Hemeroteca:


Septiembre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
   
     

Publicado: 30/04/2005


 

Y AHORA A REGRESAR


Ya estamos en el puente, y las salidas de algunas ciudades populosas se hallan todavía colapsadas. Nos encontramos cada cual fuera de sitio, lo que tal vez constituye la máxima aspiración de los moradores de esta centuria: todos desubicados, todos dearraigados, todos fuera de casa si es que tenemos casa y no son la casa, el coche, la tele y el consumo los que nos tienen a nosotros. Nuestros antepasados amaban su casa de toda la vida, que había sido a la vez la de los suyos; los abuelos se ufanaban del huerto con su fruta y sus tomates, y nuestros padres querían su coche de toda la vida. Para qué iban a cambiarlo si iba bien. Pero nosotros nos sentimos fracasados si no cambiamos de morada varias veces y de coche cada cuatro años. Nos pasamos la vida deseando. Y el deseo es un sentimiento enfermizo. Una cosa es el deseo y otra la aspiración. La aspiración es un incentivo que impele a la trascendencia, al esfuerzo y la porfía: en la aspiración nadie estorba. Por el contrario el deseo es una actitud envidiosa, pasiva, rencorosa, negativa y mezquina, que pugna muchas veces contra los propios intereses y no conduce a la felicidad.

Muchos de los que estos días están vadeando la pequeña vacación del primero de mayo lo hacen a su pesar, pero cómo reconocer a su término que no han salido de casa. Lo solicita ella, lo exigen los niños que se ponen tan impertinentes sin colegio, lo demanda el medio cultural -''¿Dónde habeis ido este puente?''- dando por sentado que hay que moverse aunque sea sin destino, con tal de no abandonarse al manso fluir de la vida por unos días y pararse a escuchar el propio corazón. Lo que importa es estar fuera de sí, negarse a la reflexión, huir de sí mismo, porque a estar consigo le llaman algunos soledad. No nos enajenan los otros, nos enajenamos nosotros mismos porque huimos de la áspera verdad de la conciencia desnuda y de los interrogantes que nos enfrentan a la trascendencia.

Pues bien, en esta suerte de guerra en que consiste cruzar el puente, han caído al flujo turbulento de la breve vacación primaveral muchos ciudadanos a los que el destino ha llevado a la otra orilla para no volver. Y no sabemos aún cuantos felices domingueros de los que, pasadas las cuatro de la tarde del 30 de abril están en esa estresante caravana de cuatro kilómetros saliendo hacia Valencia regresarán a casa el 3 de mayo. Ojalá volviesen todos. Pero el cotejo de los datos no nos autoriza a ser optimistas porque ahora hay que regresar.

La próxima semana, la Dirección General de Tráfico -más propio sería Tránsito- tornará a difundir estadísticas y, como ayer anunciábamos, cargará la culpa al exceso de velocidad, lo cual puede ser verdad, porque como decíamos ayer nada sucedería si nadie se moviera. Pero como la DGT funda sus premisas en prejuicios, no cabe esperar que sus conclusiones sean certeras. Para empezar es de una torpeza inaudita que alguien que se titula experto en circulación se atreva a definir a qué velocidad comienza la velocidad excesiva. Punto primero. Es de una audacia inconcebible que repartan carnets con solo que los alumnos sepan arrancar, dar marcha atrás y aparcar mal. Para obtener el carnet debiera ser imprescindible saber negociar una curva y defenderse en tierra, suelo húmedo y helado. Porque este es un país quebrado y curvo, de tierras secas y arenosas, y lluviosas y heladas con estaciones de esquí.

Darío Vidal

30/04/05


 

       Y ahora a regresar (30/04/2005 17:34)


Publicado: 29/04/2005


 

REDUCIR LA TASA DE ACCIDENTES


He pasado el día en la carretera por una vez como espectador y visto los toros desde la barrera -desde la barrera porque nada garantiza que la muerte no salte al callejón- y me he hecho cruces de que no haya más accidentes y más muertos. Sólo san Cristobal con su División de ángeles de la Guarda pueden operar el milagro, porque, lo que es nosotros, ponemos muy poco de nuestra parte. Y Tráfico, que nunca destacó por su imaginación, se halla por completo desbordado. En realidad la Dirección General de Tráfico ha tenido siempre dificultades para relacionar las causas con los efectos, de modo que cuando menudean las víctimas no suponen que sea porque hay conductores inciviles que adelantan cuando no deben, irresponsables que conducen pasados de alcohol, mentecatos que van de droga hasta las cachas, majaderos sobreexcitados por música rabiosa e iracunda proyectada a setenta decibelios por un equipo propio de una discoteca u homicidas potenciales que giran sin avisar o cruzando la calzada, que frenan de improviso, que no hacen ''stop'' (¿por qué no ''Alto'' como en toda Sudamérica?) y que actúan con culpable desprecio hacia los demás.

No. Ellos tienen arraigado un prejuicio que les libera del ejercicio de pensar. Los accidentados matan, mueren o colisionan porque corren. Y en el fondo no se les puede negar un fondo de verdad. Si todos estuviesen parados no habría accidentes. De modo que yo me atrevería a proponer una fórmula eficaz, original y absolutamente revolucionaria. Yo sugiero la conducción estática. De modo que unas grúas de la DGT irán situando los vehículos por las carreteras los sábados para que los ocupen las parejas, los grupos de amigos, los ancianitos y las familias para escuchar Carrusel Deportivo el domingo mientras tomaran unos bocadillos bebiendo cuanto quieran sin sobresaltos. Y antes de que suene el despertador del lunes, todos a casa. Esa es la fórmula.

Pero como este sistema no se ha implantado todavía, continúan guiándose por la lógica para extraer enseñanzas de la experiencia. Así, por ejemplo, cuando aumentan las incidencias por no respetar el ''stop'', deciden que hay que enseñar a los alumnos cuántos destellos por minuto dan los intermitentes; si aumentan los adelantamientos antirreglamentarios deducen que es porque los automovilistas ignoran cuál es la carga máxima que debe soportar cada eje de un camión, e incorporan estos conocimientos a los ''tests'' de exámen. Y finalmente cuando no son capaces de atribuir a una causa otras transgresiones, las achacan a exceso de velocidad. De ese modo los exámenes teóricos se enriquecen continuamente con conocimientos tan sugestivos como útiles y prácticos.

Consecuentes con esa línea deductiva, suponen que cuando un conductor comete muchas infracciones es porque sabe poco a fuerza de olvidar lo que sabía, así es que con el nuevo reglamento se les exigirá otro examen teórico con el consiguiente regocijo de las Academias. No han caído en la cuenta de que no se cometen infracciones por ignorancia sino porque al infractor le da la gana. Y eso no se evitará ni retirando el carnet. Las causas son las mismas por las que no cedemos el paso en los accesos, no ayudamos a cruzar a los ciegos, nos colamos en la gasolinera, adelantamos aunque tiremos al otro a la cuneta, y cambiamos de carril cortando las trayectorias de los otros.

Se nos llena la boca de ''Democracia'' olvidando que su fundamento es la cortesía. Nos matamos por falta de respeto a los demás.

Darío Vidal

29/04/05


120 Escuelas cerradas




 

       Reducir la tasa de accidentes (29/04/2005 23:21)


Publicado: 28/04/2005


 

DESPEJAR LA EQUIS


Tanto artículo, tanto analista, tanta opinión, tanto opinante cada día, cada hora, tienen más la dudosa virtud de desorientarnos y ofuscar nuestra mente, que la de ayudar a formarnos un criterio. Por eso conviene asirse a referencias menos precipitadas si queremos tener un juicio con que ser capaces de someter a crítica la batahola de informaciones y puntos de vista contrapuestos con que nos asedia la actualidad.

