Hemeroteca:


Octubre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
       

Publicado: 26/01/2009


 

ARREGLOS COMO INFORTUNIOS


Alguien me dijo no sé cuando que una mudanza equivale a un pequeño incendio. La he sufrido varias veces y tiene razón. ¿Pero qué me dicen de pintar el piso? Pintar el piso supone varias veces el trasiego de una mudanza, habitación por habitación. Y entonces la huella de las cosas se borra de le memoria porque no recordamos el lugar en que las dejamos por última vez.

Cuando la pleamar de los pintores abandona nuestra playa, nadie sabe dónde está nada. Y entonces comienza una fase apasionante: la afanosa búsqueda de los objetos huidos, mientras aparecen otros extraviados antes para desvanecerse de nuevo. Faltan cosas en algunos sitios y se amontonan en otros, pero el caso es que no sabemos donde está lo que queremos. Tal vez un día, cuando estemos en otra parte, alguien encuentre aquel folleto minúsculo sobre la fabla bajomedieval en el Valle de Hecho, la delgada carpeta con apuntes para un libro y cierta foto evocadora del primer viaje a Praga que otra vez busqué sin éxito: efectos sin importancia alguna; cosas sin precio que no tenían valor más que para nosotros pero que ya no volvimos a encontrar en la vida; fragmentos del existir que quedaron sepultados en espesos estratos de papel lejos de su contexto, porque los pintores y las corrientes de aire, sumados a tantos dasplazamientos y tan febril ajetreo, barajaron las fotos, los papeles, la correspondencia, los artículos y los recuerdos.

La inundación y el fuego, sin embargo, tienen la componente fatal de lo irreversible que puede constituir, más allá del temor y la angustia del instante, un inapelable argumento para la resignación, en tanto que el extravío de un documento cuya desaparición física no puede certificarse es una fuente inagotable de desazón y angustia. No cabe alimentar ninguna esperanza hacia un cadáver o una tesis doctoral calcinada por el fuego, pero un papel perdido es como un desaparecido en combate, algo que puede aflorar inesperada y acaso inoportunamente al cabo del tiempo. Tenemos ejemplos en la Contienda y en “los niños de la guerra” que viajaron hacia Rusia desde la República Española, algunos de los cuales, fallecidos los suyos con los años, no han querido ya regresar.

La desaparición de nuestros pequeños bienes objetuales seguramente no es culpa de nadie: ni nos los han “distraído” los pintores ni los hemos arrojado a la basura nosotros. Se trata en ocasiones del misterioso metabolismo de Gea, que atomiza la materia convirtiendo en polvo los palacios, los grifos de las fuentes y los carros de combate. En este caso se trata de que los pequeños objetos, los libros, lo papeles y los “souvenirs” tienen su punto de orgullo, su voluntad, su dignidad y, sobre todo, alas. Tienen alas.

Los bienes de mayor entidad son cosa distinta y no conozco a nadie que haya perdido un edificio, una agencia de publicidad, un caballo de carreras o una capilla románica; pero las cosas pequeñas son tremendamente puntillosas y vengativas. Y son, sobre todo, las que más nos acompañan y deleitan. A mi me gustan sobremanera una pipa Ropp de brezo que ya no puedo fumar, un sombrero hongo que me regalaron mis hijos y no me conviene ponerme y una capa española que no oso mostrar para que no me digan loco. Y son estas cosas precisamente las que temo perder estos días. No el coche.

Darío Vidal

27/01/2009

 

       Arreglos como infortunios (26/01/2009 23:43)


Publicado: 25/01/2009


 

¿QUEDA ALGUIEN?


Al asomarse a la cubierta atemporalada de la ciudad barrida por el viento, se siente el impulso de gritar si queda alguien, movido por el humano impulso de hacer algo, de echar una mano, de ayudar a quien pueda estar necesitándolo, viendo los árboles desgreñados echando un pulso denodado con el duro temporal de Poniente, catalogado por los meteorólogos como una “ciclogénesis explosiva” como la que mandó a pique a la Armada Invencible.

