Hemeroteca:


Octubre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
       

Publicado: 21/12/2004


 

LIBERTAD E IMPUNIDAD


José Antonio Urruticoechea Bengoechea ''Josu Ternera'', diputado garante de los Derechos Humanos en el Parlamento vasco, reo de asesinato, en paradero desconocido y prófugo de la Justicia, ha sido desposeído de su acta de diputado después de varios años de escarnio del Derecho por parte de los instituciones vascas. Una decisión que se produce veinticuatro horas después de que los suyos hayan hecho posible la tramitación del Plan Ibarreche.

Lo que cabe preguntarse es por qué razón un partido ilegalizado en los tribunales sigue votando o absteniéndose, esto es decidiendo en la política de un territorio, sin que la policía actúe para hacer eficaz el veredicto de los jueces, impedir el desacato y evitar la burla y el descrédito. Y cuál es el motivo por el que no ha actuado tampoco contra la actitud de abierta rebeldía de Javier Atucha.

El PP no supo qué hacer ante la flagrante desobediencia y dejó pasar las cosas sin tomar medidas, transmitiendo el mensaje de que aquí sólo cumple las leyes el que quiere. Es inexplicable que el gobierno no adoptase precauciones para prever las alternativas posibles y careciese de información sobre cuales podían ser las respuestas del coordinador parlamentario.

Lo cierto es que hemos llegado donde nadie esperaba, como consecuencia de esa cobarde indecisión y aprendimos que cada paso que no se da a tiempo abre un abismo cada vez más difícil de franquear. Ninguno hubiese pensado que se fuese a imponer una tesis separatista gracias al apoyo, aunque fuera disfrazado de abstención, de un partido fuera de la Ley, inconcebiblemente tolerado como polizón por un Parlamento cuyas decisiones, tal vez, carecen de licitud por ese grave defecto de base.

Pero, en fin, doctores tiene la Iglesia. Y argucias Satanás. Porque todo este desorden se apoya en una falaz apelación al derecho que tenemos todos a obtener un trato respetuoso, incluyendo a quienes se infiltran en el sistema para volarlo desde dentro, aprovechando las actitudes hipócritas de una sociedad sin criterio que confunde impunidad con derecho, sabotaje con discrepancia, y libertad de expresión intelectual con pornografía y con insulto. Por eso mismo tiene tanta importancia la previa definición de los conceptos que vamos a utilizar en cualquier debate, con objeto de que los cínicos no sostengan que ''región'', ''autonomía'', ''nacionalidad'' y ''nación'' son nada más que sutilezas semánticas que no afectan a la realidad política.

Es otra falacia para ingenuos, sembrada como una mina por los sofistas conocedores de la palabra. Lo mismo que la confusión entre libertad de expresión y conjuración liberticida, que consiste en agazaparse en la prerrogativa para negar a los demás. No es lícito pretender confundir libertad de opinar, libertad de razonar, libertad de pensar, libertad de idear para ensanchar la dignidad, con impunidad para insultar, difamar, alentar el delito, exaltar la paidofilia, elogiar el terrorismo y propagar doctrinas antidemocráticas.

En la Democracia cabemos todos. En los sistemas totalitarios no caben más que los correligionarios. Los que no son del partido no son ciudadanos. Por eso tolerar a los totalitarios entre los demócratas equivale a excluir a los demócratas. Es lo que sucede con los nacionalistas aunque se disfracen.

No enuncio una hipótesis. Miren alrededor.

Darío Vidal

21/12/04

 

       Libertadeimpunidad (21/12/2004 18:30)