Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 26/10/2004


 

JUNTA DE LIBERTAD


Una hilera de rojas luminarias avanzaba en la penumbra hacia el pedestal en que unas muchachas acababan de dejar sus ramos de flores frescas, después de ascender por la escalinata de la Iglesia en una solemne procesión láica. La plaza toda de Villanueva de Sijena es un pretexto para que se erija el templo que la preside. Una tosca construcción del primer gótico construída con sillares y sillarejos de esa dulce arenisca rosada de los Monegros.

El chato campanario coronado por una cúpula lombarda, da amparo a dos enormes nidos sobre los que las cigüeñas trenzan en el cristalino cielo azul del atardecer su elegante rúbrica de pendolista.

Silencio. Los vecinos agrupados en la plaza contemplan e intervienen recogidos en esta ceremonia misteriosa, que aún sin pretenderlo tiene un inevitable acento litúrgico. En la mudez respetuosa que envuelve el pueblo, apenas se oye el tenue deslizarse de los pies y una lejana música que evoca el sacrificio del ''hereje''. Y en el aire contenido de este otoño primaveral y tibio, una atmósfera opresiva nos hace sentir a todos culpables de la muerte del hombre, mientras depositamos las llamas titilantes ante Miguel de Villanueva, Miguel Servet, físico, médico, teólogo, reformador religioso, astrónomo, astrólogo, filósofo y humanista, sabio descubridor de la circulación menor de la sangre y crítico con el dogma de la Trinidad, apodado por él mismo ''Revés'' en una premonitoria burla macabra.

Las campanas tocaban a muerto recordando la pasión y acabamiento de Miguel Servet, español de Aragón (''ex Aragonia hispanus''), portando en las manos temblorosas el recien firmado Manifiesto de Sijena en homenaje póstumo de aquel coloso del pensamiento, que tras ser quemado ''en efigie'' por la Inquisición romana fué torturado y quemado en la pira por decisión personal de Calvino, con leña húmeda y a fuego lento, en la ginebrina colina de Champel frente al lago Leman y los Alpes, sin querer retractarse de que Cristo era ''Hijo de Dios eterno'', más no ''Hijo eterno de Dios''.

En esta vía dolorosa 450 años posterior, no estuvo Farel a su costado pero le acompañaban el catedrático de la City University de Nueva York, Angel Alcalá, autor de una primorosa edición crítica de su Obra Completa que aparece estos días; el teólogo Luís Betés; José Bada, filósofo y ex-consejero de Cultura; Lluis Duch, de la Universidad de Barcelona; Gustavo Palomares, catedrático de Relaciones Internacionales; Mirian Hillar, profesora de la Texas Southern University (Huston, EE.UU.); Fernando Solsona, catedrático de Radiología y jefe del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Miguel Servet de Zaragoza; Luis Miguel Tobajas; Jesús Vived; Donald W. McKinney, ministro emérito de la Primera Iglesia Unitaria (N.Y. EE.UU.); Eduardo Montull, de la Academia de Jurisprudencia y Legislación; el promotor general del Instituto, Bizén D'o Río; el alcalde Ildefonso Salillas, el presidente de Monegros Manuel Conte, profesores, intelectuales, políticos y vecinos, que le honraron con la mágica ofrenda del fuego y un manifiesto para la esperanza, mientras la estatua sedente del sabio ganaba estatura orlada por la luz temblorosa de los exvotos titilantes, metáforas del pensamiento, en la noche tibia y misteriosa cuyo silencio solemne enfatizaba el sonido espaciado de las severas campanadas, prestando ritmo y armonía a la más dispar y unida Junta de libertad.

Darío Vidal

26/10/04

 

       Junta de libertad (26/10/2004 16:40)


 

CONGRESO INTERNACIONAL

DEL AÑO SERVETIANO


MANIFIESTO DE SIJENA


El 27 de octubre se 1553 Miguel Servet, español de Aragón, como él se definía, humanista, médico, filósofo y teólogo reformador nacido en Villanueva de Sijena, en la provincia de Huesca, fue quemado vivo por los calvinistas de Ginebra. Le acusaron de herejía como ya había hecho antes la Inquisición española y después francesa, de cuya cárcel escapó. Servet, pensador radical y, en consecuencia, arriesgado, autor de unos pocos libros de gran calado intelectual, quería ''restituir el cristianismo'' a sus doctrinas y prácticas originales, las anteriores al Concilio de Nicea del año 325. En esa época, según él, ni unas ni otras se habían contaminado con dogmas incomprensibles como el de la Trinidad de Personas en un solo Dios ni con costumbres como la de bautizar a niños desprovistos de libertad y de fe propias. En conjunto, Servet proponía todo un sistema de pensamiento y de acción que ninguna de las instituciones religiosas podía aceptar sin renunciar a sus tradiciones y sus costumbres, que él estimaba anticristianas y profundamente corruptas.

Lamentablemente, el más radical, innovador y permanente de sus mensajes quedó oscurecido por el humo y la ceniza de la hoguera en que ardió. Este es el motivo de que queramos proponerlo como urgente, pues nunca fue tan necesario como en el convulso comienzo de este siglo XXI. Durante largos siglos, ni católicos ni protestantes permitieron proclamar la libertad de conciencia como derecho esencial e innato a toda persona. Con el derecho a la vida, no sólo es base de todos los demás, sino que constituye la condición inalienable de la dignidad humana.