Los interesados en penetrar el laberinto vasco, que es el nuestro propio, conocen la obra de Mario Onaindía que se redimó de ETA gracias a su vocación de verdad tan grande como su ancho corazón, y están al cabo de la calle sobre el esclarecedor ''Bucle Melancólico'' de Jon Juaristi, los libros de Fernando Savater, Iñaki Ezkerra, Carmen Gurruchaga, Isabel San Sebastián, Díaz Herrera, Isabel Durán y otros que sería prolijo citar. Pero hoy anoto ''Contra la balcanización de España'' de Pío Moa, ensayo que es consecuencia de ''Una historia chocante. Los nacionalismos vasco y catalán en la España contemporánea''. Mas en parte alguna he leído una demanda de desenmascarar su cerebro.

Los máximos dirigentes y estrategas -no me atrevo a decir ideólogos- del complejo secesionista vasco, del que ETA y su compleja estructura de finanzas, relaciones exteriores, brigadas de aclamación, grupos asesinos, coordinadoras Pro-Amnistía y sus otras ramas, no acababan en Josu Ternera, ni ninguno de sus líderes conocidos. Ni tampoco los rostros de Jon Idigoras y Arnaldo Otegi representan la última instancia batasuna que es una suerte de jerarquía al revés aunque a cada cual se le haya asignado su máscara.

Ni siquiera el presidente del Euskadi Buru Batzar, cúpula del aranismo, ostenta la dirección suprema del Movimiento. Garaicoetxea, Arzállus, y Josu Jon Imaz son testaferros solamente. Ni siquiera el ex-jesuíta que atesora formación, experiencia, inteligencia y ambición para serlo, pasó de ser un mandado, porque resultó demasiado visceral, voluntarista, imprudente y obcecado para la tarea, que conociendo las características del temperamento vasco y la naturaleza del PNV, debe de ser colegiada. Pero nadie conoce o se atreve a dar los nombres. Sólo el impopular Melitón Manzanas dijo, poco antes de que lo asesinaran, que ''si no fuera por los putos curas vascos, ETA no exitiría''.

Del mismo modo que resultó de capital importancia averiguar los cauces de financiación de los etarras -con un esfuerzo desgraciadamente estéril porque esta segunda oportunidad que les brinda Zapatero les permitirá blindarse ahora con más eficacia-, es imprescindible que en esta ocasión, al margen de seguir el rastro de sus movimientos, se ocupe la policía de desentrañar quién se halla en el núcleo para desenmascararlo, porque la minucia de su estrategia terrorista y política no es obra de un iletrado ''guerrillero'' aventurero y romántico. Un desconocido, acaso apócrifo, que firma ''Alvaro Baeza'' publicó en 1995 un libro titulado ''ETA nació en un Seminario'', sin que nadie le contradijera.

El cualquier caso, ante la amenaza de escisión que ha formulado Ibarretxe y el renacimiento de la banda terrorista por culpa de la indecisión, la lenidad y la flaqueza de Zapatero que ha olvidado incluso el sacrificio de sus correligionarios vascos asesinados por la ETA traicionando su recuerdo, es urgente despejar la equis de la ecuación separatista para que no vuelva a matar.

Darío Vidal

28/04/05

 

       Despejar la equis (28/04/2005 18:33)


Publicado: 27/04/2005


 

REPRESIÓN DE LOS INOCENTES


Acudan a visitar a Pereda, a Galdós, a Valle-Inclán, a los testimonios de hace un siglo, y hallarán una sociedad acaso inmadura pero mil veces más feliz, relajada y libre que la de hoy. No diré que mejor pero sí más habitable. Puede que esté metiéndome en un jardín pero alguien había de hacerlo.

Imaginen el cuadro costumbrista del hombre en su morada de la ladera montuosa de la sierra, que nos recibe gozoso por hallar compañía, con el fondo sonoro de los trinos que se contagian un jilguero y un ruiseñor al oir la palabra de los hombres. ''¿Cómo va todo...?'' ''¡Cuánto tiempo...!'' Se acerca a palmearnos y un gozquecillo travieso nos olisquea contumaz para adivinar por qué trocha hemos llegado y a qué huele nuestra carne, mientras otros canes saltan y se persiguen libres como el viento ladrando enardecidos. Al sentarnos para tomar el roscón de horno con que nos agasaja y un sorbo de mistela, aparta de la tosca mesa en que un ramillete de romero y un brote de manzanilla aroman la estancia en unos pucheros de barro, una vieja escopeta que deja apoyada en la pared. ''Es que cuando he acabado con el tractor en la Plana Alta, he tirado unos tiros a los palomos. ¡Ahora te llevarás uno ...!''

Pues bien, esta idílica estampa es incompatible con la legislación diarréica de los ''democrataconversos'' de toda la vida que quieren justificar su existencia estampando su nombre en los boletines oficiales de la provincia, la autonomía o el Estado. En primer lugar la Autoridad decomisaría los pájaros e impondría dos multas de aquí te espero, sumadas a las que merecería por cada perro que fuese sin bozal pese a hallarse en el campo; la segunda caería por el ramito de tomillo y las flores de manzanilla que son especies protegidas de un tiempo a esta parte; costaría otra sanción no tener desarmada la escopeta, y otra el cuchillo que dejó sobre la mesa para aviar la caza, porque se considera arma blanca. No sé si me dejaré algo. Pero solo la manzanilla puede costarle un millon de pesetas.

El desdichado debería haber suplido el canto agreste del ruiseñor y el jilguero por la música enlatada de ''un loro'' con Los Cuarenta Principales y abundante publicidad; tener los perros atados viviendo nerviosos el suplicio tantálico de la libertad imposible o haberlos dejado sueltos pero con el bozo puesto; debería haber sustituído la belleza y la fragancia del tomillo por un espray de limón; dejado desarmada e inservible la escopeta, y atreverse a quitar las vísceras de los palomos a mordiscos en vez de con cuchillo.

Son leyes concebidas por urbícolas dispépticos y llenos de complejos, a los que asustan las hormigas y que no han visto mas prados que el verde del estadio, por cierto de hierba artificial. Contra tal opresión funcionarial no cabe otra defensa que la objeción, la insumisión y la desobediencia. Hay un riquísimo plato típico de Tarazona en la falda del Moncayo, llamado ''Zarracatralla'', que no puede guisarse sino en la clandestinidad porque su sofrito de tomate, ajitos, guindilla, hierbabuena y otros estimulantes condimentos sirven de argamasa y aliño a un puñado de caracoles, cangrejos y gorriones, dos especies las últimas tan protegidas como el tigre de Nepal. Pero como siempre, es más fácil importunar a quien caza una docena de bestezuelas para engañar la tarde, que meter mano a quien ha hecho desaparecer cada día miles de cangrejos autóctonos con zumo de herbicidas, y millones de gorriones con forraje de pesticidas. Y no es decente castigar a los más humildes porque no protesten.

Darío Vidal

27/04/05

 

       Represión de los inocentes (27/04/2005 19:32)


Publicado: 26/04/2005


 

HA TRIUNFADO BATASUNA


Las declaraciones de Arnaldo Otegi al diario ''Gara'' trasladando a la aficion las conclusiones de la Mesa Nacional de Batasuna -tan ilegal como su partido- sobre el éxito que han obtenido con el disfraz de Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV/EHAK) no ha hecho cambiar de opinión a la cúpula del PSOE ni al Fiscal General, Conde-Pumpido, lo que demuestra sin paliativos que el no hallar motivos para instar la ilegalización del partido etarra a la Justicia es un estrategia política de ZP, tal vez con consecuencias nefastas. Aunque la maraña de intereses es mucho más compleja.

En primer lugar cabe preguntarse por qué razón Otegi, que no ocultó la identidad de HB con EHAK durante la campaña electoral, aunque el Gobierno no se diera por enterado, ha decidido utilizar una vez más la provocación para dejar a ZP sin pantalones antes de iniciar la negociación. No se sabe si pretende una revuelta ''abertzale'' si se decide a ilegalizar el nuevo partido, o se propone sólo debilitar al presidente del Gobierno que está arrostrando un serio deterioro aunque la suerte le visite una vez más. Todo le hará falta para no descalabrarse, porque todas las opciones son arriesgadas.

