Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 26/01/2005


 

DESLEALES, VENTAJISTAS Y TAHURES


La Democracia es el sistema idealmente más noble y limpio con el que pueden gobernarse los hombres. Pero también es el más vulnerable por los criminales y el más risible para los sofistas y los cínicos. Su garantismo deja desguarnecidas sus murallas, apenas virtuales, ante cualquier asalto.

El escarnio que supone la escandalosa apelación a la Constitución por parte de una organización anticonstitucional como el PNV de Ibarretxe, y la cautelosa solicitud del juez Garzón para que se investigue la posible pertenencia a ETA de su puntual recadero Arnaldo Otegui, procesado y condenado antes por terrorismo, son muestras palmarias de la grandeza y la debilidad del sistema. Por eso conviene defender con toda firmeza y energía una conquista tan frágil.

Es más difícil que acaben con ella unas cuadrillas de dinamiteros, que quienes maniobran desde dentro para hacerla saltar por los aires.

El ''chava'' Josep Lluís Carod Rovira (''charnego'' de baja extracción que pugna por ser aceptado en la sociedad de acogida), ''botifler'' al revés y freudiano matador de su padre, Guardia Civil, al convertirse en paladín del separatismo catalán, pretende socavar la Constitución contra la Monarquía que la hizo posible, comenzando por el propio ciudadano-monarca al que quiere pedir cuentas de su comportamiento en el Congreso. Hay que suponer que por el bien de Cataluña y no para aparecer fotografiado en los periódicos y ser conocido como jamás pudo soñar, gracias a ciertas complacientes mezquindades.

Lo del Partido Nacionalista Vasco, Eusko Alkartasuna y Nafarroa-Bai sería de abuchéo y carcajada, si no fuera porque reciben el apoyo de una banda criminal que hasta hoy, 26 de enero de 2005, ha cometido 838 asesinatos, herido a 1.410 personas, secuestrado a otras 78, nueve de las cuales también murieron, y perpetrado 8.339 atentados. Unos datos que mañana o dentro de una semana pueden quedar trágicamente anticuados. Y que serían más voluminosos sin duda en el caso de que se les retirase la escolta a los 1.106 ciudadanos del País Vasco y Navarra que tienen limitada su libertad de movimientos, han de observar medidas extremas de seguridad como no repetir los mismos itinerarios y mirar los bajos del automóvil antes de arrancarlo pese a ir constantemente protegidos.

Pues bien, esos trileros, esos tahures ventajistas que no solo aceptan sino que alientan seguir el juego con competidores amordazados en su Parlamento; esos tiranos cobardes que justifican y apelan al asesinato y el terror para imponer su equívoca Independentzia haciendo llamadas constantes a la Paz, la tregua y el alto el fuego, cuando sólo ellos apelan a él; esos mismos que han escarnecido, vejado, burlado y violado no solo la Constitución Española y su espíritu, sino también a los vascos constitucionalistas, arriando la bandera constitucional, hurtándoles los mensajes radiotelevisivos del Rey y persiguiéndoles, acaban de pedir a la Mesa del Congreso que reconsidere el procedimiento para tramitar el Plan Ibarretxe, nada menos que amparándose en la Constitución. Y apelando a un precepto constitucional inexistente.

Pedir amparo a una Constitucion que no se acata es de un cinismo nauseabundo, e invocar una norma que no figura en ella es un comportamiento de tahures.

Darío Vidal

26/01/05

 

       Desleales, ventajistas y traidores (26/01/2005 19:20)