Oscurecido pero no olvidado. Las grandes ideas tardan a veces siglos a imponerse en la historia colectiva. ''Me parece grave (escribe Servet a sus veinte años, adelantándose a los nuevos tiempos al cabo de más de mil años de silencio) matar a un hombre sólo porque en alguna ocasión yerre''; ''[esta] nueva invención [fue] ignorada por los Apóstoles y discípulos de la primera Iglesia''. Por defender las propias ideas, proclama en otra parte, ''nadie debe ser perseguido, por más que, como suele decirse, parezca que todo el orden del munda se vaya a descomponer''. Bien lo interpretó otro humanista perseguido, Sebastián Castellio, cuando le gritó a Calvino y a todos los tiranos aquella frase inmortal: ''Matar a un hombre por defender una doctrina no es defender una doctrina, es matar a un hombre''. Por fortuna, en aquel fuego ginebrino prendió el fuego que enarbolaron los pocos que se atrevieron, como Servet, a desafiar con su inteligencia y su sacrificio las rutinas de una injusticia inmemorial. Y hoy, gracias a esa germinal idea servetiana de la libertad, que fue recogida y desarrollada por filósofos y políticos progresistas, disfrutamos de la nuestra en todos los países democráticos.

Cada cual debe ser, pues, libre para elegir el sendero que según su conciencia puede llevarle a la luz. Pero libertad de conciencia equivale a un estado de convivencia más profundo que la mera tolerancia , la cual siempre implica cierta actitud de condescendencia desde un nivel superior. La tolerancia, pues, puede conducir a la coexistencia de diferentes colectivos, como lo que sucedió en la llamada España de las tres culturas, pero no lleva necesariamente a ese estadio de las relaciones humanas que calificamos como convivencia, sin el cual no cabe afirmar la dignidad de la diferencia.

Donde solo una verdad es tenida por evidente, nada es nunca criticado ni se generan chispas de creatividad. Servet enseña que cada cual necesita enfrentarse con sus propias verdades y con sus posibilidades alternativas. Esta actitud fuerza a justificar las propias ideas y a producir sinceridad y excelencia. Igual que una auténtica cultura necesita libertad para florecer y el pez agua para vivir, así el sentimiento religioso de cada persona y las religiones en cuanto instituciones, viven y respiran mejor en respetuosa libertad recíproca y en total independencia del Estado.

Muchos crímenes se han cometido y se siguen cometiendo por culpa de los estímulos predicados por algunas religiones. Toda religión es ambigua: fuente de consuelo, esperanza y compasión, pero también en muchas ocasiones fuente de intolerancia, desprecio e incluso violencia. La nueva situación internacional obliga a extender al islamismo radical lo que parecía propio de la Iglesia en sus cruzadas y su Inquisición, y del protestantismo con su intransigencia similar a la católica. Toda religión puede inspirar actos de odio cuando se siente exclusiva. En nuestra época predominan prejuicios de todo tipo, tanto étnicos como religiosos, que deben ser superados a fin de que no perezcamos todos en esta desintegración y esta violencia que nos atosiga.

Pero la libertad es indivisible. La de conciencia, expresión y decisión de cada persona, exige su complemento: no se puede ser libre en el ámbito privado de la vida humana y dejar de serlo en las varias dimensiones de la vida social. Por eso, a la vez que exigimos con Servet que a todos los hombres y pueblos del mundo les sea posible disfrutar de su derecho innato a estas libertades básicas, proclamamos también como esencial el derecho a la igualdad, el derecho a la enseñanza (sin que sea tolerable obligar a impartirla en lengua distinta a la materna si así lo exigen las leyes fundamentales o la tradición cultural o social del territorio en que se vive), el derecho a la familia, el derecho al trabajo y a la vivienda, el derecho a la salud, el derecho a un medio ambiente no degradado, el derecho a la libertad de empresa coherente con un estado de bienestar eficiente, el derecho a la libre asociación, el derecho a exigir de los gobernantes el cumplimiento escrupuloso, tanto de las administraciones públicas de todo tipo como por los ciudadanos, de las constituciones que rigen el destino de una sociedad, y en definitiva y por encima de todo, el derecho a la paz, la cual es solo posible como fruto de la justicia política y social.

Para garantizar estos derechos, implícitos en la doctrina de Servet, ningún régimen político supera al sistema democrático, culminación de los logros intelectuales perfilados en el Renacimiento y perfeccionados en la Ilustración. Pero esta tradición humanista e ilustrada ha sido siempre contestada desde numerosas posiciones que abarcan desde el fanatismo de inspiración religiosa hasta la mas reciente indiferencia postmoderna. El postmodernismo dominante representa la más soterrada operación de vaciado de contenido de las democracias, manifestándose en el relativismo cultural, el egoísmo individualista, la crítica negativa, el pesimismo social y la irresponsabilidad nihilista.

Frente a los fanatismos religiosos y a los absolutismos políticos que niegan la existencia de los derechos inalienables del individuo o enervan su ejercicio, es menester luchar pacíficamente, con palabras de convicción y no con armas de destrucción, para que estos principios fundamentales sean aceptados y puestos en práctica por todos los hombres y pueblos de buena voluntad. No en el nombre de Dios o de una idea política, que tantas veces han servido y aún sirven para dividir y matar, sino en el nombre del ser humano y de la naturaleza que le rodea, cuyos elementos también participan de la esencia divina. Y así se mostrará que la hoguera de Servet no ardió en vano. La luz de su fuego nos ilumina todavía.



Congreso Internacional del Año Servetiano

Instituto de Estudios Sijenenses ''Miguel Servet''/ Michael Servetus Institute Zaragoza / Villanueva de Sijena, 22-23 octubre 2004.

 

       MANIFIESTO DE SIJENA (26/10/2004 02:35)