Como los toreros cobardes que ponen la muleta en la cara del toro vayan donde vayan para dar la impresión de que imponen el engaño, o los sindicalistas astutos que se sitúan en la cabeza de la manifestación gesticulando junto a una pancarta para aparecer en las fotos como líderes, Zapatero quiere negociar con una ETA debilitada y sin comandos para vender la inactividad de la organización como una tregua lograda gracias a su talante. Pero un loco con una pistola, o una bomba elaborada con una pizca de las cuatro toneladas de clorato sódico robadas el viernes por seis encapuchados en Poitiers -como antes hicieron en Plévin, Grenoble, Pau, la estación invernal de Guzet-Neige y Rennes-, pueden ponerlo a las patas de los caballos.

También puede suceder que no quiera poner fuera de la Ley al último sosias de ETA hasta ver qué estrategia inmediata elige, con el propósito de impedir un trasvase de la militancia batasuna hacia el PNV. Pero eso es como sentarse en un bidón de ''cloratita'', que es el pastel que hacen los cocineros de la ETA con clorato de sodio, azufre y su poquito de azucar para endulzarlo, cuando no disponen de explosivos industriales.

No resulta tan probable que Patxi López, al parecer resuelto a disputarle la ''Lehendakaritza'' a Ibarretxe, aconseje a los suyos que se dejen dar el abrazo del oso por Otegi para acceder a un poder más que dudoso, apartando al PNV de la carrera y otorgando una virtual independencia a los ''abertzales'' mediante el anunciado ''Plan López'' en contraposición apenas formal al ''Plan Ibarretxe''. Las consecuencias de esta maniobra podrían dar con el partido en el suelo y ZP en la calle.

Las maniobras políticas como el escamotéo de los ilusionistas constituyen un éxito cuando nadie ve la trampa, por eso ambos juegos exigen sagacidad e inteligencia, pero la ya insostenible inocencia del PSOE deja de ser creíble si se léen los titulares del ''Gara'' de ayer: ''La Mesa Nacional (de Batasuna) se felicita por su estrategia contra la ilegalización. Los votos obtenidos por la izquierda abertzale nos dan una base sólida para afrontar con tranquilidad y valentía los próximos retos''. ¿Puede dudar alguien todavía?

Darío Vidal

26/04/05

 

       Ha triunfado Batasuna (26/04/2005 17:36)


 

TERCA VERDAD


Ayer repitió ZP por última vez -por última vez hasta el momento- que no puede instar la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas porque no encuentra motivos objetivos para ello. Por lo visto tampoco el Fiscal General del Estado ha visto indicios de que el PCTV esté desempeñando la función que ETA asignó a la ''lista blanca'' ilegalizada de Aukera Guztiak. En los aledaños del Poder nadie ha llegado a sospechar lo que todo el mundo tiene claro: que Herri Batasuna, Batasuna, Sozialista Abertzaleak, Aukera Guztiak y EHAK son distintas caretas de la misma banda que ha asesinado a casi mil ciudadanos. En las próximas elecciones tendremos que someter a los candidatos a algún ''test'' para desechar a los que sean tan poco perspicaces como los actuales.

El presidente del Gobierno ha dicho, con toda la razón del mundo, que en Democracia no se puede actuar por indicios o por corazonadas y que la acción de la Justicia ha de asentarse en la prueba. Lo cual es muy cierto, siempre que se crea en la Justicia y no se tome su Santo Nombre en vano hasta desgastarlo como hace él, al mismo tiempo que propone a los chicos de su partido un Plan de Juventud para el periodo de 2005 a 2007 en que aboga por nuevos modos de participación, ya que ''la Democracia es anacrónica''. Una afirmación que no he visto glosada en ningún sitio y que eriza los cabellos proviniendo del Jefe del Gobierno.

Uno, que sin haber percibido aún el anacronismo de la Democracia debe ser un poco ''facha'', algo obtuso y bastante malpensado, comenzó a sospechar cuando vió que una organización supuestamente política se había abstenido de participar en ella desde su fundación, para despertar súbitamente al ilegalizarse AK. Luego confirmó su aprensión al descubrir que muchos de sus militantes eran allegados de terroristas; que sus fundadores manifestaban que si para lograr un objetivo hay que apelar a la violencia no hay objeción en recurrir a ella; que se negaron a condenar a ETA; que representaron un teatral ofrecimiento a la ilegalizada Batasuna para que no se quedase sin voz tras los comicios; que Batasuna aceptó; que concurrieron a las elecciones con los mismos lemas, pancartas y objetivos que aquella; que los interventores de las mesas electorales eran batasunos; que recurrieron durante las votaciones al acoso y la intimidación de los candidatos rivales cuando depositaban su papeleta como hacía Batasuna; que la noche del escrutinio era Arnaldo Otegi precisamente secretario general del partido ilegalizado, quien celebraba la victoria como propia haciendo alardes que tenían más de provocación que de alegría. ¿Puede darse mayor identificación? Seguro que detrás de tanto signo externo, los jueces hallarían las pruebas, si no lo son ya las grabaciones de ciertas conversaciones de los criminales, que se refieren a la estrategia de los partidos durmientes, ideados para tomar el relevo si se producen ilegalizaciones.

Pero esto solo lo vemos los maliciosos, y ZP que no lo es, no ve nada.

Mas hete aquí que Otegi acaba de hacer unas declaraciones felicitando a los suyos por el éxito de la campaña ya que con Batasuna sacaban seis escaños y con EHAK han obtenido nueve, lo que les pone en condiciones de decidir.

Si alguien exige más pruebas, habrá que convenir que no desea derrotar ni prescindir de los terroristas. Pero la verdad es tozuda.

Darío Vidal

26/04/05

 

       Terca verdad (26/04/2005 01:59)


Publicado: 25/04/2005


 

''DELENDA EST DEMOCRATIA''


Ha llegado ya el momento. Algunos educadores lo venían advirtiendo y parece que sus vaticionios comienzan a cumplirse. Aseguraban que la educación permisiva, la lenidad disciplinaria y la excesiva tolerancia iban a alumbrar una generación de déspotas y dictadores. Y parece que está ya apuntando en el horizonte más próximo. Después de un periodo histórico timorato e indeciso que ha confundido el diálogo con la debilidad y el reconocimiento del error con la cobardía, las nuevas levas vienen dispuestas a imponer sus puntos de vista si es preciso por la fuerza. No quieren más componendas como las que cocina ZP, para el que negociar no es pactar sino rendirse.

Pero el Gobierno no ha permitido que las juventudes se expresaran y ha decidido hacer lo que se suponía que dirán un día los adolescentes. El ministro Caldera ha hecho preparar un Plan de Juventud del PSOE que además de ser caótico e ininteligible se descuelga diciendo que ''la Democracia es anacrónica'', o sea que es una antigualla y como todo lo pasado de moda, indeseable para nuestros tiempos. Lo que siguiendo el hilo del razonamiento lógico quiere decir implícitamente -o acaso explícitamente- que hay que acabar con ella. ''Delenda est Democratia''.

Ya ven cómo la Historia se repite -sobre todo cuando se oculta y no se estudia- y cómo a los países que olvidan su pasado les condena el Destino a repetirlo. Hace setenta años, la juventud europea tachaba la Democracia de reaccionaria y la acusaba de ser una reliquia piadosa de la burguesía adinerada y liberal. De ahí nacieron el fascismo y el nazismo. Y lo que es peor, así se originaron dos guerras de una crueldad apenas concebible porque tenían un sustrato ideológico. Pero hete aquí que quienes se llenan la boca de Democracia cada día, de modo bastante sospechoso por lo insistente, les dicen a sus alevines en un texto programático para el periodo 2005-2008 que la Democracia ya no está de moda, o sea que habrá que cambiarla por otra cosa. ¿Por qué cosa? Ah, ya se le ocurrirá algo a Jesús Caldera responsable de Trabajo y Asuntos Sociales que para eso cobra. Pero como es difícil que este equipo alumbre cosas nuevas, siempre será posible retornar al tardofranquismo en plan ''renove'', dándole otro nombre y algún retoque.

