Hemeroteca:


Mayo 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
         
           

Publicado: 20/02/2004


 

LOS MENOS



Parece que la fórmula que consagra la Democracia es el gobierno de los más en beneficio de todos. Gobernar en beneficio de todos supone desde luego observar el mayor respeto hacia las minorías y legislar sin vulnerar sus derechos. Pero en el Libro Gordo de la Democracia nada se dice de los deberes de las minorías, que también los tienen. Y el primero de ellos consiste en no distorsionar, adulterar, ni anular la voluntad de los más, utilizando el sofisma, el chantaje o la violencia.

Los verdaderos demócratas, los corteses ciudadanos que se someten de grado al veredicto de las urnas, han tenido exquisito cuidado en huir de la imposición que aprendieron a rechazar cuando se les negaba la palabra. Sin embargo muchos de los que entonces no se atrevían a asomar la cabeza, pretenden erigir otras dictaduras envalentonados por la tolerancia de la nueva sociedad. Lo que demuestra la imprudencia de relajarse, porque la libertad hay que conquistarla cada día.

Ciertas minorías, en principio respetables, parecen dispuestas a imponer una dictadura -como la que impuso otra minoría- al amparo de la Democracia que nos parecía invulnerable y que está reclamando normas enérgicas y eficaces que la preserven.

Doctores tiene la Iglesia, pero cuando una minoría pretende imponer su doctrina, su proyecto o su programa a la mayoría, se sale del terreno de juego democrático para convertirse en una tiranía. Y eso es lo que está sucediendo aquí y ahora. Estamos asistiendo a la burla de los menos y la corrupción de la Democracia. Es inadmisible que trescientos mil 'abertzales' y una ínfima minoría de 'esquerrans', impongan su voluntad a cuarenta millones de ciudadanos, alteren sus existencias, amenacen sus vidas, les distraigan de sus ocupaciones cívicas y condicionen sus votos.

Sin el poder ficticio de unos votos hinchados que les confieren un 'valor de cambio' superior a los del resto de los españoles, otorgado con una generosidad que no reconocen, los señores Ibarreche y Carod Rovira estarían en el lugar del que nunca debieron haber salido. / Darío Vidal



 

       Los menos (20/02/2004 18:55)