Y ante la desolación del paisaje agitado y desierto, encendemos la radio para averiguar si sobrevive alguien, con la convicción de que lo que realmente importa es el fuego, la centella, el turbión y el huracán. Y que el resto son trampantojos de la realidad inventados por los hombres para transitar por la vida angustiados en cada momento, distrayéndose del instante final.

He oído toda la noche legiones de diablos contendiendo en la terraza mientras intentaban penetrar en el dormitorio arañando las persianas que bajé a los primeros embates, lanzándose unos a otros las macetas y las sillas de jardín que intenté rescatar sin éxito cuando un zarpazo me arrojó contra la barandilla y puso en desorden toda la estancia, lo que hizo que me aplicase un saber aprendido en Ecuador y me acogiese al refugio del hogar. Dicen allí: “Mejor es que digan aquí huyó que aquí murió' ”.

Pero al comienzo no había manera de conciliar nuevamente el sueño temiendo los destrozos y recordando a los pescadores gallegos y cántabros por fortuna en puerto, a los conductores de camiones y a los agentes de la policía y la Guardia Civil de servicio y acaso en peligro, hasta que, notando preocupada a mi perrita que miraba fijamente sin separarse de mí por temor a perderme desde que quise actuar de bombero, me apliqué otro saber de las sensatas muchachas del Pacífico: “Si teme ser violada, intente huir pero no oponga resistencia que puede ser peor; si juzga inevitable el trance, sencillamente relájese y disfrute”. No llegué a tanto, porque me dormí.

En otro tiempo hubiese estado temiendo por la suerte de un velero que ya vendí, y a estas horas habría llamado a amigos y conocidos para que me diesen cuenta de los desperfectos si no me podía escapar. Años atrás sufriría la misma aprensión por los tejados de mi casa rural. Hoy no me incumbe más que el techo que me cobija y poco más. Con el paso de los días, se descubre que la prédica de los sabios sobre la austeridad es cierta, aunque no nos decidamos nunca a despojarnos del equipaje.

¿Queda alguien? Avísenme si me necesitan. Pero en caso contrario déjenme gozar del ulular del viento o el silbo de la brisa, y consientan que escuche con sosiego el crepitar del fuego en el hogar, “ni envidioso ni envidiado” como deseaba fray Luis de León. Ya vendrán días en que hayamos de saltar del sueño a la vigilia con la conciencia del peligro.


Cuando escribía esta broma para ustedes creyendo que la alerta era un poco desmedida y gratuita, ha saltado la noticia de esos niños muertos y heridos por el viento bajo el techo de un polideportivo de Sant Boi. Elevo por ellos mi plegaria contrita, pues, como decíamos más arriba, los argumentos de la Naturaleza son los únicos verdaderos, justificables e inapelables, incluso para dispersar en el océano la flota de la Ocean Race.

Darío Vidal

24/01/2009

 

       Queda alguien (25/01/2009 23:32)


Publicado: 23/01/2009


 

COMO DIOS


“De Dios abajo, ninguno”, decían nuestros clásicos para ponderar una preeminencia, un privilegio o un honor. Y en ese abajo incluían la entonces sacrosanta figura del Rey, representante de la divinidad ante su país e investido de cetro y corona por la gracia de Dios. Hasta nuestros mismos días, cuando se pretende encarecer una interdicción, se apela a la irreverencia para advertir sacrílegamente que algo no puede o debe hacerlo ni Dios.

Algo está cambiando sin embargo, porque Dios no se atreve como algunos jueces a reinterpretar el Derecho Natural.

