Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 15/10/2004


 

MOORE FOR PRESIDENT


La confrontación televisiva de Kerry y Bush en la Universidad de Arizona fué un intercambio de obviedades entre un adulto y un adolescente, pero aunque se dió por vencedor al primero, los electores mantienen aún reticencias. La cosa no está clara todavía y los expertos otean el horizonte para atisbar, si es posibe, la Sorpresa de Octubre capaz de inclinar la balanza del lado del actual Presidente.

Kerry decía que su oponente no se había tomado en serio la captura de Bin Laden que sigue libre y al parecer operado del riñon por la frontera de China. Si la Sorpresa de Octubre fuese la aparición de este personaje, se desvanecería toda esperanza para ''el pretendiente''. Aunque la cosa se complica porque según parece, Bin Laden puede haber sido sustituído por uno de sus guardaespaldas, ha aparecido Zarqaui, varios mulás se han puesto a predicar la ''yihad'' en Irán, donde según el gobierno iraquí los terroristas islámistas estan siendo acogidos, y en opinión de ''The Washington Post'' se están fraccionando los grupos de resistencia. Un rompecabezas.

Pero los observadores tienen la mirada fija en indicios aparentemente tan frívolos como la venta de máscaras de Bush y de Kelly para la noche de Halloween: se ha comprobado que gana aquel cuyo rostro se ve reproducido más veces por la calle.

Pero los demócratas, ''a Dios rogando y con el mazo dando'', se han puesto a la tarea de prevenir pucherazos, escarmentados por las irregularidades de los anteriores comicios, y a denunciar actitudes y procedimientos capaces de desestabilizar los próximos. Mientras por su parte los republicanos aseguran que ''se pueden ganar los debates y perder las elecciones''. Unos y otros saben que el rigor de Kerry le distancia del pueblo, que abomina de los ''cabezas de huevo'', y se identifica con los que se equivocan mientras sean campechanos. Parece como si el pueblo americano atendiese más a la música que a la letra. Desconsuela el desprecio por la excelencia. Y decepciona que tantas propuestas inteligentes sean desechadas por falta de análisis y reflexión. Allá y aquí. De la militancia poco hay que esperar sagacidad, pués carece de criterio desde el día que delegó su capacidad de pensar en la ejecutiva del partido. Aunque por lo que hace a EE.UU. Sorprenden además ciertas chapuzas como que en cada circunscripción estatal se apliquen sistemas distintos de elección y de recuento. Y si fuéramos un poco malpensados, sospecharíamos que alguien prefiere nadar en río revuelto.

Un amigo estadounidanse me habló hace algún tiempo de un documental titulado ''Bowling for Columbine'' que denunciaba la política de Bush. Su autor Michael Moore, es un tipo desgalichado y simpático, con cazadora y la clásica gorra de beibol, que escribió ''Estúpidos hombres blancos''. A primeros de este año ha aparecido ''¿Qué han hecho con mi país, tio?'' que completa al anterior. Los tengo subrayados, anotados y comentados, y dice verdades como puños. Pero me temo que los candidatos no los han leído. Y es lástima, porque el que aplicase su elemental doctrina -con permiso de los ''holding''- terminaría arrasando. Cuando menos entre la gente de bien, que yo pienso que es la más aunque quieran convencdernos lo contrario los fabricantes de armas.

Moore dice con aparente candor que es una lástima que los EE.UU.caigan tan mal en todas partes y que sin embargo puedan hacerse tantos amigos a nivel personal. Y sugiere no beberse toda el agua para que beban los demás; no respaldar a los dictadores; no imponer la dictadura de los EE.UU cuando se derroca otra dictadura; procurar no matar muchas monjas, obispos y paisanos si lo que se pretende es ayudar a un país; ser menos avariciosos y acabar con los niños esclavos; renegar de la ''guerra preventiva'' que predica el señor Bush; averiguar por qué demonios hay cientos de millones de personas de por lo menos tres continentes, que están ''tan cabreados con Israél y los judíos'', y aprender que el modo más eficaz de acabar con el terrorismo es dejar de ser terroristas nosotros (''Qué han hecho...'' pags 131 y sig. Ediciones B) ''Y, por cierto -termina- ¿recuerdas aquello de tratar al prójimo como a tí mismo? Bueno, pues ¡sigue vigente!''

Yo voto a Michael Moore.

Darío Vidal

15/10/04

 

       Moore for President (15/10/2004 21:38)