millones anuales en concepto de licencias por utilizar sus programas informáticos, en lugar de utilizar otros más fiables que además son gratuítos?

Como saben mis lectores internéticos, el ''hardware'' es la máquina, el hierro, el PC, lo que los escolásticos llamarían materia. Es el soporte, como el cerebro lo es del pensamiento. En ese soporte se aloja el ''software'' que los tomistas llamarían forma. Esto es, los programas que nos permiten enviar y recibir correo, editar textos, hacer bocetos, almacenar fotos, retocarlas, llevar la contabilidad, escanear información y penetrar en las Webs de museos, empresas, entidades, bibliotecas y gobiernos.

Pues bien, cada una de esas actividades esta protegida, en los software de pago, por una licencia que hay que satisfacer a la propietaria de la patente, que cada dos o tres años modifica los programas haciéndolos incompatibles con los anteriores, con la excusa de introducir mejoras técnicas. Entonces el cliente ha de volver a comprar los programas, instalaros y pagarlos, porque los anteriores no le sirven. Este ha sido el gran hallazgo del magnate de la Informática Bill Gates de Microsoft, que ha ido adquiriendo programas para incorporarlos a ''Windows'' hasta convertirla en un monopolio, denunciado en USA por la competencia, que la Administración Clínton sancionó en aplicación de la Ley Anti-trust. Pero el señor Gates financió impúdicamente la campaña presidencial de George Bush, y el nuevo presidente retiró impúdicamente los cargos y la multa a su benefactor. Amor con amor se paga.

Si el Gobierno de España quisiera enmendar la plana a las cosas que Aznar hizo mal, en lugar de distraer con gestos, gruas antiestatuas, revisión de procesos marciales de la Guerra Civil y otras habilidades, tendría la ocasión de contradecir el acuerdo con Bill Gates cuando visitó al anterior presidente para venderle la burra y llenarse los bolsillos con la adhesión de papanatas incautos, u otra cosa peor. El señor Zapatero habría de evitar que el Estado gastase un duro en un producto que puede obtener gratis, con garantía de calidad e inatacable por los virus que han sido capaces, en más de una ocasión, de paralizar Ministerios enteros.

No he logrado averiguar qué paga cada Departamento a la multinacional americana ni el conjunto del Estado, por sus inútiles licencias. Pero sé que a la ''Generalitat de Catalunya'' le cuesta 200 millones anuales desde que Bill Gates se entrevistó con Jordi Pujol. Sin embargo el departamento de Informática no se atreve a adoptar un software libre, como ''Linux'' por ejemplo, ya que resultaría muy costoso sustituír el sistema. Eso dicen. ¿Saben cuanto costaría? Pués 15 millones y por una sola vez. O sea que si en vez de 200, pagaban 15, el primer año se ahorrarían ya 185 millones, y los restantes todo. Pero ahorrar a Cataluña 185 millones resulta carísimo. ¿Adivinan para quién?

Si adivinan a que huele, les regalaré una botella de colonia.

Darío Vidal

20/04/05

 

       El robo de la Informática (20/04/2005 17:05)