Hemeroteca:


Octubre 2021
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 13/09/2004


 

TRANSPARENCIA



Un suspiro de alivio ha recibido la decisión de los congresistas de no dar por conclusa la investigación sobre los atentados del 11 de marzo. Y eso es algo que debemos agradecer a los políticos y los políticos deben agradecerse a sí mismos porque es lo mejor que pueden haber hecho para no deteriorar más su maltrecha credibilidad.

Bien es cierto que tras los amagos, fintas, desmentidos y vacilaciones de los dos partidos de mayor implantación, que parecían decididos a dar por zanjadas sus tareas -aunque ahora se propongan ambos como líderes de la iniciativa de proseguir-, cabe suponer que el cambio de actitud se debe no tanto al clamor de los ciudadanos y la crítica de los medios de comunicación, como al hecho de que la comisión del Congreso de los EE.UU. haya cerrado con rigor encomiable sus averiguaciones sobre el crímen atroz del ''World Trade Center'' de Nueva York otro fatídico día 11, aunque esta vez de septiembre.

La opinión generalizada en todo el mundo de que las pesquisas han sido un ejemplo de transparecia democrática, ha decidido a nuestros políticos a no ser menos. Llevamos una temporada dispuestos a cualquier cosa por demostrar que somos demócratas de toda la vida. Es un gesto encomiable del que pueden obtener unos y otros una renta sustanciosa, aunque sería mejor que hubiesen adoptado esa decisión sin vacilaciones, porque tal como se han sucedido los debates es difícil sustraerse a la aprensión de que todos tienen algo que ocultar. O eso, o en el mejor de los casos revelan una falta de criterio, del que un día habremos de ocuparnos.

En cualquier caso, esta iniciativa constituye un retorno a la cordura tras una excursión al disparate, como fué el de poner fecha a las pesquisas para esclarecer la trama criminal. Aunque es conveniente poner plazos a las tareas, es imposible determinar cuando finalizarán, sobre todo cuando no dependen de nuestro esfuerzo como pudiera ser la ejecución de un proyecto. La aclaración de unos sucesos no puede ser el pretexto para acallar las voces, sino el cauce para determinar la culpabilidad de unos individuos, averiguar los entresijos de la trama y descubrir el ''modus operandi'' de las organizaciones criminales, con objeto de prevenir nuevos ataques.

Frente al pesimismo de hasta hace unos días, en que todos apostaban por que iban a escamotearnos los hechos, la gente piensa ahora que por fin sabremos la verdad. Si así es, los primeros beneficiados serán los políticos.

Darío Vidal

13/09/04

 

       Transparencia (13/09/2004 13:10)