No me refiero al matrimonio hetero u homosexual porque esa no es cosa de Dios sino de los hombres, pero si antes los magistrados no respondían de sus actos mas que ante el Todopoderoso, el agnosticismo emergente los ha liberado de la sumisión al Altísimo. De todos modos me compadezco sinceramente del rango que se han otorgado, porque les ha abocado a una responsabilidad cenital y a la desoladora soledad de los elegidos. Me pregunto a quién pedirán consejo en sus tribulaciones hallándose tan por encima del común de los mortales; los justiciables se interrogan sobre cómo sacan iempo para realizar su trabajo en solo media jornada; los contribuyentes se pasman de una labor tan pulcra, minuciosa y diligente, y todos inquieren confundidos cuál pueda ser el alguacilador que los alguacila porque “el mejor escribano echa un borrón”.

En una sociedad jerarquizada de esas en las que “cada miembro tiende a ascender hasta alcanzar su nivel de incompetencia” como sentenció Laurence J. Peter, todas las instancias remiten a otra superior salvo la Magistratura. De los poderes que sustentan el Estado, el Ejecutivo depende del Legislativo y el Legislativo de los electores, de modo que ambos saben a quién deben rendir cuentas; pero el poder Judicial es el eslabón perdido, el cabo suelto, autónomo –y autista en según que casos--, que flota en un limbo de “irresponsabilidad” impune, capaz de hacer sucumbir a la Democracia. A los jueces y su trabajo no los controla ni el Rey ni Roque.

Los magistrados son los únicos mortales tan pagados de su redonda plenitud y tan conscientes de que nadie les supera en calidad, que se ven impelidos a recurrir al criterio de la cantidad. Y así solo es mejor y más certero que un juez, dos jueces, o tres, o cuatro. Y si estos declaran que el juez ha cometido una falta e incluso un delito punible, es posible desbaratar sus argumentos solo si un grupo mas numeroso de jueces así lo decide. Porque tienen un concepto sacramental de su cometido y una idea eclesial y vaticana del corporativismo gremial.

Una vez se cruzaron en mi camino estos funcionarios infalibles y me trataron como a un delincuente; dictaron una orden de busca y captura como si fuera Billy El Niño porque algún inútil subalterno no me encontró en mi domicilio de siempre –tan habitual que me hallaron cuando les plugo-- y encima tuve que perder horas preciosas de mi vida para demostrar que no era culpable y tampoco había huido de la Justicia. Ahora va para dos años, aguardo la resolución de un Abintestato limpio, sin terceros ni opositores. Si se lo hubiera confiado a Dios me quedaría el recurso de la oración. Pero los magistrados no atienden las preces: son sólo como Dios.

Darío Vidal

23/01/2009

 

       Como Dios (23/01/2009 01:20)


Publicado: 21/01/2009


 

EL DELIRIO OBAMA


El discurso de jura de su cargo pronunciado por Barak Obama resultó un fenómeno sociológico propio de un concertista de rock, pero aún más entusiasta y en un ámbito más vasto y extenso que cientos de estadios juntos. El pueblo de los Estados Unidos –el Pueblo-- se desbordó con la ilusión de haber encontrado un guía, un verdadero dirigente, casi un apóstol en quien depositar su esperanza. Porque la gente de todas las latitudes necesita un ejemplo, un modelo y un referente en quien mirarse y confiar. La existencia colectiva no es sino trasunto de la vida que un día estrenamos en el seno de un hogar sin temor a que nada pudiera dañarnos. El presidente electo consiguió que los ciudadanos recuperasen la conciencia de equipo, de empresa y de familia, con apelaciones al deber y no a los derechos, en la gráfica línea de John F. Kennedy cuando dijo que no hay que pensar en lo que la patria puede hacer por nosotros, sino en lo que nosotros podemos hacer por ella.

Esa es la clave. Pese a que, aquí y ahora, hayamos sustituido la generosa idea de compromiso sustentada en la ética del deber, por el impulso egoísta de procurarnos el bienestar sin esfuerzo. En ese sentido, el certero, reflexivo y patriótico discurso de Obama constituyó una apelación a la regeneración moral. Una urgencia que también nos afecta a los europeos. Pero como hace tiempo que abjuramos del patriotismo avergonzados por los años de patriotera asfixia nacionalista, nos avergüenza proclamar la españolidad de nuestros sentimientos por fascistas, lo que constituye una mutilación porque la masa de la población dormida está deseosa de que un “príncipe” como Obama le despierte para convocarla a un proyecto sugestivo de vida en común, que es como definía Ortega y Gasset a la Patria.

