Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 14/03/2005


 

MAFIOSOS, GANGSTERS Y PANDILLEROS


Nadie pone en duda que luchar contra el crimen no es tarea fácil. Basta con observar cómo se expande y qué sutilmente se adecua en cada caso a la varia topografía del cuerpo social a que parasita. El llamado crímen organizado de cuello y guante blancos no tiene la sórdida apariencia de las bandas suburbiales, manchadas de grasa y de basura, aunque recurran a parecidos procedimientos. Las mafias suelen ser ''holdings'' de empresas gestionados por honorables hombres de negocios no demasiado escrupulosos con el código de Comercio, que procuran no sacar los pies de las alforjas ni hacer uso de los pistoleros más que en casos de extrema necesidad. Mientras, utilizan la ingeniería financiera y la artesanía fiscal al tiempo que se extienden de manera lenta pero implacable como el aceite, hasta penetrarlo y emponzoñándolo todo. Pueden ser mecenas, ''esponsors'', patronos de fundaciones culturales y directores de organizaciones altruístas y beneméritas que coinciden con las autoridades en las campañas de Navidad, se hacen presentar a los políticos, se implican en la vida social, y comparten mesa, mantel y favores con aquellos a quienes utilizarán.

España, tierra de maleantes y bandoleros -acaso no más que otros, pero no menos- posee un rico vocabulario para designar a ladrones pobres y asilvestrados como los forajidos que andaban fuera de poblado huídos de la Justicia y los facinerosos habituales, con frecuencia violentos más de poca monta. Pero carece del léxico adecuado para designar a esos granujas financieros sin conciencia que ahora nos parasitan. Nuestra mala gente, a costa de la cual se han rasgado las vestes los críticos británicos que han tildado a la ''novela picaresca'' de género inmoral, nunca alcanzó la perfección criminal de sus retorcidos asesinos. Por eso no tenemos más voces que maleante, granuja, bribón, pillo o sinvergüenza, que son sonoros apelativos para pobres diablos, como tunante, bellaco, malandrín, ruin, bergante, rufián, y otros epítetos inadecuados para designar a estos expertos que se sentirían menospreciados y ofendidos si conocieran que les otorgábamos un trato tan poco adecuado a sus méritos.

Aparte de asesino y homicida, y bandido, cuatrero y bandolero que son más bien tecnicismos para designar especialidades distintas del oficio, la manera más cabal de designar a los delincuentes a que están echando el guante estos días en Marbella sería la de pandilleros, o miembros de una pandilla que ''se confabulan para engañar, perjudicar o hacer daño a otros'', que es lo destapado en la ''Operación Ballena Blanca'' con los tres notarios notables, siete letrados y otros cuarenta implicados de varias nacionalidades detenidos, que constituyeron más de cuatrocientas sociedades fantasma bajo la dirección del abogado chileno Fernando del Valle para blanquear dinero -convertido en 251 inmuebles, dos aviones, un barco, 42 automóviles de lujo y otros bienes- procedente de la trata de blancas, el tráfico de estupefacientes, el contrabando de armas, las redes de inmigración ilegal, estafas internacionales, fraudes en Bolsa, secuestros, ajustes de cuentas y homicidios. El más grande embrollo de la Historia. Como en las películas pero de veras. Cabe preguntarse por qué los políticos dejaron crecer ese cáncer. Y exigirles que orillen la frivolidad por una vez. Primero por nuestra propia seguridad, y luego porque la prensa inglesa, tan comprensiva con el albañal gibraltareño, ha comenzado a rebautizar a la Costa del Sol con el nombre infamante de ''Costa del Crímen''.

Darío Vidal

14/03/05

 

       Mafiosos, gangsters y pandilleros (14/03/2005 23:28)


 

EL ESTILO IBARRETXE


Ya sé que los vascos no son tontos. Lo sé por tantos amigos, por la gente de la calle, por mi don Miguel de Unamuno y por Fernando Savater. Lo se. Pero quien siga la precampaña electoral de Ibarretxe no podrá sustraerse a la aprensión de que habla para gente mal dotada. Tanto el fondo como la forma hacen pensar en los primeros grados de una escuela parroquial.

Ayer mismo decía que los único que hacen tanto el PSOE como el PP en cuanto abren la boca es ''hablar mal de Euskadi''. ¿Pero supone que sus oyentes no le oyen más que a él y no leen más que el ''Deia''? ¿Cómo van a hablar mal del País Vasco si socialistas y populares son tan vascos, más vascos tal vez, que él? Y aunque no lo fuesen, a nadie se le ocurriría contender en unas elecciones poniendo como un trapo a los electores. Ese argumento, si es que tal eructo merece un nombre compatible con la racionalidad, no es más que la decantación de su propia torpeza, la expresión de una indigencia intelectual alarmante para sus seguidores, a no ser que sus seguidores entiendan sus palabras como un alarde de sutileza y finura política, que todo podría ser. Que cada cual extraiga sus conclusiones.

El otro razonamiento que constituye el pilar de su anémico discurso, sí que es cierto aunque él lo venda como una felonía, una deslealtad y una traición. Dice que si ganan populares y socialistas no van a dejar que manden ellos.

Pues, hombre, claro. No faltaría más. No iban los socialistas a cometer por segunda vez la sansirolada de cederles la presidencia que no habían conquistado, como hace unos años, para que sus primos hermanos los acaben uno a uno. ¿Que PP y PSOE mandarán si ganan? Por supuesto. Igual que hicieron ellos sin ganar. Igual que se hace siempre. Los partidos se presentan a los comicios para ganar y hacer las cosas a su manera. Aunque él no debe temer que, ni unos ni otros, secuestren la voluntad popular con el chantaje, la amenaza y el miedo como han hecho los suyos durante treinta años, valiéndose de sus primos de zumosol, o sus amigos los grandullones del colegio con licencia para matar. Socialistas y populares jamás les obligarán a salir a la calle con escolta ni les intimidarán con manifestaciones coactivas. De ello puede estar seguro el señor Ibarretxe.

Y entonces sí que vivirán todos -todos digo- en paz, y se reactivara la actividad comercial, y renacerá la pujante industria, y sus moradores recuperaran el sosiego contando con que no corren el riego de que les hagan la raya del cabello con un proyectil de nueve milímetros ''Parabellum'', y los visitantes nativos y foráneos volveran a recorrer aquella hermosa tierra marinera y vegetal, melancólica y alegre al mismo tiempo, tan acogedora y amable antes de ahora. Y muchos que no volvimos a pisarla desde que nos expulsaron con su muda -o sonora- hostilidad de las íntimas tasquitas portuarias (''¿Desde cuándo maketos y txakurras por aquí?'') tornaremos para ''que no nos lo cuenten'' como sugiere su márketing turístico.

Pero los que pensaban alzarse con el santo y la limosna al ser ilegalizada ''Sozialista Abertzaleak'', se han puesto de los nervios cuando han supuesto que no recogerán la herencia de sus votos, si se presenta su blanco sosias impoluto de ''Aukera Guztiak'' . Tienen motivo para ello.

Darío Vidal

14/03/05

 

       El estilo Ibarretxe (14/03/2005 16:49)