Esta gente es campeona en desconcierto y, como no tiene programa, cada día amanece con una parida nueva para tenernos confusos y medio turulatos hasta el anochecer, hasta ver si se les ocurre otra, sin darnos tiempo de solicitar actuaciones, pedir cuentas, requerir coherencia y saber adónde vamos. Lo normal, lo lógico, lo decente, es idear un proyecto de gobierno, estudiar su viabilidad y pulir aristas para implicar también a los adversarios, que no tendrán más remedio que cooperar si los administrados entienden que esa propuesta es la mejor para el país. Pero eso exige talento, método, esfuerzo, trabajo y constancia que es un coñazo. Y además no consiente Planes de Juventud con análisis en que se afirme en un lugar que nuestra juventud es comprometida, participativa, solidaria, poseedora de una alta conciencia social e interesada por las acciones humanitarias, y en otro que es una birria insolidaria, egoista, individualista, ociosa, hedonista, despreocupada de la política y la religion, y ''feliz, y satisfecha con su desubicacion ideológica''. ¿En qué quedamos? Lo único claro es que la Democracia está anticuada. ''¡Delenda est Demacratia!''

Darío Vidal

25/04/05

 

       Delenda est Democratia (25/04/2005 17:27)


 

TIEMPOS DE CONFUSIÓN


''Y se secarán los hombres de temor y sobresalto'', dice al texto, no se si de Jeremías o del Apocalipsis de Juan, al referirse a los últimos días. Estamos en ese tiempo desde la jornada de Hiroshima que inauguró la agenda del terror planetario alimentado por la amenaza de las guerras bacteriológicas, químicas o simplemente convencionales, con inexpertos niños-soldado irresponsables, mandados por miserables oficiales-sicario y políticos-monstruo, que pertenecen a especies biológicas en plena expansión. Pero antes que de temor y sobresalto la gente normal se consume de impotencia ante sus gobernantes y de nausea de vivir, porque independiente de lo que nos quede en el convento -dicen los profetas que Benedicto XVI es el antepenúltimo de los Papas-, dan náuseas los métodos, el descaro y el cinismo que esgrimen los dirigentes, decididos a sucumbir si nos llega la hora, haciendo lo que les dé la gana.

Aquí andan en liza socialistas y populares a cuenta de la permisividad del Gobierno al permitir que la ETA retorne al Parlamento vasco mientras el payaso de Maragall quiere hacerse francófono, lo que no debe extrañar porque en muchos de los congresos científicos que patrocina la Generalitat se excluye el español de las lenguas oficiales para presentar comunicaciones y ponencias. Y de paso va a exigir que se traduzcan al catalán todas las películas extranjeras que se adquieran en España, lo que no estaría mal de no ser porque la otra vez que lo hicieron, traducían los parlamentos de los malos no al catalán sino al castellano. Sí, me han entendido: en las cintas de vaqueros y en las de la Guerra Mundial, los indios y los nazis hablaban castellano. En un primer momento, podría mover a risa, pero entenderán que no obedece a un propósito inocente.

Y al otro lado del Océano, ese primor de la Democracia que tiene nombre de abrojo no solo se opone a que juzguen a sus soldados por hacer mal uso de sus armas, sino que quiere abolir la Convención de Ginebra y ha conseguido que el Departamento de Defensa -o de Agresiones- exculpe a los mandos que dirigían y autorizaron las torturas, las violaciones, las sevicias y las indignidades que los soldados norteamericanos perpetraron en la cárcel iraquí de Abu Ghraib. Han procesado y condenado únicamente a cuatro pringaos de la tropa, no menos crueles y despreciables que sus jefes pero menos imputables. En cualquier caso, si el presidente de los EEUU gloriosamente reelegido pese a la tomadura de pelo de las armas de destrucción masiva, los exculpa arguyendo que los pobres no sabían lo que hacían sus hombres -y mujeres para vergüenza también de las mujeres- con los prisioneros de aquel infierno, no se sabe que es peor. Porque de ser así el ejército de Pancho Villa podría vanagloriarse de una disciplina prusiana comparada con la que observan los ejércitos estadounidenses. Así es que si el general Ricardo Sánchez y los suyos toleraron u ordenaron la infamia , muy mal; y si no se enteraron, peor. En ambos casos son culpables.

Al ladito mismo pero del otro lado, el valetudinario Fidel Castro hecho caricatura de sí mismo ha impulsado otro despropósito. Ha alineado en su causa como otra suerte de niño-soldado a Elián González, el ''Eliancito'' que utilizaron como pelota de frontón yanquis y cubanos para sus respectivas propagandas políticas y le han hecho pronunciar una soflama ideológica en la conmemoración del quinto aniversario del suceso. Dejen a Elián que estudie y juegue, por favor. Qué náusea, mis Comandantes.

Darío Vidal

24/04/05

 

       Tiempos de confusión (25/04/2005 01:04)


Publicado: 23/04/2005


 

AMADÍS


Un amigo ha tenido la gentileza de obsequiarme esta mañana con una edición del Amadís de Gaula que, leído el Quijote, es la lectura más quijotesca que se puede acometer en el cuarto centenario de la aparición del Caballero de la Triste Figura, y el más fino homenaje que puede rendirse a don Miguel de Cervantes. El Amadís es el ápice de un género literario que cautivó no solo al asendereado Alonso de Quijano el Bueno sino a espíritus tan juiciosos, sensibles y elevados como Teresa de Jesús cuando todavía se llamaba Teresa de Cepeda y Ahumada. Toda la España de las grandes hazañas de las Indias y Lepanto, la España de los sueños desmedidos, apacentaba la fantasía y el espíritu, desde los ilustrados a los iletrados, en los libros de caballerías que eran trasunto de su colectiva fiebre de gloria. Por eso conviene leer el Amadís de Gaula si se quiere entender esa epopeya del desencanto y el fracaso que es la Historia del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. El Amadís representa la apoteosis del ideal y el Quijote la amargura de la decepción, que es el pentagrama en que la Fortuna anota nuestra vida.

Hoy hace ya diez años que ideé para esta fecha del Libro la ceremonia del Vencimiento del Dragón por nuestro señor San Jorge, rememorando el milenario de la batalla de Alcoráz que abrió las puertas de Huesca a don Pedro I de Aragón el año 1096, donde vieron lidiar con el mayor ardimiento durante toda la jornada acudiendo siempre a los sitios de mayor peligro y compromiso, a un animoso y apuesto ''caballero blanco, vestido de blanco, sobre un caballo blanco'', que todos -moros y cristianos- dieron en identificar con el paladín de Capadocia. Un santo que nunca existió, como la fantástica Isla jamás hollada de San Borondón a Poniente de las Canarias a la que los celtas llamaban San Brandán, y como Don Quijote el aguerrido antihéroe tan entrañablemente humano, que dió la postrer lanzada a Amadís de Gaula. Tres inmarcesibles sueños del espíritu que jamás vencerá la realidad.

Por eso no hice que San Jorge alancease al Dragón. En este tiempo de impiedad y de rapiña, de violencia y terrorismo, es necesario sugerir a nuestros niños que renuncien a imponer sus ideas y que aprendan por el contrario a enamorar con ellas: que no se trata de vencer sino de convencer. En la ideada ficción, el jinete finta y encela al enorme Dragón al que hechiza con amor y un sencillo ramillete de primavera: el Ramico de Bienquerer que los hortelados de esta tierra ofrecían el 23 de abril a la muchacha preferida.

De vez en cuando nos visita un instante vecino de la dicha; un momento sin tiempo como una eternidad; un minuto que resume una vida y supera la gloria aunque tarde diez años a llegar. Y asiendo contra mí el Amadís que me traía Jesús Galve, he callejeado entre el fulgor de la primavera percibiendo que se ha hecho tradición el sueño de otras horas hasta distraer a los políticos de invitarme a la fiesta convertida ya en un poema anónimo como quiso Machado que fuera el mejor verso, un poema de luz, gallardetes, flores, dragones, jinetes y colores que hechizaba a los niños y restituía a los mayores a la Patria de los sueños que la prosa les disputa cada día. Y he sabido que aún pueden redimirnos pese a todo las ''razones del corazón que la razón desconoce''.