Aunque parezca mentira, recorriendo el dial de la radio estas noches, se apreciaba la horfandad de los españoles que se identificaban con el mensaje de Obama cuando reclamaba la regeneración moral, la incomodidad de los logros obtenidos con esfuerzo, la reimplantación de los valores y la exaltación del sacrificio. Cuando los mejores reivindican el sudor para el estudio, el progreso y el liderazgo, no lo hacen para entorpecer el camino de los demás sino porque es la única vía de progreso conocida para los hombres y para los pueblos. Había oyentes de aquí a los que les temblaba la voz de pura emoción, al hablar del nuevo presidente de los EEUU, al que hacían suyo como tantos miles de estadounidenses que vimos con los ojos arrasados en el Capitolio.

Es muy probable que el ser humano no sea tan bueno como idealizamos ni tan ruin como ahora creemos. Tal vez no sea más que un ser reactivo y mimético obligado a defenderse, “ni bueno ni malo, sino todo lo contrario”, como lo calificaba cierta irónica definición, lo que da la razón al cronista del Cantar del Cid cuando dijo aquello de “¡Dios, qué buen vassallo si oviera buen Señor”. Y qué puede esperarse del vasallo en éste páramo de dirigentes.

Nada debe sorprendernos el entusiasmo que suscitaron los primeros gestos de Obama, la asistencia a sus diez simultáneas cenas de homenaje y el delirio que desencadenaron los diecisiete minutos de discurso, porque la gente tiene necesidad allá y aquí, de ponerse en manos de un hombre que parece veraz, honesto, reflexivo y creible.

Darío Vidal

21/01/2009


 

       El delirio Obama (21/01/2009 20:22)


Publicado: 19/01/2009


 

NIÑA CON MUÑECA MUERTA


Una niña de seis, de siete años, me mira con desolación desde la realidad lejana de una foto, desde un mundo despiadado que parece fingido, allá donde se acaba el Mediterráneo. Lleva en los brazos a su muñeca muerta, cubierta de “sangre” y amortajada con el blanco sudario de hilo con que los palestinos envuelven a sus muertos descubriéndoles apenas el rostro. Y la niña la vela con los ojos agrandados por el miedo.

Los niños que no se han entontecido ante las adormecedoras pantallas todavía, juegan ensayando la vida que ven a los mayores. Y este cachorrito humano, este tierno proyecto de muchacha, ve seguramente todos los días varias veces, el triste cortejo fúnebre de algunos de los vecinos de su barrio entre gritos, chillidos, lamentos, oraciones y denuestos. Eso si ella misma no ha asistido al duelo de una persona a la que quería, rota por la metralla israelita. Lo que no se sabe es qué preferir puesto que el destino la ha puesto en tan atroz escenario, si inclinarse por desear que no se entere la pobrecita, o celebrar que el terror de la guerra le rompa las costuras del alma y su propia naturaleza haya hallado recursos para liberar su angustia con el “psicodrama” espontáneo del entierro de su juguete.

La niña –Miriam Fatma, Aisha, Namiya-- exhibe la mirada triste del duelo repetido, la pena de la muerte que acaso le ha negado ya la prometida juventud cercana. Una pubertad nada prometedora porque los hombres no desean sino venganza. Y alguien puede venderle incluso la idea de su inmolación como una ofrenda a Dios capaz de dar sentido a su existencia, para vestirla de muerte y explosivos. Y de metralla que acuchillará su carne y tronzará su cintura como la muñeca tiznada de barro y “sangre” que ahora lleva no se sabe adónde, exponiéndola como una ofrenda tiránica a Moloch, a Saturno o a Satán.

