Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 26/09/2004


 

GUERRA CONTRA EL TALENTO


En esta España que pudo haber sido tanto si no hubiese dedicado su energía a aniquilarse, daba la impresión de que carecíamos de talento y de talante. Por fortuna, el señor Zapatero nos ha demostrado que podemos tener talante, un talante tramposo y ratonero por obra del señor Pérez Rubalcaba, pero todavía seguimos desdeñando el talento, como denunciaba hoy un suplemento de Economía, refiriendose al ''Estudio de plantillas de Alto Rendimiento 2004''.

El ''moving'' que parecen haber descubierto ahora y ha existido siempre, aunque con el nombre más largo y más preciso de intriga laboral, ha sido uno de los lastres de esta sociedad envidiosa y cainita, porque todo el mundo ha preferido que ascendiera el mediocre fácil de desarmar, que el hombre de talento, eficaz, brillante y con las ideas claras. Lo sorprendente es que esa ha sido la actitud no solo de los eventuales subordinados sino también de los empresarios tal vez porque no querían enfrentarse a un hombre con ideas propias que se atreviese a discutirles una decisión. (''Aquí el que manda soy yo, y hago con mi dinero lo que me da la gana. ¡A ver si se entera!'')

Tener talento en España supone cargar con el sambenito de ser raro y conflictivo. La peste para una empresa. Nadie tiene por indeseable, sin embargo, al zapador que socava difundiendo rumores, inventando patrañas, difamando a los más valiosos, y exhortando a la conjura contra la persona con ideas y energía, para evitar que un día les haga pensar y trabajar.

Sé de un profesional al que cierto editor pensaba confiar la dirección de un periódico en gestación, al que por gracia de un grupo de intrigantes que utilizó distintas fuentes, hicieron fascista, luego comunista y sucesivamente trotskista, más tarde masón, algo después numerario del Opus Dei, y en vista de que la empresa no variaba su determinación porque tenía su criterio formado, le adjudicaron un cáncer terminal que acabó con su candidatura. Por fortuna aún goza de buena salud, pero le apartaron del empeño.

José Manuel Casado, miembro de ''Accenture'' que es la institución que ha realizado el estudio a que nos hemos referido, asegura que ''los ejecutivos españoles son los que menos sensibilidad tienen por el talento, y deberían preocuparse más por la gestión de los individuos extraordinarios, porque son ellos los que diferencian a las mejores organiaciones''. Las mejores Compañías del mundo -dice el estudio- estan invirtiendo ahora en capital humano.

Desde nuestra perspectiva, es esperanzador que los Presupuestos del Estado pongan su acento este ejercicio en la educacion y la investigacion, lo que parece augurar que vamos a apostar una vez por la excelencia. Si es así, gritaremos un fervoroso ''hurra'' por Zapatero.

Lo que hay que pedirle ahora es que no pida antes el carnet de su partido a los posibles becarios y que no conceda las ayudas por cupo como ha hecho con las ministras. Si pretende tirar de este país para arriba, debe apoyar a los mejores sin excepción. Aunque alguno sea de Fuerza Nueva.

Darío Vidal

26/09/04

 

       Guerra contra el talento (26/09/2004 20:22)