Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 02/01/2005


 

EL ''PLAN ROSA DÍEZ''


Uno no es mas que un opinador sin luces, un espontáneo que algunos acusarán de ingenuo porque escribe sin poseer los datos que ellos conocen y ocultan. Pero se sorprende de que los ciudadanos más enterados no digan lo que la gente espera. Saben mucho y el saber paraliza a veces. Están en el secreto de los pactos, de los silencios, de los compromisos y de los favores correspondidos o por corresponder.

Pero cuando está a punto de desfallecer, aceptando que se hallaba por completo equivocado, surge la voz de una mujer que sin duda está al cabo de la calle, para decir lo que la infinita mayoría espera y desea. Lo que modestamente sugería desde su infinita lejanía el que esto escribe. Y comienza a maliciar que, al revés de lo que debería, la política -la pequeña política con minúscula de los trajinantes- consiste en complicar las cosas fáciles y enturbiar las transparentes. Por eso los chalanes convierten su remedo de política en un chalaneo que avergüenza, marginando a los demás con la advertencia de que no están en condiciones de entender sus intrincadas razones. Rara cautela para ciudadanos bien formados, esgrimida por licenciados que no ejercieron nunca su carrera o no la terminaron.

Por dos veces consecutivas el Plan Ibarreche ha superado en pocos días los dos primeros trámites para proclamar la independencia de Euskal Herría. Y todo el mundo contempla con sobresalto la carrera imparable del Gobierno vasco hacia un precipicio en que puede volver a precipitarnos a todos nosotros, según suele desde hace casi un siglo. Pero a un observador de la calle no le parece que estemos en una situacion desesperada. Lo mismo piensa la diputada europea Rosa Díez, que ni ignora ni está en la calle.

Hay cauces políticos y cauces jurídicos para acometer los proyectos. Existen la Constitución consensuada y los Estatutos negociados para fijar los cauces, y el Derecho común para señalar los límites. Los padres constituyentes tuvieron buen cuidado de trabajar con rigor y cordura. No hay pués más que decir, ni divagar, ni negociar, ni embarullar. Y menos aún porque un individuo con complejo de inferioridad, que no logra exorcizar sus traumas religiosos, familiares y profesionales, pretenda curarse por elevación, nada menos que siendo protagonista de la Historia -es una aspiración típica en estas patologías- y esté dispuesto a todo. Pero él no tiene nada que perder y nosotros, sí.

Mas he aquí que quien se postula para caudillo de los vascones ha cometido algún error -por calificarlo benignamente- en plena crisis alucinatoria, y ha sacado los piés del tiesto, poniéndose al margen de la Ley y burlando el Estatuto de Guernika, al tiempo que Atutxa lo hacía también negándose a acatar el dictámen de los jueces y acogiendo en la Cámara al ilegalizado partido de los terroristas, gracias a cuyos votos, por supuesto ilegales, se ha aprobado el ''Plan''.

De modo que después de muchas vueltas, los del PNV se reunen con los de la ETA ambos en la ilegalidad, coincidiendo con Otegui que leyó en la sesión el manifiesto del ''Josu Ternera'', su amo y otra vez jefe de ETA en plan macho, para que los vascos y su gobierno sepan quien manda.

Rosa Díez señala la estrategia: la Ley, el Tribunal Constitucional y el pacto entre el PSOE y el PP. Pero ya. Vean qué sencillo.

Darío Vidal

02/01/05




 

       El Plan Rosa Díez (02/01/2005 21:07)