Quién sabe si la impiedad con los indefensos no armará contra los judíos la implacable mano de Yahvé

Darío Vidal

19/01/2009

 

       Niña con muñeca muerta (19/01/2009 18:59)


Publicado: 16/01/2009


 

LA BURLA DE LAS PALABRAS


Hubo un día en que las palabras tuvieron sentido y significaron lo que pretendían; luego el sentido de muchas se corrompió porque la gente iletrada las utilizaba con otro sentido. Así es por ejemplo cómo una voz determinada ha pasado a significar otra cosa o incluso la contraria, con el tiempo. Ahora el significado de las palabras se deteriora no por el uso inapropiado y el desaliño de los iletrados, sino por la utilización dolosa, mendaz y bastarda que de ellas hacen políticos y personas del mayor rango y credibilidad, con objeto de confundir.

Ayer mismo, después de un bochornoso escándalo en ciertos comicios del Real Madrid, en que varios desconocidos emitieron sus votos a título de compromisarios, su presidente Ramón Calderón se negó a reconocer ninguna responsabilidad y después de cesar a sus dos hombres más fieles –lo cual es todo un indicio-- justificó que no abandonaba su cargo porque sólo dimitían los cobardes o quienes tenían algo que ocultar.

Apenas han pasado veinticuatro horas y las ondas nos traen la noticia de que Ramón Calderón ha dimitido. Y cabe interrogarse por las causas de ese súbito cambio de actitud, y preguntarle a él si en tan pocas horas ha mudado su bravura en cobardía o ha descubierto que tenía mucho que ocultar. Que puede que sí, porque su elección desencadenó una enconada polémica parecida a la que provocó George Busch jr., al que Dios conserve en su bodega sin permitir que salga por los siglos de los siglos.

Otros momentos de encono ha motivado entre los socios el sonriente, ojizarco y angélico ex-presidente del Real Madrid, pero hay cosas que la gente perdona raramente a las personas en que se mira. Y una de ellas es la mentira. Porque ademas la mentira, que es el primer fruto de la cobardía que repudia el señor Calderón, arrastra una cohorte de otras mentiras, embustes y falsedades que hacen difícil desbrozar la verdad y aboca a la deslealtad y la vileza. Cuando el mentiroso no se deja coger por el cojo, termina trastabillando antes o después hasta dar con sus huesos en el suelo, así es que, para este viaje, habría sido más noble, digno y elegante, irse sin vender a los que hasta ahora le habían servido con lealtad secundando sus órdenes. Tal vez ahora, sin una cosa ni otra, descubrirá que no hay empeño que justifique haber traicionado a los amigos y a los fieles.

Lo malo es que esos ejemplos calan en la gente.

Darío Vidal

16/01/2009

 

       La burla de las palabras (16/01/2009 21:42)


Publicado: 13/01/2009


 

PUNTOS NEGROS


Una noche de enero viajaba yo con dos de mis hijos para atender una de esas urgencias que tienen los chicos a los quince años y al llegar a una curva en la que la aguja no se molestaba ni en marcar la velocidad, el coche comenzó a desplazarse muy lentamente apuntando a un pequeño precipicio. Me dio incluso tiempo de decir que nos íbamos a caer y que verificasen la tensión de los cinturones. A aquella velocidad no actuaba el volante y nos deslizamos torpemente hacia la cuneta donde comenzamos a dar perezosos tumbos por el terraplén.

Cuando llegamos al puesto de la Guardia Civil, nos acogieron con la comprensión de quien conoce la historia. “Qué ¿ha sido otra vez en la curva del 322? Yo no sé por qué cojones no la suprimen de una puta vez, hombre, que ya vale”. Supe entonces que el dicho punto negro se cobraba un muerto casi cada mes aparte de los heridos y los vehículos accidentados. “Si no se han hecho nada, alabado sea Dios”. Pero el coche... “Al coche que le den po'l saco. Coches hay muchos pero usted no tiene repuesto para sus hijos”,-- me tranquilizaban.