Darío Vidal

23 abril 2005.

Día de San Jorge.

 

       Amadís (23/04/2005 22:43)


Publicado: 22/04/2005


 

EXHUMAR A LOS MUERTOS


Cada día está más maltrecho el cadáver de Montesquieu y peor tratados sus Poderes. Eso de la independencia entre Legislativo, Ejecutivo y Judicial no rebasa el marco de los buenos propósitos ni pasa de ser un desideratum. Ahora mismo el fiscal general del Estado, señor Conde-Pumpido, se ha descolgado con una flor que no es de su jardín y parece arrancada del rosal zapateríl. El señor Conde-Pumpido se propone, o le proponen, revisar las sentencias franquistas de la Guerra Civil. Es lo malo de no tener ideas y no saber cómo distraer al personal. Eso lo sabían muy bien en La Legión, así es que cuando al Mando no se le ocurría nada, hacía construír pistas, excavar trincheras, levantar polvorines, abrir caminos o simplemente convocar con urgencia una revista de armamento y policía. El caso era no tener a la tropa ociosa, porque la inactividad es el caldo de cultivo del juego, la bebida, las apuestas, las pendencias, y los motines.

Naturalmente ya hay quien le ha dicho que habrán de revisarse también las sentencias de los Tribunales Populares de la zona republicana. Eso es lo que tiene jugar con fuego, o ''remenar la merda'' que es como dicen los catalanes a hurgar en la mierda, con perdón, dando por supuesto que en una parte estaban los buenos y en la otra los malos, y no tenemos todos algún ''caído'' a uno u otro lado del frente o la retaguardia, y algunos por desgracia en ambos bandos.

Es difícil explicarse tal propósito, después de tantos lustros de odio, de ronco rencor soterrado, de ira reprimida, de prudente contención para no tirarse al cuello de Caín deseando abonar la vida con su muerte, y de generosa voluntad de concordia para no saciar la sed de venganza con la sangre del enemigo incompatible y familiar. Es difícil entender que tras la costosa reconciliación apenas iniciada en aquella espinosa transición a la Democracia, haya algún espíritu tan ruín que funde su tarea en descerrajar la morgue ya vacía en busca de cadáveres, en exhumar a los muertos, en desenterrar esqueletos, en rememorar agravios, en reavivar el odio tan fácil de alentar y tan remiso a ceder cuando el dolor pervive.

No quiero saber -o acaso sí quisiera para escupirle- quién es el culpable de tal iniciativa porque me trae el recuerdo de mi abuela Cármen, con los ojos siempre enrojecidos y siempre húmedos, que peregrinó por media España como una Dolorosa acompañada de otra mujer enlutada para averiguar en qué paraje habían dado el tiro de gracia a uno de sus hijos. No pretendemos olvidar, para que nada se repita como algunos parecen desear. Pero queremos perdonar para siempre y abrazar a nuestros hermanos sin recelo aunque no opinen lo mismo, sin preguntarles quiénes eran y dónde estaban los suyos.

Es imperdonable que los Gobiernos o los servidores de la Justicia alienten el rencor, porque como dice Nicolás Redondo Terreros recordando la historia de los suyos ''cuando alguien manosea el pasado en contra de los demás, siempre es con la voluntad de hallar beneficios partidistas''. Pero si los que gobiernan -o los otros, que da lo mismo- no vacilan en enfrentar a los gobernados para encubrir su incompetencia porque no saben qué ofrecerles, entonces merecen ser expulsados de la comunidad para siempre. Hoy publica ''El Mundo'' un juicio de Ezra Pound que alguien debería esforzarse en desmentir: ''Gobernar -dice- es el arte de crear problemas con cuya solución mantener a la población en vilo''.

A veces parece que es así.

Darío Vidal

22/04/05

 

       Exhumar a los muertos (22/04/2005 23:45)


Publicado: 21/04/2005


 

REFLEXIONES DE PROFANO


No había visto nunca esta suerte de comunión univarsal con un ser que nos deja. Sí el dolor y el desgarro de los próximos, pero jamás el duelo extenso que ha provocado la muerte de Juan Pablo II, ese abuelo bondadoso y obstinado que se nos ha ido muriendo en el salón de casa, mientras a los abuelos carnales los llevamos a agonizar a una residencia para evitarnos el mal rollo; para no comernos el marrón.

El Papa Wojtyla se ha venido a morir junto a nosotros balbuciendo su oración inentendible, con la lengua torpe del mal de Parkinson y los ojos acuosos e inexpresivos de aquellos a quienes la paralización muscular parece hacer huir el espíritu de la faz. Pero el caso es que gentes de todos los continentes y religiones han sentido que un semejante se extinguía con sufrimiento despertando en todos el humano sentimiento de la compasión. Esa ha sido su última lección, mal recibida por algunos como mero exhibicionismo, sin entender que a ciertas alturas de la vida y en la proximidad de la muerte los hombres se olvidan de la vanidad y la apariencia. Era otra cosa la que hablaba en él y la que ha acercado a los jóvenes a la Plaza de San Pedro. Sin necesidad de negociar.

Ha dicho el Papa Ratzinger que la fe no es negociable, que las enseñanzas de la Iglesia no pueden pactarse y que si los fieles se alejan de ella no queda más que la oración, el sacrificio y la prédica de los católicos con el ejemplo en espera del apoyo de Dios. Porque el Cristianismo no es una mercancía ni sus enseñanzas una cuestión de moda. Desde nuestra perspectiva de profanos no negaremos que ese sea un camino. ¡Mas con el mazo dando! La llamada crisis de vocaciones no es una amenaza: es una carencia actual. Los más jóvenes no se sienten vocados al sacerdocio, y a medida que vayan careciendo de modelos de carne y hueso a que adherirse, será más difícil que abracen tal destino.

Imagino que la Iglesia, posiblemente la sociedad más sutil e inteligente de la Tierra, dedicará sus mejores cabezas al análisis y el diagnóstico del fenómeno, y sabrá que, con todo, la restrictiva moral sexual puede no ser el principal obstáculo, con serlo en buena medida, porque a la gente moza le ha bullido la sangre y se le ha desmandado el apetito siempre, y no por eso se vaciaban los seminarios y los templos. Así es que la causa tal vez está en otra parte. Pero no estaría de más que se acercase al hombre en todo lo que no afecte al Dogma.

Quiere decir ésto que los teólogos habrán de plantearse soluciones que permitan franquear la feroz barrera del sexo, que es Naturaleza y por ello obra de Dios como nos descubre, desde la lúcida proximidad femenina a las cosas de la tierra, la teóloga italiana María Caterina Jacobelli. Mas todas las religiones imponen límites y disciplina, y pese a ello se expanden por nuevos territorios y por comunidades que fueron católicas. Tal vez la Iglesia ha pecado de soberbia y arrogancia, tan contrarias a la caridad, que ha sido y debe ser el núcleo de su pensamiento y su sentimiento (''Ama y haz lo que quieras'') y uno de los mayores atractivos para las gentes de ancho corazón.

Parece que Ratzinger lo dijo con claridad en el Viacrucis del Capitolio esta Semana Santa en medio de la alarma y la turbación de sus eminencias. Tal vez la Iglesia no vuelva a renacer si no es desde la humildad y el amor. Y Benedicto XVI parece saberlo. Creyentes y descreídos están reclamando asidero, un punto de esperanza y algo en que creer.

Darío Vidal

21/04/05

 

       Reflexiones de profano (21/04/2005 17:13)


Publicado: 20/04/2005


 

EL ROBO DE LA INFORMÁTICA


El Tribunal de Cuentas ha sancionado al Ministerio de Administraciones Publicas por despilfarrar el dinero de todos, utilizando un sistema informático de pago como el ''Windows'' de Microsoft, en lugar de un software libre que, como su nombre indica es gratuíto, además de invulnerable a los virus y de bastante mayor fiabilidad. ¿Por qué hay organizaciones e incluso Gobiernos que pagan al señor Bill Gates -el propietario de ''Windows''- miles de millones anuales en concepto de licencias por utilizar sus programas informáticos, en lugar de utilizar otros más fiables que además son gratuítos?

