Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 29/11/2004


 

SIGUE EL ACOSO


Mientras José María Aznar depone ante la Comisión Parlamentara del 11-M como un detenido, como un reo, como un acusado, durante once horas sin una pausa para comer siquiera -un verdadero interrogatorio en toda regla-, aparece el peine de aquellos insistentes rumores que surgieron mediado el mes de marzo, en los que se le acusaba de pretender anular y aplazar las elecciones y proponer al Rey que declarase el estado de excepción. Otra imputación falsa que sugiere la imagen del acoso de la presa fatigada, por la cobarde jauría de los canes.

No soy un incondicional del ex presidente del Gobierno porque no puedo estar de acuerdo con alguna de sus maneras, alguna de sus decisiones y la actitud arrogante y despectiva de superioridad insultante que le ha enajenado la simpatía.

Es injusto pero es humano. Al señor Aznar, que es honesto, eficaz y creo que sincero además de sólidamente preparado, le ha faltado el apoyo de la gente porque resulta antipático. Es una lección que deberían aprender quienes aspiren a congraciarse con la opinión. Y no me refiero al señor Zapatero que ha devaluado su sonrisa a fuerza de llevarla siempre puesta. Pero el caso que la gente vota a aquel que le es próximo, familiar y asequible, de modo que no hay que echar a broma el éxito de Regan y ahora de Swarzeneger en la política de los EE.UU. No solo son tan pueriles al otro lado del Atlántico. Aquí no les vamos a la zaga. Aquí votar a alguien es darle el sí, es comprometerse para que se comprometa y le exigimos las mismas virtudes que si fuésemos a meternos en la cama con él. ¿Qué más dará que un político sea distante, si es competente? Pues da lo bastante como para que lo rechace la opinión pública. Es desolador llegar a esta conclusión, pero uno da en pensar que al pueblo, igual que a los compradores compulsivos, le gusta ser engañado por un parlanchín sonriente, hábil, simpático y ''colega'', antes que desengañado por un señor seco, cortante y sobrio, que cuando sonríe lo hace forzadamente como si acabaran de pisarle un callo.

Sin embargo, al margen de estas consideraciones convendría que se actuase contra el inventor del infundio del aplazamiento de las elecciones, el golpe de Estado, y las supuestas presiones al Monarca para que declarase el estado de excepción. No son imputaciones baladíes. Es preciso averiguar quién era ''el informador que se encuentra en la Junta Electoral Central'' y quiénes las ''fuentes anónimas de la Casa Real'' a que se refiere el correo electrónico de Iñaki Pierrugues, asesor del grupo parlamantario socialista en el Parlamento Vasco y concejal de PSE-EE en Escoriaza. Y si sus fuentes son, como parece, pura invención de este personaje que a las 18'45 del 16 de marzo de 2004 no parecía especialmente compungido por lo que acababa de suceder cinco días antes -doscientos muertos y mil quinientos heridos en los trenes de Madrid- y desde su puesto de trabajo (<iñaki.pierrugues@parlam.euskadi.net>) se entretenía en difundir informaciones falsas con la indicación de ''Mensaje para distribuir''.

¿Por orden de quién acometió esta tarea Iñaki Pierarrugues desde su lugar de trabajo en el Grupo Parlamentario?

Es absolutamente inaplazable acometer las tareas encaminadas al esclarecimiento de estos hechos, porque el nacimiento de Internet no puede dar patente a los bromistas, los irresponsables o los delincuentes para la intoxicación anónima y para realizar actos de desestabilización y sabotaje como el que acaba de descubrirnos ''La Razón''.

Darío Vidal

29/11/04

 

       Sigue el acoso (29/11/2004 22:08)


 

VOLADURA DEL ESTADO



En una entrevista aparecida hoy, Esperanza Aguirre considera perverso que un partido independentista dicte la política española. He manifestado alguna vez el mismo pensamiento pero nunca con tan sencilla nitidez.

En un sistema democrático es imaginable y acaso deseable -aparte de las dificultades que tal cohabitación entrañe- que gobiernen asociados los rojos y los blancos, los verdes y los azules, los republicanos y los monárquicos. Lo inconcebible por mucho que se apele a la Democracia, que para los sofistas timadores y trileros es la capa que todo lo tapa, es contar con el apoyo de los separatistas porque lo que pretenden es la fractura de ese Estado. Por encima de la democracia debe estar el sentido común.

Razonemos. La meta última de un separatista -y casi la única porque no sabe nada de gobernación- es la secesión. Y naturalmente se propone favorecer situaciones y promover estrategias que desgasten al Estado. Nadie crea que va a colaborar a fortalecer la nación de la que desea escindirse. Será la piedra en el zapato, el clavo en el neumático, la gotera en el tejado y la cucaracha en el frigorífico. Si no la bomba en la fábrica, el sabotaje en el transformador, y el tiro en la nuca, como hacen los separatistas en versión asesina y etarra.

Si nos atenemos a los hechos, respondan qué propuesta ha formulado Pasqual Maragall para mejorar la economía, la cohesión, la credibilidad y la imágen de España. Cuando muestra en la Feria de Guadalajara (Méjico) la manifestacion tan española, de la catalanidad, sabe que obtendrá el apoyo sentimental que le negarían si exhibiese un gesto de rechazo. De modo que su discurso no es una forma de darse a España sino otra manera, sutil pero eficaz de servirse -y obtener- de España. Qué ha dado al conjunto de los españoles sino vejaciones y desplantes, como las ''misiones comerciales al extranjero'' de país soberano; como pretender independizar de España -por algo se empieza- sus Federaciones Deportivas y mil cosas que todos recordamos.

Y qué diremos de José Luís Carod Rovira, que difama a sus compatriotas entre los que crea disensiones y promueve el rencor movido por un resentimiento esquizofrénico -aragonés desarraigado e hijo de Guardia Civil en Cataluña- que sólo él podría explicarnos. En lugar de allanar caminos y resolver conflictos que es lo que los ciudadanos esperan de los políticos, no ha hecho sino crear tensión y cavar diferencias, hasta tomando como pretexto el idioma con la falsa polémica del catalán/valenciano, la escisión de las Federaciones deportivas, el boicot a la candidatura olímpica de Madrid en 2012 , el encuentro con la dirección de ETA en un lugar de Francia, para que no matasen catalanes. Y no es lo único.

El lema del separatismo como el de la revolución es que cuanto peor, mejor. Hay que crear las condiciones para que la nación se desintegre, minar su sustancia, provocar su debilidad y desencadenar la crisis. Es imposible por ello que un separatista colabore en la prosperidad del país. Que un grupo separatista colabore en la gobernacion del Estado es tanto como abrir las puertas al Caballo de Troya. Por eso, como hoy decía Esperanza Aguirre, es una perversión -y yo añadiría que un suicidio-, dejar que un partido separatista dicte la política española.

Darío Vidal

28/11/04

 

       Voladura del Estado (29/11/2004 18:13)