Mis hijos no llegaron a su cita del día siguiente, yo perdí un coche caro y bonito que no había cumplido aún los seis meses, y al cabo de un tiempo tuvimos un juicio pese a que no hubo “terceros” y no nos habíamos roto el esqueleto.

Como oí en la sentencia que el atestado atribuía la salida de la calzada a exceso de velocidad, en las alegaciones dije que no compartía el dictámen de la benemérita y que yo atribuía el accidente a que la curva tenía un radio de giro mas corto a la salida que a la entrada y a que, además, estaba peraltada al revés, causas que explicaban la frecuencia de accidentes en aquel punto.

De nada sirvió mi testimonio, como todos supondrán, pero he aquí que la Dirección General de Tráfico --que debía ser de Tránsito-- ha descubierto que una forma de mitigar el paro galopante pudiera ser reconocer sus culpas. Y así acaba de declarar que en España hay 760 puntos negros --que son sin duda muchos mas-- y que Fomento se va a poner a la tarea de enderezar curvas y rellenar baches. No se sabe si con la cooperación de la “gafe” triste y malcarada de la Malena Álvarez, capaz de hacer brotar montículos de los baches, que no se que es peor, o contando con un nuevo gestor, que no será, porque el Visorrey de Al Aldalus quiere pagarle en Madrid su probada amistad

Ni Obras Públicas/Fomento, ni Interiór/Gobernación/Guardia Civil rectificarán sus sanciones, ni reconocerán que las infraestructuras han de ser impecables antes de ponerse a multar, ni por supuesto resucitara a los muertos o indemnizará a los familiares de los fallecidos, que eso no es cuestión de taumaturgia sino de buena voluntad de la Administración.

Está bien que se actúe contra los irresponsables, los borrachos y sobre todo los drogadictos colgados. Pero antes el Gobierno debería haber actuado en la red de carreteras de modo que ningún accidente fuera imputable a negligencia por su parte.

Darío Vidal

133/01/2009

 

       Puntos negros (13/01/2009 23:52)


Publicado: 10/01/2009


 

DOS MIL AÑOS ESTÉRILES


El conflicto judeo-israelí es una mecha que encendieron los ingleses en 1917 y estalló en mayo de 1948 cuando proclamaron el Estado de Israel para encubrir la desastrosa descolonización de Palestina.

La Declaración Balfour por la que la Gran Bretaña reconocía en las postrimerías de la Gran Guerra el derecho de los sionistas a establecer un Estado judío en Palestina para congraciarse con las comunidades judías de Europa, iba a empezar a pagarse muy cara después de tres décadas de esfuerzos para echar a los británicos de Tierra Santa y empujar luego hacia el mar a los musulmanes que vivían en el territorio desde tiempo inmemorial.

Entre yihads e intifadas los dos pueblos semitas han trenzado una red de agravios, rencores, venganzas, odio y deudas de sangre, que cada vez los aleja más del comportamiento humano. Sobrecoge acercarse al abismo de crueldad en que se han precipitado, y desazona e inquieta que esa lucha de hermanos se desencadene en torno del mismo Dios --el Único, el Misericordioso--, ante la mirada indiferente de los cristianos, también hermanos y tributarios de la Biblia.

Claro que Dios es solo una coartada. Tal vez la más repugnante de la pugna entre los hombres.

Esas tierras humanamente absurdas, entreveradas de desiertos estériles, tristes pedregales abismales, y culpas irredentas como sus amargas aguas interiores, constituyen la irónica Tierra Prometida para dos pueblos que han perdido la razón a fuerza de perder razones. Uno y otro han utilizado las minorías fanáticas para sus propósitos más inconfesables. Pero mientras los judíos han aportado al mundo la vanguardia del saber y la ciencia, junto a sus pintorescos ultraortodoxos negadores de la maleabilidad de la vida que renueva nuestras células cada mil días, contradiciendo al perspicaz Heráclito, con el propósito de momificar el fluir gozoso del río para hacer eterno lo mudable, parece que el lastre del Islam ha sido siempre la tensión hacia el inmovilismo, la cerrazón mental y la persecución del pensamiento hasta su aniquilación, si se exceptúan algunos periodos como el de los Omeyas, sabios libadores de culturas preislámicas.