Como saben mis lectores internéticos, el ''hardware'' es la máquina, el hierro, el PC, lo que los escolásticos llamarían materia. Es el soporte, como el cerebro lo es del pensamiento. En ese soporte se aloja el ''software'' que los tomistas llamarían forma. Esto es, los programas que nos permiten enviar y recibir correo, editar textos, hacer bocetos, almacenar fotos, retocarlas, llevar la contabilidad, escanear información y penetrar en las Webs de museos, empresas, entidades, bibliotecas y gobiernos.

Pues bien, cada una de esas actividades esta protegida, en los software de pago, por una licencia que hay que satisfacer a la propietaria de la patente, que cada dos o tres años modifica los programas haciéndolos incompatibles con los anteriores, con la excusa de introducir mejoras técnicas. Entonces el cliente ha de volver a comprar los programas, instalaros y pagarlos, porque los anteriores no le sirven. Este ha sido el gran hallazgo del magnate de la Informática Bill Gates de Microsoft, que ha ido adquiriendo programas para incorporarlos a ''Windows'' hasta convertirla en un monopolio, denunciado en USA por la competencia, que la Administración Clínton sancionó en aplicación de la Ley Anti-trust. Pero el señor Gates financió impúdicamente la campaña presidencial de George Bush, y el nuevo presidente retiró impúdicamente los cargos y la multa a su benefactor. Amor con amor se paga.

Si el Gobierno de España quisiera enmendar la plana a las cosas que Aznar hizo mal, en lugar de distraer con gestos, gruas antiestatuas, revisión de procesos marciales de la Guerra Civil y otras habilidades, tendría la ocasión de contradecir el acuerdo con Bill Gates cuando visitó al anterior presidente para venderle la burra y llenarse los bolsillos con la adhesión de papanatas incautos, u otra cosa peor. El señor Zapatero habría de evitar que el Estado gastase un duro en un producto que puede obtener gratis, con garantía de calidad e inatacable por los virus que han sido capaces, en más de una ocasión, de paralizar Ministerios enteros.

No he logrado averiguar qué paga cada Departamento a la multinacional americana ni el conjunto del Estado, por sus inútiles licencias. Pero sé que a la ''Generalitat de Catalunya'' le cuesta 200 millones anuales desde que Bill Gates se entrevistó con Jordi Pujol. Sin embargo el departamento de Informática no se atreve a adoptar un software libre, como ''Linux'' por ejemplo, ya que resultaría muy costoso sustituír el sistema. Eso dicen. ¿Saben cuanto costaría? Pués 15 millones y por una sola vez. O sea que si en vez de 200, pagaban 15, el primer año se ahorrarían ya 185 millones, y los restantes todo. Pero ahorrar a Cataluña 185 millones resulta carísimo. ¿Adivinan para quién?

Si adivinan a que huele, les regalaré una botella de colonia.

Darío Vidal

20/04/05

 

       El robo de la Informática (20/04/2005 17:05)


Publicado: 19/04/2005


 

ESPÍRITU SANTO VS. JERARQUÍA


A mi me inquietó siempre la estrecha relación que mantuvieron el Papa polaco Karol Wojtyla y el cardenal alemán Joseph Ratzinger. El Papa difunto decía que era su amigo de confianza y eso supone compartir criterios y poseer afinidades. La latitud engendra identidades; la generación común en determinada altura de los tiempos ayuda a configurar el pensamiento, y la historia compartida alumbra semejanzas aunque se haya vivido desde opuestas trincheras, como el prepósito de la Congregación para la Doctrina de la Fe que perteneció, al parecer contra su voluntad, a las Juventudes Hitlerianas, en cuya condición fue destinado en Baviera a una unidad de artillería antiaérea. Una circunstancia que con toda probabilidad no buscó pero que debería alejarlo de cualquier pretensión a la silla de Pedro. Aunque Juan Pablo II lo apreciara, se identificase con su biografía y valorase la fe roqueña de un tradicionalista alemán. Ambos eran hijos de su época pero el Papa polaco jamás empuñó un arma. Y aunque es posible que en tales circunstancias no pudiera zafarse de las garras del III Reich -aunque otros lo burlaron- debería entender que hay episodios, acaso fortuítos, que nos alejan de determinados destinos. No sabemos si el cardenal bávaro compartió en sus años de adolescencia la mística wagneriana del nazismo, tan atractiva para un joven idealista de su momento, aún sin llegar a suscribirlo hasta sus últimas consecuencias, pero no cabe duda de que le cuadra la dirección de la Santa Inquisición vaticana. Es un hombre duro, firme, frío, racionalista y autoritario, entre cuyas virtudes -sin duda numerosas- no consta la humildad. El desmanteló la Iglesia de la pobreza, la teología de la liberación, el apostolado obrero y todo lo que pudiera sonar a revolucionario, para evitar la conquista de la Iglesia por el comunismo. Y cabe preguntarse si la Iglesia hubiese tenido motivo para temer a los comunistas si aplicase las enseñanzas del Maestro. Pero esa es otra cuestión.

Menos mal que, en opinión de los ''vaticanólogos'', quién entra en el Cónclave como Papa, sale cardenal. Pero quienes no hayan tenido más noticia del ilustre eclesiástico, imagino que se habrán quedado de piedra ante la contundencia dialéctica y doctrinal del discurso que Ratzinger pronunció ayer en la Capilla Sixtina como decano del Colegio Cardenalicio, condenando a diestro y siniestro todas las tendencias, opciones e ideologías de los católicos de hoy. Quiero pensar que el Espíritu Santo volará diligente para iluminar la razón de los electores, mostrando su radical insumisión a la Jerarquía.

No sucede lo mismo con los nombramientos que no dimanan de la Gracia del Espíritu sino de la Jerarquía, que con frecuencia se equivoca como parece demostrar el nombramiento para la sede episcopal zaragozana, precisamente del único prelado que sugirió al Papa Juan Pablo II que terciase a favor del trasvase del Ebro hacia Levante, condenando los secanos al yermo para promover nuevos campos de golf y lucrativas urbanizaciones en las costas del Mediterráneo. Es una suerte de provocación eclasial.

Seis de la tarde. Suena la radio. ''¡Fumata bianca!'' Espera. Tensión. Y al cabo:''¡Habemus Papam!''. Tomará el nombre de Benedicto XVI, como nuestro ''Papa Luna'', y es Joseph Ratzinger. No es ''El Inquisidor'' como le llaman sus compatriotas, ni perteneció a las Juventudes Hitlerianas. Habrán de modificar sus biografías porque están equivocadas.

No tengo precio como vaticanista y como profeta.

Darío Vidal

19/04/05

 

       Espíritu Santo vs. jerarquía (19/04/2005 19:29)


 

OPINANTES


Probablemente la tertulia sea una de las tradiciones más gozosas que nos han dejado Grecia. No sé qué debió ser primero pero me da la impresión de que ese diálogo a veces distendido y otras acalorado aunque siempre respetuoso en que consiste el intercambio de ideas entre iguales, debió ser el fundamento de la Democracia. Y no se imagina uno esos inicios en lugares oscuros, cerrados, fríos, con los participantes congregados junto a un fuego, con la nieve en las calles y los carámbanos pendiendo del tejado, que más parece un decorado para la iniciación, la confidencia, la intriga, la conjura o la oración. Imaginamos esos orígenes en el espacio abierto de los lugares públicos y no en la casa de nadie, a plena luz, sintiendo en el rostro la brisa tibia del Mar Nuestro y el aliento cálido del sol, paseando por el ágora o sentados a la sombra de la higuera del camino.

