Hemeroteca:


Junio 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
       

Publicado: 04/08/2004


 

CÓMPLICES DEL TERRORISMO


No sé si ustedes conocen aquel de los mozos desocupados y ociosos que dejaban pasar la tediosa tarde de verano entre bostezos, a la sombra del roble de la Plaza, y se jugaron una merienda a que nadie entraba a la iglesia a confesarse. Venció el más audaz y al salir lo rodearon los amigos: ''¿Qué tal, qué tal?''. ''¿Qué le has dicho, qué te ha sacado?''. ''Nada, ya os dije que yo no iba a cantar nada. Pero sin embargo él me ha dado unas referencias magníficas porque cuando le argumentaba que se dice el pecado pero no el pecador, me preguntaba: Vamos a ver ¿no habrá sido con fulanita? ¿O era menganita, la hija del boticario? ¡Y así, hasta diez que no sabía!''

Bien, pues así está haciendo el amigo Bush con los terroristas, al sugerir a los ciudadanos que no pasen cerca de tales edificios, que lleven cuidado con las aglomeraciones y procuren dispersarse, que tomen precauciones con tales productos y dando ideas sobre lugares peligrosos y acciones arriesgadas, por si aún no se les había ocurrido a los criminales.

El señor Bush lo da todo por bueno, desde las advertencias imprudentes a ese alarmante ¡que viene el lobo! capaz de neurotizar a la población, o la manipulación de informaciones obtenidas por los servicios secretos antes de la matanza del 11 de septiembre, que ahora carecen de valor. Es una política capaz de provocar males peores de los que se dice pretender conjurar, pero, en fin, todo sea por la reelección.

La Administración estadounidense está haciendo -como ha sucedido en casos recientes- lo contrario de lo que debe hacer un Gobierno en situaciones análogas. Así es que en lugar de emplear sus recursos en prevenir e investigar evitando difundir noticias alarmantes entre la población, ya que el ciudadano indefenso ha delegado en el Estado la responsabilidad de velar por él, le advierte de que en cualquier momento puede morir a manos de un grupo terrorista. Y el que avisa no es traidor.

Es una forma inmunda de eludir la responsabilidad y de trabajar por la reelección aterrorizando y convirtiéndose así en cómplices del terrorismo.


Darío Vidal

 

       Cómplices del Terrorismo (04/08/2004 20:54)