Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 25/02/2005


 

¿QUÉ HA DICHO DON PASQUAL?


Pasqual Maragall ha acusado a Convergencia i Unió en el Parlament de Catalunya de haber estado llevándose el tres por ciento de comisión por todas las obras públicas, incluidas naturalmente las de los túneles del metro que oradaron el monte barcelonés de El Carmelo, arrastrando a varios bloques de edificios en su hundimiento y dañando a otros muchos que los inquilinos desalojados se niegan a ocupar nuevamente, después de haber tenido que salir de ellos a pesar de los certificados de habitabilidad librados por la Generalitat.

El cargo que ha imputado a sus predecesores el actual President, al que hay que suponer bien informado y documentado, ha helado la sangre a quienes seguían el debate, y Artur Mas del CiU le ha interrumpido enérgicamente para reprocharle: ''Supongo que usted es consciente de que acaba de mandar a hacer puñetas la legislatura en este País. ¡Le pido que rectifique inmediatamente lo que acaba de decir!'' A lo que Maragall ha respondido sin inmutarse: ''Accedo a su petición, pero únicamente porque en este momento hay cosas más importantes que hacer en Cataluña''.

Naturalmente, Mas insinuaba que, si no rectificaba, no recibiría el apoyo de CiU para el nuevo Estatut de Catalunya. Pero esa amenaza es imposible de cumplir para su grupo porque supondría abjurar de su catalanismo y quedarse sin sustancia. Pero el líder del PSC, que ya había dicho lo que quería, no tuvo empacho en decir que bien, que rectificaba, pero no porque no fuera cierta su afirmación sino porque hay objetivos más ambiciosos que alcanzar.

Todos los comentaristas y contertulios de la madrugada se han ocupado del incidente, que debe tener consecuencias inmediatas porque no es posible sepultarlo con un ''lo retiro''. Es difícil imaginar que a un político bregado como el socialista se le escape lo que no quiere o se le caliente la boca en ''un pronto''. Nada de eso. De manera que CiU habrá de replicar si tiene respuesta, y sino cargar con las responsabilidades de esta catástrofe no menos dramática por haber sido incruenta, que ha afectado a centenares de familias modestas y puede incidir en el futuro de otras muchas, ya que a todo lo largo de la zona excavada están agrietándose y requebrajándose más edificios cada día.

Ya no está en su alero la pelota. Ahora la tienen los vecinos que parecen no aceptar arreglos ni componendas. Quieren saber si el daño se deriva de la deficiente calidad de unos trabajos que debían dar beneficios para que se resarcieran los constructores y para pagar comisiones a los políticos, o si los hundimientos se deben a la irresponsabilidad de los nuevos administradores que, según los precedentes, improvisaron sobre la marcha un nuevo trazado dando un rodeo para no tropezar con una laboriosa masa de rocas, sin realizar los estudios geológicos previos.

El asunto del Carmelo pintó mal desde el principio, y se complicó con la torpe prohibición del ''conseller'' Joaquim Nadal de que afectados, periodistas y fotógrafos accedieran a las simas. Pero la denuncia parlamentaria del President ayer, exige una investigación minuciosa para depurar responsabilidades y dar satisfaccion a los afectados. Se atisba una partida de consecuencias imprevisibles para el gobierno catalán. Zapatero no gana para disgustos.

Darío Vidal

25/02/05

 

       Qué ha dicho don Pasqual (25/02/2005 01:36)