Luego vendrían las largas peroratas del simposio reclinados en el triclinio, mientras los esclavos iban de un lado a otro con la crátera sirviendo vino cortado con agua o hidromiél, y por fin la reunión en ese espacio privado que se hace público en el bar y el café, como el Pombo, el Gijón o el Casino del pueblo al que acudían los abuelos, hasta que el gas de los escapes, el ruido de las calles y la fascinación de ''la tele'' acabó por agostarlas. Aunque si algo falta es tiempo y ocasión, y hasta puede que falta de vocación para comprometerse un rato cada día para dar y acoger las razones de los otros. No falta el deseo del encuentro y el debate, pues mientras los nórdicos se conforman con leer los artículos y los editoriales de los papales públicos, aquí únicamente somos capaces de digerirlos contrastándolos, criticando, matizándo, ponderando o negándolos, sin obviar la gesticulación y los aspavientos si conviene. Hasta tal punto es así, que todas las televisiones y las radios programan tertulias y debates en que los participantes creen representarnos de forma vicaria.

Hace ya muchos años, algunos audaces ideamos la fórmula, pero tuvimos la modestia y la prudencia de invitar a los expertos para no decir tonterías. Ya que hablábamos de Grecia más arriba, los de casa ejercíamos la ''mayéutica'' como Platón, para extraer sus opiniones con humildad y en ocasiones afectando más ignorancia de la que teníamos, con objeto de que el entendido explicase los asuntos con precisión y lucimiento. Ahora no, válganos Dios. Salen los opinantes, hacen el paseíllo, son presentados como los púgiles en el ''ring'' y comienzan a opinar con desparpajo, contundencia y la mayor seguridad sobre el sínodo de los obispos, los entresijos del cónclave, las previsiones económicas para el próximo ejercicio, las razones últimas de los nacionalismos sin hacer distinciones ni matizar entre unos y otros -porque desde Madrid al fin todo es ''Provincias''-, las claves secretas de las elecciones vascas, la lógica de sus pactos, y las raices geoestratégicas de los conflictos más lejanos, como los motivos del desaire de los chinos al Japón.

Qué suerte saber tanto. Cuando yo sea mayor quiero hacerme contertulio de la radio. O de la televisión, para insultar a quien me caiga mal.

Darío Vidal

18/04/05



 

       Opinantes (19/04/2005 09:24)


Publicado: 18/04/2005


 

LA PELOTA EN EL TEJADO


El PSOE ha subido y el PP ha bajado respecto de las últimas elecciones en el País Vasco, pero por primera vez ambos partidos suman más que la coalición nacionalista. Sin embargo ETA ha pasado de siete a nueve parlamentarios gracias a la actitud de Rodríguez Zapatero que ha posibilitado el trasvase de los votos de Batasuna al Partido Comunista del País Vasco.

El perdedor, aunque le gane en votos, es el PNV/EA para el que estas elecciones del 17 de abril de 2005 ha constituido un descalabro aunque se obstine en no reconocerlo. En determinadas circunstancias cuentan menos las cifras que las tendencias; menos los resultados obtenidos que las metas alcanzadas. Y es el caso que el señor Ibarretxe había planteado estas elecciones como un plebiscito a favor de su plan rupturista y se propuso como meta obtener la mayoría absoluta. Esta noche, enmascarando apenas de entusiasmo la cólera, gritaba que había ganado, que puede ser cierto, y que el PNV era el partido más votado, que también; pero ocultaba que ha fracasado en sus tres objetivos capitales, que los vascos le han derrotado como demuestra la defección de muchos de sus votantes de otras veces. Primero ha votado el 13% menos de ciudadanos, porque no han querido secundar su llamada a la movilización; segundo, no solo no ha obtenido la mayoría absoluta que se proponía sino que ha perdido cuatro escaños en el Parlamento autonómico, y tercero, la jornada que tenía que encumbrarlo como caudillo y debía significar un baño de multitudes en el plebiscito independentista ha sido una modesta, pacífica y dominical votación de compromiso. O sea que ha perdido. Su Plan soberanista puede darse por muerto y enterrado, y su liderazgo personal si es que lo tuvo, por concluso.

Pero él gritaba esta noche que seguirá liderando el proceso de normalización en Euskadi para alcanzar su derecho a decidir, porque el PNV es el único partido capaz de aglutinar a los vascos desde el centro, dejando a un lado a los extremistas de PP y de ETA, y de evitar que lo gobiernen desde Madrid. Más de lo mismo. El señor Ibarretxe se parece a las ''txapelas'' en que es impermeable.

PSE-PSOE y PP tienen más votos que los nacionalistas por primera vez en la historia. Circunstancia digna de ser cuidadosamente ponderada. Si Zapatero fuera un hombre de Estado podría justificar su tibieza con el PCTV negociando un pacto con el odiado PP para restituir el Pais Vasco a la normalidad y ''rescatar'' a miles de ciudadanos proscritos, perseguidos, ofendidos, amenazados y aterrados por los pistoleros de la ETA, que podrían por fin andar por la calle sin escoltas. Sería el momento de devolver su dignidad a los humillados, permitir el retorno de los huídos, reparar en parte las humillaciones, la incomprensión y el sufrimiento que han padecido los familiares de las víctimas, y honrar por fin a los muertos, muchos de ellos militantes del propio Partido Socialista para mayor escarnio, que parece menospreciar incluso el equipo de Zapatero, después de haber sido excluídos de la Iglesia vasca cuyos pastores se negaron sistemáticamente a oficiar una humilde misa de difuntos.

Pero como aparece escrito en el dintel de la puerta del Infierno según las ensoñaciones de Dante, ''abandonen toda esperanza''. El PSOE lo hará todo menos vincularse a los ''reaccionarios'' o dejarse contaminar por ellos. Tal vez prefiera incluso que gobierne Ibarretxe el ''progresista''.

Darío Vidal

17/04/05

 

       La pelota en el tejado (18/04/2005 01:15)


Publicado: 16/04/2005


 

EL ARCHIVO


El señor Zapatero acaba de cosechar otro éxito con que poder enriquecer esa orla de logros que está exhibiendo para demostrar que ''España va bien''. El señor Zapatero, feliz él, ha conseguido estar satisfecho de todo lo que ha hecho en este primer año de mandato, lo que demuestra una carencia preocupante de espíritu crítico. Porque el señor Zapatero no ha hecho, se ha dejado hacer; no ha construído con esfuerzo sino que está permitiendo que un edificio levantado con esfuerzo durante muchos siglos, sea vulnerado por los ataques desde fuera y minado por los zapadores que socavan sus cimientos desde dentro. Se limita a dejar que la gravedad le impulse cuesta abajo aceleradamente, sin frenos y sin manos. Pero no siente vértigo, ni percibe ningún peligro, ni intuye en qué paraje y de qué modo terminará el descenso. Por el contrario, advierte que conduce a este país a su periodo de mayor esplendor. Es imposible saber si esa valoración es consecuencia de la ceguera o del cinismo. Habría que decirle como Quevedo al desastroso Conde Duque de Olivares en parecida coyuntura, que ''está haciendo grande España al modo que los poceros a los pozos: que los hacen más grandes cuanta más tierra les quitan''.

En su actitud cobarde de ceder ante el halago y la presión, la amenaza y la crítica para lograr perpetuarse en el cargo, que no será eterno, logrará que le citen si le recuerdan en la Historia -que ya no existe ni se estudia gracias a los suyos- como el mayor irresponsable del siglo. Cuando se estrelle al acabar la pendiente, habremos de pedir auxilio a alguien con un poco más de patriotismo y de cordura para que intente ver qué tiestos pueden repararse y cuales deben darse por perdidos. Da mucho que pensar sobre el Poder que la disparatada acción de un individuo sin proyectos pueda arruinar en solo cuatro años de desgobierno la vida, el patrimonio, los esfuerzos de siglos y el futuro de una nación.

