Hemeroteca:


Octubre 2021
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 27/07/2004


 

¡QUÉ CACHONDEO!



El secretario de Defensa, Donald Runsfeld, se ha dirigido a los soldados estadounidenses estacionados en Iraq para decirles que su sacrificio no va a ser estéril porque gracias a ellos ha aumentado la seguridad en su país. Una ''excusatio non petita'' que pone de relieve la creciente impopularidad y el descrédito del político petrolero y de la Administración de George Bush.

Es cierto que la manipulación no es privativa del llamado coloso de América, ni cosa de nuestro tiempo. Sabemos de la turbia conjuración de Catilina puesta al descubierto por Cicerón en el senado de Roma pero ignoramos casi todas las maniobras oscuras auspiciadas por el Poder.

Lo que resulta de veras llamativo es que a estas alturas de los tiempos se pueda manipular tan impunemente a un pueblo dotado de prensa libre y libertad de circulación y de comercio, que debiera hallarse bien informado.

Seguramente la quiebra del sistema resida en que ha abolido todos los valores y no queda otra referencia que el dinero. Gracias a él, o por su culpa, todos los ámbitos han sido contaminados por su influencia tentacular hasta extremos que sorprenden incluso en la materialista Europa finisecular. Gracias a él, o por su culpa, la corrupción se ha instalado en la sociedad como una práctica respetable que no recurre al abrigo de la clandestinidad. Y un pueblo limpio, ingenuo y bienpensante; un país reciennacido y esperanzado, está siendo deformado, para que tenga por derecho lo torcido en beneficio de una casta de familias dirigentes que esgrimen la bandera de la Libertad pero que utilizan el cine y la televisión para evitar que aprenda a elegir, y que cada uno piense estar en el mejor de los mundos: el Mundo Feliz de Aldous Huxley, en el que se sienten cómodos desde el alfa-más al gamma-menos y donde hasta el negro sumido en la miseria que habita las cavernas del ''metro'' de Nueva York sin atreverse a emerger, se considera un privilegiado respecto al resto de los habitantes del planeta.

Algunos me llamarán rojazo antinorteamericano, pero no me inquietan: son los mismos que califican así a Woody Allen y Michael Moore, y los que aprueban la intromisión impúdica de Compañías, fundaciones, corporaciones y ''lobbys'' en las campañas presidenciales aportando dinero, como Billy Gates y ''Microsoft'', para que el triunfador les resarza de su desinteresado apoyo. Son los que no se sorprenden en absoluto de las condecoraciones negociadas, ni se escandalizan de las medallas no merecidas y adquiridas, que privan de significación y de valor honorifico a un distintivo que debiera ser el reconocimiento institucional a los méritos de un individuo. Son los que entienden que George Bush padre presionara a la Yale University para que George Bush hijo ingresase en sus aulas falseando su expediente académico, y toleran convertir los títulos y grados en un mercado infame.

Yo recibí hace unos meses una avalancha de ofertas por Internet, como imagino que otros miles de usuarios, en que se ofrecían ''títulos universitarios avalados por prestigiosas universidades NO-ACREDITADAS''. Y continuaba: ''¿Posée usted amplios conocimientos y experiencia, pero carece de titulación? Recupere el tiempo y dese la oportunidad de ejercer la profesión de sus sueños que se le había negado por no poder añadir unas letras despues de su nombre.

Obtenga el reconocimiento que merece, ahora mismo. Dé un impulso a su carrera hoy. Tenemos titulaciones de bachillerato, licenciatura y doctorado en su especialidad. ¡Sin exámenes, sin clases, sin libros de texto! ¡Llame por teléfono y reciba sus titulaciones dentro de unos días! ¡Las veinticuatro horas del día durante siete días a la semana!''. Y sugería el 203-286-2187-USA para quien firmaba Lila Bean <jtrsn4wj@yahoo.com> aunque en cada correo aparecían distintos nombre y dirección.

Resulta demoledor este alarde de fraude y de cinismo precisamente en el país en que más se pondera la sinceridad y se denosta la mentira; en la patria de la Libertad; en la mayor Democracia del mundo, donde si creemos estas ofertas debe ser cierto que atan los perros con longanizas. Esa luz cegadora de la antorcha encendida frente al mar, que atrae a idealistas y miserables como mariposas, no tiene derecho a defraudarlos de manera tan burda haciendo quebrar su anhelo de redención.

Lo malo es que los paises de Europa imitan servilmente a EE.UU. con el propósito de parecérsele. Y hay cosas que no se deben copiar.


Darío Vidal




 

       ¡Qué cachondeo! (27/07/2004 19:45)