Hemeroteca:


Octubre 2021
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 07/10/2004


 

EUROPA ASIÁTICA



Turquía se halla en trance de negociar su integración en Europa, después de que la Unión le haya impuesto modificar su Código Penal para que su legislación sea más respetuosa con los Derechos Humanos y pueda homologarse a las democracias occidentales. Turquía es un país cuya vocación europea se hizo patente antes de que se hablase de la primera Comunidad, cuando a principios del siglo XX, Mustafá Kemal ''Atatürk'' abolió el sultanato para instaurar una república de corte occidental e introdujo el alfabeto latino.

No siento ninguna prevención hacia Turquía por ser la frontera islámica del Islam, ni porque nos remita a Juan de Austria y a Lepanto. Lo que me inquieta no es que haya tenido que adecuar su economía, que es lo lógico, sino que haya tenido que cambiar también de atuendo y de talante para tener cabida entre nosotros.

La pregunta es si un país musulmán puede, pese a tener una constitución láica, asumir plenamente un comportamiento sinceramente democrático, porque, hasta el momento, la fidelidad a la ''sharia'' lo ha hecho incompatible.

Cabe preguntarse entonces si Turquía es Europa, si Turquía puede ser Europa, y finalmente qué es Europa. Y eso no porque la perversa, la rapaz, la imperialista, la explotadora Europa sea mejor que nadie, que no lo es, sino porque la concebimos como un ámbito cultural homologable, coincidente con un territorio que contiene -por eso es Continente- otros territorios afines vinculados por un denominador común. Eso sin desdeñar que un Continente, aunque parezca contradictorio, es una abstracción.

No vierto, pués, una opinión, sino que formulo una pregunta con sincera modestia. ¿Qué es Europa?

El brevísimo triángulo europeo de Turquía que linda con Grecia y con Bulgaria alargándose hasta alcanzar Constantrinopla, una de las ciudades más misteriosas y facinantes del mundo, no es menos ilustre ni europeo que el amplio territorio asiático de Anatolia, con topónimos tan unidos a nuestra memoria común como Misia, Frigia, Caria, Licia, Paflagonia o Capadocia, la mítica patria del Señor San Jorge patrón de la Corona de Aragón, Inglaterra y la vasta Rusia. Ni lo son más las islas desgajadas de su costa occidental porque políticamente sean griegas, sino porque han formado parte de nuestro origen como Lemnos, Samotracia la patria del filósofo Luciano y de la escultura de ''La Victoria'', Lesbos que ha dado nombre a un género de amor a traves de la poetisa Safo, y otras ínsulas fantásticas como Rodas, Chipre y Creta.

¿Son menos europeas esas tierras y ciudades que Atenas, El Milanesado, Venecia, Brabante, Coímbra, Baviera, Aragón o Salamanca? ¿Qué es Europa y en qué consiste ''lo europeo'' si prescindimos de sus topónimos aurorales?

Sin embargo convendría plantearse si realmente tienen algo en común con Europa y los europeos, su cultura y sus proyectos, las tribus que se extienden por las tierras montañosas de la Turquía oriental hasta Armenia, Siria, Irán, Iraq y Azerbaiyán reclamando como patria el fragmentado Kurdistán, en guerra desde que Ankara evitó que se constituyera en Estado independiente, contraviniendo el Tratado de Sèvres de 1920.

Sería penoso desandar tanto camino.

Darío Vidal

07/10/04

 

       Europa asiatica (07/10/2004 02:30)