Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 29/06/2004


 

RETIRADA DE IRAQ



Pues, nada, ya está todo en orden. Después de que el señor Bush -que quiere decir ''mata''- se entrara con sus divisiones de elefantes por la cacharrería iraquí devastada por sus guerras con Irán y la vesanía de un tirano psicópata, ahora dice que se retira del país. Se retira con las manos manchadas de sangre y de petróleo, pero vaya lo uno por lo otro: no es posible andar entre motores sin ensuciarse las manos de grasa. Las divisiones del Imperio se van, como otras veces en lo que alcanza la memoria, sin haber cosechado otra cosa que la muerte. Pero sus dirigentes han dado salida a los stocks de armamento envejecido y han experimentado nuevas máquinas de matar. Pero esta vez han perdido más que otras veces, porque han perdido incluso la credibilidad entre los que aún se la otorgaban. Y han mostrado la abyección de unos militares convertidos en delincuentes. Un hito que seguramente marca el principio del fín.

En ocasiones los comentaristas querrían equivocarse. Y nada les abruma tanto como haberse convertido en profetas. Cuando hace unos meses se inició el horror, con las elecciones estadounidenses aún lejanas y el fracaso sangriento contra Al Qaida, alguien escribió algo que quisiera no haber pensado.


Si algo denuncia la carencia de motivos, es la sustitucion de los pretextos. De modo que cuando la razón rechaza uno, el engaño pretende convencer con otro. Y el último que esgrime Bush para arrasar Iraq es emparentar a los integristas de Al Qaida con el láico militante Husein.

Nadie medianamente honesto experimentará simpatía por un tipo como él, pero es muy difícil desentenderse de esos miles de iraquíes inocentes que han sido ya condenados a morir por el capricho depredador de unas empresas que quieren apoderarse de su petróleo.

Existen medios para alejar del poder al presidente iraquí sin hacerlo desaparecer ni someter a su pueblo atemorizado a una carnicería brutal. ¿Por qué eligen entonces la opción de la destrucción y la sangre e invadido ya silenciosamente parte del Kurdistán iraquí, contra el clamor de la mayoría de sus intelectuales, el manifiesto de más de cuarenta Premios Nobel y las reiteradas protestas de la gente de a pié? Tal vez porque unen a la avaricia, la miopía de aquellos 'a quienes los dioses quieren perder'. Es probable que, como ha señalado estos días un político estadounidense, esta gloriosa campaña marque el punto de inflexión en el liderzgo de los Estados Unidos de América, tan absortos siempre en la contemplación de su ombligo.

Otra cosa son las razones de España para elegir partido. El presidente del Gobierno ha de hallarse ante un serio dilema. Aznar, al margen de previsibles ambiciones personales, desea conciliar intereses contrapuestos, como preservar la confianza de EEUU que nos apoya en la lucha antiterrorista y puede desbloquear las conversaciones de Gibraltar, lograr la liberación del pueblo saharaui sin arruinar los vínculos con Marruecos y conseguir un espacio para nuestro país. No es fácil lograrlo todo. Ni saber si jugar esa opción representa fracturar la naciente Europa, que es otro de los propósitos de nuestros aliados transatlánticos.


Darío Vidal

 

       Retirada de Iraq (29/06/2004 20:58)