Tal vez sea eso lo que ha impedido a estos ponerse al paso de los tiempos. La Hégira que acaba de completar hace solo unos días sus 1424 años (como la era mosáica los 5768 y la cristiana 2008) parece revelar la distancia que media entre unos y otros tiempos.

En el 1424 de la Era Cristiana, que es la edad que acaba de cumplir la Hégira, año arriba año abajo, una campesina francesa llamada Juana de Arco levantó con una pequeña tropa el asedio inglés del campamento de Carlos VII en Orleans y lo hizo ungir rey de Francia en Reims; Aragón y Navarra luchaban contra Álvaro de Luna; Alfonso V sometía a los rebeldes sardos y era proclamado Virrey de Nápoles; el emperador bizantino Manuel II Paleólogo abdicaba en su hijo Juan despechado por las vacilaciones de los europeos para ayudarle contra la presión de los “osmánidas”, y los “hussitas” contra los que el Papa Martín V había predicado una Cruzada porque propugnaban la pobreza evangélica de los eclesiásticos, derrotaban a los ejércitos imperiales alemanes mandados por Juan Ziska.

Si observamos desapasionadamente, podemos identificar en el siglo XV europeo idénticas banderías, la misma “clerigocracia”, parecidas intromisiones de la religión en el ámbito de la política, e igual inclinación al anatema aunque las “fatwas” pontificias recibieran otros nombres como el piadoso de Cruzada, sin redimirse de un precio oneroso de sufrimiento y de sangre. Vean y juzguen lo que todavía le queda por andar al Islam a estas alturas. Si bien no quede mucho margen para la esperanza porque tiene siempre vuelta la faz hacia el pasado. Basta con repasar la propia Historia.

Tarik pasó el estrecho en 711 con poco más de un millar de hombres; un año después Musa ibn Nusayr cruzó con cosa de diez mil sin hallar resistencia en la declinante sociedad gótica. Los musulmanes gobernaron sin arrogancia y con prudencia de modo que la sociedad receptora y la advenida aprendieron a convivir como vecinos. Pero esa mutua tolerancia y el enriquecimiento de sus correligionarios al otro lado del mar parecieron sospechosos a los integristas fanatizados del Sahara, que apodándose significativamente”Los consagrados a Alláh” (“Almorávides”) lanzaron una nueva oleada a las órdenes del faquí Abdalláh ben Yassim bajo la autoridad del sultán Yusuf ben Taxfin.

Apenas setenta años después, ya en el siglo XII, las tribus más fanáticas, incultas y salvajes del Atlas ventearon algún tufo de tolerancia, molicie e impiedad en los pioneros y “Los unitarios” (“Almohades”) acudieron para restituirles al redil con Mohamed ben Tumart, hasta que el 16 de julio de 1212 fueron derrotados por los cristianos en las Navas de Tolosa.

Pero años después, la dulzura de Al Ándalus, el refinamiento y la cultura arábigo-cristiana andalusí había abierto camino al entendimiento, lo que movió a los “Benimerines” a invadir nuevamente la Península entrado el siglo XIII para castigar el “revisionismo desviacionista” de los moros de España y poner las cosas en su sitio, esto es de espaldas al futuro. Tuvo que acudir en su auxilio el rey cristiano Jaime I de Aragón, quien los venció en las campañas de Levante de 1224 y 1238 para preservar al propio islamismo ilustrado de los integristas “yihadistas” montaraces.

El miedo a la intemperie de los hijos del desierto, revestido de vocación de inmanencia, frustró muy probablemente un asentamiento mas fructífero en España.

