Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 23/12/2004


 

SÍ PERO NO


Don Rodrigo Rato, que estimuló la compra del ladrillo con exenciones tributarias mientras fué ministro de Economía, opina desde la cúpula del Fondo Monetario Internacional que las hipotecas inmobiliarias no deberían desgravar ante el fisco porque pueden llevar nuestra economía a la bancarrota.

Uno no entiende de estas cosas. No entiende de estas cosas no porque sean tan difíciles como quieren hacernos creer, sino porque parecen tan irremediable y fatalmente aburridas que no nos compensaría del esfuerzo de estudiarlas, y, por otra parte, el hecho de entenderlas tampoco nos permitiría influir en las decisiones. Pero sorprende mucho que la misma persona que ha estado alentando un política determinada cuando oficiaba de ministro en su país, defienda la contraria cuando ostenta un cargo en la administración planetaria.

Es evidente que las cosas parecen distintas según sea el ángulo desde el que se contemplan, pero no tanto como para desorientar a un experto. Averiguar qué es y dónde se halla la Verdad nos llevaría a una indagación epistemológica de singular hondura y a plantearnos los criterios objetivos de credibilidad. Algo así como transitar por la Historia del pensamiento desde el origen de los tiempos. Las discusiones no son siempre producto del empecinamiento ni de la mala fe, sino consecuencia de nuestra perspectiva y nuestro leal saber y entender. El lugar, la situación, el tiempo, la circunstancia y la edad nos pueden llevar a interpretar los hechos de un modo diferente. Pero es dificil entender que una misma persona a la misma edad, en un intervalo de sólo seis meses, sin haber variado la situación ni las circunstancias, pueda variar su oponión diametralmente por un mero cambio de lugar.

¿Se equivocó entonces o se equivoca ahora; mentía hace unos meses o lo hace ahora? ¿Piensa en beneficio de su país o del conjunto de los que constituyen el fondo? ¿O dicho de otro modo: se hallan tan contrapuestos los intereses nacionales de los internacionales y son abiertamente inconciliables?

He aquí una incógnita para la reflexión.

Darío Vidal

23/12/04





















 

       Si pero no (23/12/2004 23:45)