Hemeroteca:



Publicado: 09/09/2008


 

VAYA MIERDA


Vaya mierda. Vaya mierda, con perdón. Todo lo que son capaces de consensuar los mediocres politicastros de este desdichado país, deja tamañito al Parto de los Montes. ¿Recuerdan ustedes la fábula?

Pues nada: que un día los bosques y los campos, las dehesas y los huertos se despertaron con el sobresalto de un intermitente estremecimiento de la tierra, un temblor persistente acompañado de estremecedores gritos, voces penetrantes, insistentes gemidos capaces de poner espanto en el ánimo y quebrar la determinación del más valiente. “Qué sucede”, se preguntaron hombres y animales. Y una voz medrosa advirtió: “Recogeos todos, que los Montes están de parto y se teme que alumbren un monstruo gigante, voraz y carnicero”.

Todos se pusieron a resguardo hasta que cesó el estrépito, el temblor y los gritos. Y cuando el más audaz se asomó a la falda de los montes venciendo el miedo, vio a un atemorizado ratoncito tembloroso y muerto de frío.

Pues bien, eso es lo que han parido socialistas y populares al consensuar la lista del Consejo General del Poder Judicial después de dos años de quejidos lastimeros, gritos lacerantes y rugidos sobrehumanos. Una mierda. Una mierda inservible para el Estado, concebida al margen de sus intereses e insensible a la traición que está minando sus fundamentos. Un obsequio de tómbola al PNV y a CIU por parte del acomodaticio PSOE y el cobarde PP encaramados en la desconfianza mutua. Con la actual configuración del CGPJ se consolida el poder decisorio de seis millones de separatistas catalanes y vascos contra cuarenta y cinco millones de españoles --incluidos catalanes y vascos--, que son, se sienten y quieren seguir siendo decididamente españoles.

Zapatero auxiliado por Rajoy como un acólito servil, ha consentido que los miembros del Consejo pertenezcan a sus respectivos partidos o a asociaciones partidistas –a pesar de que fue creado para evitar interferencias de la política en el terreno de la Judicatura-- Así que serán nueve miembros del PSOE y otros tantos del PP. Y dos miembros de los partidos nacionalistas PNV y CIU. Con lo que esos dos miembros serán los que inclinen las decisiones de los 9 + 9 restantes, y habrá que portarse bien con los nacionalistas.

A los que no somos expertos en Leyes nos parece, entre otras cosas, un fraude de ley o una decisión inválida de pleno derecho, porque repartir cuotas de poder según ideologías en una institución en que están excluidos los partidos es una burla o si se prefiere un sarcasmo.

Así es que si unimos al pasteleo la impudicia de mostrarlo, mejor será que en lo sucesivo nos ahorremos la molestia de votar y el sonrojo de sentirnos estafados, engañados y burlados. Ahora ya sabemos sin ampararnos en la duda, que el Consejo General del Poder Judicial no está al servicio de los ciudadanos sino de los partidos dominantes, para repartirse la razón con el arbitraje imparcial de los separatistas. Para eso dos años de pugnas, insultos, denuestos y bravatas. Confío en que los militantes honestos de una y otra formación sientan vergüenza y los jueces independientes e imparciales, desprecio como nosotros.

Para un anémico ratón raquítico, inválido y medroso, tanto aspaviento. Que mierda, amigos míos.

Darío Vidal

09/09/2008

 

       Vaya mierda (09/09/2008 14:27)