Hemeroteca:


Octubre 2021
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 06/08/2004


 

''AMIGOS PARA SIEMPRE''



El señor Zapatero ha debido ser ''boy scout'' o tenido vocación de serlo, lo cual no es malo sino todo lo contrario hasta que llega la pubertad. Después hay que desembarazarse de la ingenuidad y el candor, aunque no sea más que para prevenir las feroces tarascadas de la malevolencia y la insidia. Porque no se sabe si este mundo es el mejor de los posibles, pero no es bueno. Y eso es algo que no debe ignorar un político.

Le llamaron ''Bamby'' maliciosamente los de su propio partido, para significar el desvalimiento de quien se postulaba confiadamente y en solitario como candidato a la Secretaría General, una viborera de la que emergió indemne, para acceder a la jefatura del Gobierno de la Nación probablemente sin romperse ni mancharse, tras un oscuro episodio en el que anduvieron listos unos cuantos fontaneros y un avieso mozo de estoques con más mili que Cascorro.

Probablemente la secuencia de esos hechos hizo pensar a un ciudadano bienpensante que se puede gobernar con buenos deseos. Así es que sonríe y va diciendo que sí a todo, sin prever que habrá mañana y que octubre vendrá cargado de facturas. Tal vez pudiera ser esa la inauguración de una manera angélica de gobernar, pero por desgracia no es así porque el señor Zapatero no gobierna, lo que no puede sorprendernos porque mal puede hacerlo quien no es capaz de poner orden en la propia casa.

Las llamadas ''distintas sensibilidades'' del partido para no reconocerlas como ''tendencias discrepantes'', barren cada cual para su barrio sin un director que las haga sonar como una orquesta, mientras Patxi López da de comer en la mano al PNV, y el eterno fracasado a la presidencia de la Generalitat Pasqual Maragall, aupado esta vez por los que nunca pudieron soñar con ser Gobierno, se vale del chantaje y la amenaza para sosegar su contrariada megalomanía, nacida a la manera de Yeltsin.

No hay que ser un tirano para concertar a un partido. Basta con arrojar la basura, recordar los principios, ordenar las estancias y proponer unas metas. Nada se hace con debilidad, blandura y sincretismo. No todo es posible al mismo tiempo. Hay que elegir. No es posible decir sí a Ibarretche y a Ybarra y a Maragall y a Bono y a ''Nunca Mais'' y a Teodoro Obiang y a la oposición guineana y a Argelia y al parásito Marruecos incumplidor y voluble, y al Plan Backer sin participación del Polisario, y al Sahara Oriental y a Caruana y a Bush y a Blair y a Gibraltar uno o compartido, porque son fuerzas centrífugas que lastran y desgarran. Es bonito 'Amigos para siempre', pero la amistad debe ser recíproca. Y es tan lícito el sí como el no.

Una comunidad sin proyecto no va a ninguna parte. Y si Zapatero no lo aprende pronto va a fragmentar y hundir a España y atomizar su partido. Se halla en una situación de vida o muerte.


Darío Vidal


 

       Amigos para siempre (06/08/2004 18:06)