Hemeroteca:



Publicado: 21/06/2008


 

DE LA VIDA Y EL ARTE


Un lector airado me llama analfabeto por mi artículo “Perversión de los impotentes”. Y puede que lo sea, que no hay nadie sin lagunas que enmendar, pero no por las causas que él aduce. Me rechaza como interlocutor iletrado porque, según él, no entiendo el que llama Arte Moderno.

El arte actual explora los caminos trabajosa, fatigosamente, en muchas direcciones desde el hiperrealismo a la abstracción. Pero mi comunicante ha ido a elegir para denostarme precisamente lo que no es Arte. Esa actividad a que se refieren confusos los espectadores diciendo modestamente que ellos no saben de arte porque no lo entienden. ¿Cómo una persona normal que no ha sido desorientada por la Crítica puede no gozar con Mozart, con Brahms, con el minucioso Fortuny, el ampuloso Dalí o Pablo Serrano?

Las gentes del siglo XII se extasiaban con los motivos florales y las figuras humanas esculpidas en los capiteles de los claustros y gozaban ente los coloridos retablos de los templos en que oraban a pesar de que eran analfabetas en su mayoría, como los propios artistas. No es preciso saber leer y escribir para experimentar la armonía y el equilibrio inefable de lo bello, y también el desorden de la fealdad rescatada por la belleza –descartando por supuesto el “feísmo” que nos persigue-- aunque probablemente un observador cultivado lo vivirá con más hondura. Pero que nadie se engañe alegando que cierta obra no gusta porque es demasiado exquisita y los demás “no saben de Arte”. La obra que no convence, que no atrae, que no fascina, que no inquieta, que no sosiega, que no hace sentir y que en alguna medida no emociona, no es arte. Pero que no se desalienten: tal vez sepan hacer bien otra cosa.

No se si mi corresponsal es artista performa-deconstructo-instalativo, si es un crítico avanzado, si un “snob” académico, o un cristiano desorientado incapaz de discernir, que ha pretendido ponerse “à la page” a fuerza de leer monografías “para entender el Arte actual” como quien recurre a los manuales de auto-ayuda. Pero sorprenden su violenta pugnacidad y su desprecio insultante: algo le debe de ir en el negocio.

Para defender o denostar algo no hay que tener los huevos en el mismo cesto; no se puede ser juez y parte a la vez, ni “marchand” y crítico al mismo

tiempo.

Y en cuanto a la tácita defensa de las barbaridades en nombre del Arte, como lo de martirizar a un animal “mientras hablen de uno”, no voy a entrar en liza porque tal actitud no merece sino desprecio. No pertenezco a ninguna secta que espere la transmigración, ni a una sociedad protectora de animales. No soy un moralista ni un devoto, pero no hay empeño que valga lo que una vida, así sea de un animal. Porque la vida es una expresión sublime de belleza. La vida tiene algo sagrado y atentar contra ella constituye una profanación. Hay escarabajos que tienen mas dignidad que muchos humanos, aunque sean “investigadores” estéticos.

Darío Vidal

21/06/2008

 

       De la vida y el Arte (21/06/2008 19:58)