Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 16/01/2005


 

¿QUÉ HAY QUE DISCUTIR?


¿Qué hay que negociar, qué hay que discutir, qué hay que pactar con el lendakari Ibarretxe y con ETA? La banda acaba de difundir un comunicado solicitando crear dos comisiones, una en el Pais Vasco y otra en Madrid, para explorar soluciones al conflicto. La ETA acorralada pide tiempo porque mientras hay vida hay esperanza. El tiempo da ocasión a retorcer los argumentos, a desviar la atención centrando el debate en cuestiones subsidiarias, a desorientar a la gente y a esterilizar el discurso.

La negociación es una transacción, un trueque en que cada parte cede en favor de la otra, a cambio de algo. Después de que la Administración del Estado haya cedido cuanto ha podido al Gobierno vasco ¿qué más pueden pedirle? Arzallus decía gozosamente a los suyos, tras uno de los últimos acuerdos, que habían ''sacado'' más de lo que esperaban. ¿Qué ha dado a cambio su partido a los restantes españoles? Todo lo que cabía esperar de él: deslealtad. ¿Y que ha cedido Eta-Batasuna a cambio de esa generosidad para que los nacionalistas se sintiesen cómodos y a gusto? Más amenazas, más chantaje, más atentados, más terror. Quienes aún no lo hayan aprendido después de treinta y cinco años, deben aceptar que los criminales únicamente son capaces de entender el lenguaje del rigor y la fuerza. Y que interpretan la generosidad como debilidad y cobardía.

Ni siquiera los constitucionalistas perseguidos han podido prescindir de sus escoltas, que es lo mínimo que se puede exigir a un gobierno civilizado. Tienen que moverse entre guardaespaldas como los ''gangsters'' del Chicago de los '20 y los delincuentes de la mafia americana. En cierta ocasión sugirió alguien que cada perseguido fuera acompañado por un militante del PNV. Algunos nacionalistas cristianos se prestaron a ello, mas todo se quedó en palabras. Ni aún sabiendo que jamás les apuntarian a ellos, tuvieron la grandeza de hacer la prueba para mostrar a los pistoleros que se sentían solidarios con los colegas amenazados. Y aún eso sería poco, pues nadie libra a los políticos del PSOE y el PP del vacío, de la burla, del insulto y del cerco al que sigue sometiéndolos una sociedad penetrada de nazismo.

Los nacional-socialistas (Sozialista Abertzaleak) y sus valedores y socios de la derecha supuestamente democrática del PNV solicitan negociar una ''salida al conflicto'' vinculados indisolublemente por una red de pactos y convenios en su mayor parte secretos. Una cínica ''salida'' a la inseguridad, las amenazas, la extorsión, el terror y la muerte que solo ellos siembran entre los que cumplen las leyes y se dejan matar. Los monopolizadores del terror se sienten ofendidos por tener que matar y exigen a las víctimas que resuelvan el conflicto. Es inaudito.

Y los burdos y zafios secuaces de Otegui y ''Ternera'' tientan al señor Zapatero halagándolo tan torpe y puerilmente como si fuera un niño, para que pase a la Historia como Blair por resolver la cuestión del Ulster. No dicen, claro está, que el Primer Ministro británico ha aplicado hace ya meses su particular Artículo 155 y suspendido la autonomía del territorio.

Que nadie caiga en la trampa de querer parecer más demócrata que nadie. Los demócratas elaboran, debaten y aprueban sus leyes. Y luego las cumplen y las hacen cumplir escrupulosamente. Lo demás es demagogia. Que nadie caiga en nuevas trampas viejas.

Darío Vidal

16/01/05

 

       Quehayquediscutir (16/01/2005 18:16)