Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 15/01/2005


 

NO ES RENCOR SINO CAUTELA


No es rencor sino cautela. Precaución. Desconfianza.

Cuando la ETA y Batasuna tienden la mano para ''el diálogo'' y aseguran aplazar su vindicación separatista como dijo bastantes veces Javier Arzallus, no se sabe por cuánto tiempo y con qué propósito pero reservandose unilateralmente la facultad de desenterrar el hacha nuevamente, no es aconsejable -ni prudente- adormecerse en la esperanza. Una cosa es la bondad y otra la torpeza. Y cuarenta años de experiencia en el trato con ETA y su partido no favorecen la credulidad.

No es rencor. Y menos, odio. Estamos dispuestos a perdonar como hemos demostrado durante tanto tiempo, reprimiendo las ganas de echarnos a la calle y cobrarnos diente por diente lo que se hacía con nosotros, como en ocasiones nos pedía el cuerpo: porque los etarras también tenían padres, hermanos, mujeres y novias. Pero pronto nos sobreponíamos gracias a Dios y a la altura moral que nos hacía reparar en que aquello no era sino una sinrazón, una injusticia y un crimen como el que llorábamos.

Así es que hemos renunciado a vengarnos -una actitud que les hará sentir vergüenza un día- pero no podemos confiar después de cuarenta años de incumplimientos, crímenes y engaños; después de cuarenta años de insultos, burlas y humillaciones a los vivos, y escarnios y profanaciones de los muertos, expresadas en llamadas insultantes a los familiares y comunicados plagados de embustes sobre los comportamientos de las víctimas para justificar los tiros en la nuca. No podemos confiar en la palabra de quienes no se ha arrepentido en cuarenta años, ni sienten remordimiento, o cuando menos fatiga de matar tanto.

Serían precisos, para resultar creibles, cuarenta años de concordia y de paz del complejo ''abertzale''. Porque una conversión tan radical supone una toma de conciencia tras un proceso laborioso de reflexión. No es creíble que a la semana de la carta de ''Josu Ternera'' leida ante Atutxa por Otegui, en la Cámara vasca, la banda renuncie a la independencia ''por el momento''. ¿Y al asesinato, y al crimen han renunciado? ¿Por qué no renuncian a la extorsión que están practicando estos mismos días con un nuevo envío de cartas conminatorias exigiendo el ''impuesto revolucionario''? ¡Quién va a creerles!

Es solo una estrategia. Ibarretxe manifestaba tras su reciente entrevista con Zapatero que la separación de España no es una cosa inminente. Hoy dice Otegui de parte de sus jefes, que posponen la independencia por el momento. ¿A qué se debe esa transición de la premura al sosiego? Pues en primer lugar a la firmeza del presidente Zapatero al oponerse a su caótica demanda. Y a que las recientes estadísticas sugieren que las nueces aún no están maduras. Por lo menos hasta que la siembra de las ''ikastolas'' comience a dar cosecha. Que la dará. Y también a que el cerco en torno a Urruticoetxea Bengoetxea está cerrándose.

Los que hace una semana abominaban de sus compatriotas y les insultaban llamándoles españoles, les tienden hoy la mano (con la trampa). Los que celebran que nos asesinen con caviar y cava helado como De Juana Chaos, nos brindan hoy la tregua. Mal deben estar para asumir tal humillación, cuando no ha pasado ni el tiempo ni han cambiado las personas.

Los mismos de ayer, los rostros de los matarifes de siempre, nos proponen negociar. No es rencor. Es que no podemos creerles.

Darío Vidal

15/01/05

 

       No_es_rencor_sino_cautela (15/01/2005 18:08)