Con todo, lo peor es que la mayoría de los mahometanos siguen alimentando sus temores y negándose a la inteligencia. Tampoco hacen alarde de la sutileza que les caracteriza, cuando menos en las fabulaciones y los libros. Pero lo grave para ellos es que siguen combatiendo con piedras a los tanques despiadados del ejército más moderno de la Tierra. Y lo malo para todos es que ni judíos ni musulmanes han aprendido nada en tantos años.

Darío Vidal

10/01/2009

 

       Dos mil años estériles (10/01/2009 16:59)


Publicado: 05/01/2009


 

LA SENDA DE LA GUERRA


Nostradamus aparte; aparte vaticinios y augurios nefastos, todo parece indicar que nos deslizamos otra vez al despeñadero y que Israel va a salirse con su propósito de desencadenar una guerra generalizada como ha pretendido en varias ocasiones, para distraer de una operación bélica que le permita reunir en un estado todas las naciones del Libro. Cuando una comunidad tiene la soberbia de postularse como el Pueblo Elegido por la divinidad, siempre sus grandes e históricos fines justifican plenamente los medios que se elijan para alcanzarlos.

Los hebreos, que pocas veces se han distinguido por la solidaridad ni las acciones valerosas, como ha demostrado la mansedumbre con que han aceptado todos los “pogrom”, desean edificar el imperio que nunca tuvieron cuando era necesario empeñar la voluntad colectiva para acometer hazañas desmedidas de suerte dudosa.

Fiando en la actual “globalización” en que siempre han sido pioneros, y tomando impulso en el poderoso “lobby” judío que actúa como una quinta columna que está erosionando los Estados Unidos, los sionistas han creído llegado el momento estelar para favorecer el advenimiento del mesías y liderar el mundo. Y aunque no es seguro que estos proyectos se avengan con los designios de Dios, es probable que la inhumana crueldad de la agresión al Islam –mientras siguen produciendo películas en que se plañen de la vesania antisemita de los “nazis”--, la inducida crisis del petróleo, las veleidades pueblerinas y alicortas de los países musulmanes, y la codicia desalmada de una sociedad que se cisca en todas las normas éticas, arrastren al Planeta a una catástrofe bélica con epicentro en el Mediterráneo, en que contenderán armas atómicas de judíos, moros y cristianos. Una guerra que tal vez dure pocos días, los justos para que entiendan unos y otros que ya nadie puede obtener la victoria porque comienzan a percibir los primeros efectos de la fisión nuclear en su organismo.

Pero si eso sucede, deseo, en nombre de los que sucumbamos en el primer momento o estemos iniciando en cualquier lugar cubierto o a la intemperie una larga agonía, que los instigadores de esa carnicería como Ehud Olmert y el infartado Ariel Sharon, con los siete millones y pico de israelíes que están imponiendo sus intereses, sus complejos, sus caprichos y sus odios a cientos de millones de personas, se mueran en el fondo de sus refugios nucleares sin atreverse a salir a la luz para que no se les sublime la armazón.

Y pediré también al cielo que Daniel Baremboim y sus músicos israelíes y palestinos para la Paz, --como los grupos nacidos para la fraternidad en aquella tierra de Caín--, conserven la vida en la remota esquina de la Tierra en que ese día estén dando su concierto para que sean testigos de la maldad de los lisiados del alma y constituyan el fermento de una sociedad nueva, capaz de entender sin prejuicios que Jahvé, Alláh y Dios son tres maneras de nombrar al mismo Ente supremo del que habla el Libro, utilizado por unos y otros para sembrar la muerte estos días de Navidad en la franja de Gaza. Un Ser que es Absoluto pero tan huidizo e irónico como los puntos cardinales, y del que nadie puede predicar la existencia, ni siquiera San Anselmo que llevado de una fe candorosa alimentada por un arrollador optimismo metafísico, se hacía trampa cimentando la necesidad en el deseo.

Darío Vidal

05/01/2009

 

       La senda de la Guerra (05/01/2009 04:30)