Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 05/03/2005


 

''EMBOLICA QUE FA FORT''


No se inmutan los políticos por el concepto que merecen a los ciudadanos. Su actividad es la más unánimemente denostada y peor juzgada en todas las encuestas, pero como ese rechazo no se reflejará en las urnas, no se inquietan. Miren alrededor y sentirán ganas de llorar. No solo es en el ancho mundo; es también en Europa, en España, en las autonomías. Es en los pueblos.

A escala planetaria los intereses -económicos, of course- se mueven a otros niveles, pero a medida que nos reducimos en el espacio comienza a afectarles el mal de la piedra, o el cemento. En Madrid se enmascaran otras causas con el macabro baile de los muertos, de modo que el Alto Comisionado y sus mentores pretenden dar una impúdica fiesta de de gala para honrar a solo una parte de ellos, en la que van a implicar a la Corona, que no puede negarse a lo que demande el Gobierno. ¡Qué triste, Majestad!

Menos mal que Pilar Manjón, que es la homenajeada y tiene la suerte de no ser reina, se ha negado a ser comparsa de su propia desgracia y se ha negado a asistir. Mas acá, por Cataluña, el aire no huele a sala de curas ni formol, por fortuna y por muy poco, pero de los desagües del Carmelo se desprende un hedor poco grato de cloaca. Unos, según dicen, extorsionaron -así de duro es el nombre de los hechos-, otros han hecho la vista gorda -a lo hecho, pecho- hasta que el temor de cargar con toda la culpa, aconsejó al lider tirara por elevación para hacer blanco en el tiempo pasado. Qué bajezas. Pueden llamarse y pretender ser líderes. Qué autoridad moral les autoriza a dirigir y a quién. Dicen los moralistas que la falta de referencias, pautas y modelos está desplazando la atención de los jóvenes hacia la droga, la delincuencia y la marginalidad. Lo que ven.

Lo que parece diáfano es que los políticos no entienden por Política lo que por ella entiende -o entendía- la gente de la calle. Para los ingenuos o los dóciles contribuyentes es una noble actividad desinteresada que se ejerce en favor de los conciudadanos; es una actividad creadora, gestora e higiénica: un compromiso costoso con los iguales, que impone a veces cargos que importan cargas. Para los altruístas gestores, llamados ya profesionales, no se trata de hacer como de entorpecer, de jugar a la contra, de esconder bazas, de reservarse cartas, de vivir, que son dos días. Por eso no actúan mirando al pueblo sino a los rivales, ni obran para alcanzar metas sino para que no las alcancen los rivales, en el poder o la oposición. Los catalanes utilizan para estos casos una expresión cínica y graciosa llena de retranca: ''Embolica que fa fort''. Lía las cosas, que conviene.

Darío Vidal

04/03/05

 

       Embolica que fa fort (05/03/2005 00:00)