Ahora mismo ha permitido que la gente de ETA que el anterior Gobierno puso fuera de la Ley con tanto esfuerzo, esté de nuevo en el Parlamento y, para que no duden de que han ganado, les tranquiliza diciendo que negociará con ellos para alcanzar una ''tregua'', burlando el esfuerzo y el sacrificio constante de la Policía y echando al olvido a tantos asesinados, entre ellos muchos socialistas, a los que va a traicionar para durar un día más. ¿Sabe él, que dice ser abogado, qué es una tregua? Pero es evidente que los pistoleros no volverán a matar hasta que estén de nuevo en condiciones de hacerlo y eso lo venderá como un éxito de su talante. En la jornada de reflexión, todos los periódicos dicen que ha vuelto a legalizar a ETA y que, apoyándose en esa honrosa situación de igualdad, le pedirá que no mate y se disuelva. ¡En eso está pensando precisamente la hinchada ''abertzale''! Estamos con Alicia en el País de las Maravillas.

Mas no podía dejar sin caramelo al trío catalán. Así es que Zapatero Presidente -¿de quiénes?- va a doblegarse una vez más ante el nacionalismo y a despojar al Archivo de Salamanca de los papeles de la Guerra, que pronto reanudaremos a este paso. Pero ya ha dicho que sólo entregará los catalanes. ¿Y por qué no devuelve sus documentos a los restantes territorios? ¿Y por qué no restituye los bienes museísticos, como la Dama de Elche, a sus lugares de origen? ¿Y por qué no hace que el ''Archivo de la Corona de Aragón'', que va a denominarse ''Arxiú Historic de Catalunya'' para evitar su retrocesión, regrese a su cuna diplomática y política? ¡Háganse separatistas, créanme!

Darío Vidal

16/04/05

 

       El Archivo (16/04/2005 18:22)


Publicado: 15/04/2005


 

ESPÍRITU SIN CUERPO


La vida y el ejemplo de Stephen Hawking parecen remitirnos a la visión más idealista de la existencia. A los argumentos que el misticismo cristianismo daba para desterrar del hombre al cuerpo como una carga baldía, como un fardo pesado, como la bestia con que la Naturaleza, o el demonio, lastraba el vuelo del espíritu, tomando aquel apotegma griego que rezaba ''soma, sema'', esto es, el cuerpo es la tumba.

Stephen Hawking, catedrático de Matemática Aplicada y Física Teórica de la Universidad de Cambrige es una suerte de homenaje a la Teología cristiana y un acto de Fe, no sé si a pesar suyo, pero por obra de la Enfermedad de Lou Gehrig o ''esclerosis lateral amitrófica'' que contrajo en Oriente Medio y progresa implacable hacia su paralización total. En una silla de ruedas, privado ya de la palabra, y con apenas algún movimiento en los dedos de la mano derecha con los que actua sobre su ordenador incluso para emitir voz artificial mediante un sintetizador, sigue investigando, dando sus cursos, escribiendo libros y dando conferencias como la que pronunció recientemente en Oviedo ante los Príncipes. Estudioso del origen del Universo, que según la teoría que viene desarrollando se produjo por un punto de distorsión infinito del espacio y el tiempo que originó el ''Big Bang'', es el alma desencarnada, el puro espíritu, el ángel sin las ''grandes alas de cadenas'' que en opinión de Blas de Otero hacen tan difícil el vuelo del hombre. No hablo de moral; me refiero simplemente al espíritu y a esa ascensión hacia el infinito de un ser al que la enfermedad y tal vez la herencia han privado de belleza física; dos circunstancias que otorgan a su cuerpo retorcido e informe, su rostro inexpresivo y su visceral y orgánica boca entreabierta, húmeda y torcida, un aspecto acaso repugnante. Dios nos perdone a los pasajeros de este siglo, que rechazamos y pretendemos ignorar la decadencia, la enfermedad y la muerte como realidades obscenas, como sucesos no solo feos sino también inconvenientes.

Es muy difícil penetrar en el cerebro de un solitario, de un genio -valorado como un estudiante mediocre por sus profesores de Oxford- y por último casi disociado del cuerpo, como los ángeles y los bienaventurados. Y más si se aventura en la naturaleza del tiempo que para los griegos era periodo o eternidad (''jronos'' y ''aioon'') y ha estado dando guerra a los filósofos hasta alcanzar un nuevo auge con el existencialismo que queda patente incluso en los títulos de sus libros más característicos como ''Ser y tiempo'' (Sein und Zeit) de Heidegger. Sin embargo donde la aventura del cosmólogo inglés me parece más dramática es en el marco espaciotemporal de la filosofía kantiana, que concibe el Tiempo -igual que el Espacio- como una ''intuición pura'', una ''forma a priori de la sensibilidad''. Espacio y Tiempo son algo anterior a las cosas y pertenecen al ambito de la ''subjetividad pura''. Son las condiciones que pone el individuo para percibir lo que le llega de fuera. Aceptado ese principio, Hawking, desarraigado de la percepción sensorial por sus lesiones nerviosas, sería como un náufrago, mas no en el océano sino en las tinieblas del cosmos.

Menos mal que Einstein alumbró una tesis que Hawking ha profundizado, en que la curvatura del espacio-tiempo le libera de la subjetividad y le permite una existencia no sabemos si plena, pero lúcida, rica y esplandorosa de pura inteligencia desencarnada y angélica.

Darío Vidal

15/04/05

 

       Sólo espíritu (15/04/2005 21:15)


Publicado: 14/04/2005


 

LO IDÉNTICO A ETA


La Filosofía puede remontarse a esferas abstrusas, dificilmente accesibles, y de endiablada complejidad. Pero comienza siempre sentando principios muy elementales y se edifica sobre verdades tan obvias y pedestres que la gente no avisada suele considerarlas tonterías. Eso dicen al menos. Pero aún en ese estadio elemental hay quienes no la comprenden.

Puede parecer una simple tautología y dar hasta risa oir aseverar que dos cosas iguales a una tercera son iguales entre sí. Dicho de este modo parece muy elemental, pero no es cuestión baladí. Si B=A y C=A, resulta que B=C. Sin embargo cuando descendemos a lo concreto, el enunciado puede desconcertar. Algunos parecen no entender que si ''Aukera Guztiak'' ha sido la coartada de Batasuna, y el Partido Comunista de las Tierras Vascas la de ''Aukera Guztiak'', resulta que el Partido Comunista de las Tierras Vascas es también Batasuna. Claro que los hombres de Leyes, como en otro tiempo los sofistas, suelen gustar de enredar un poco más las cosas. Por eso el lenguaje del Foro es mucho más brillante, más ligero, más emotivo, más eficaz y más efectista que el denso de los filosofos. Y tal vez es la razón por la que Sócrates fué condenado a morir y no le valió de nada su impecable defensa: no emocionó a nadie.

Sustancialmente las tres organizaciones difieren en la denominación pero no en el contenido ideológico. De tal manera que AG se ofreció a la ilegalizada HB para vehicular su programa, y al ser puesta también fuera de la Ley, apareció PCTV suscribiendo todos los postulados etarras, justificando ''la lucha armada'' y la limpieza étnica para obtener la independencia, y suscribiendo su pensamiento hasta el punto de que el secretario general de Batasuna, Arnaldo Otegui, aseguró que ''se identificaba en todo'' con ellos y solicitó para el grupo el voto radical ''abertzale''. Mas por si la identidad ideológica fuera poco y el apoyo político pudiera resultar tibio, se ha dado la ''confesión de parte'' de cada uno de los partidos creados para esta ocasión, sin ninguna cautela, porque todo obedece a una estrategia urdida como una partida de ajedrez. Todo. Hasta la provocación.

Y no solo eso, sino que el disciplinado silencio que han observado desde su fundación para no quemarse hasta el momento, pone de manifiesto el carácter instrumental de una y otra formaciones. Son engranajes de la misma máquina, miembros del mismo organismo, piezas del mismo ''puzzle''.

Me resisto a creer que Pérez Rubalcaba no recele, él de por sí tan receloso. Cabe pensar que es una maniobra para detraer votos al PNV como ya se ha apuntado alguna vez, y encauzarlos hacia el PSE con el riesgo que comporta para todos. Y eso es muy grave. ¿Qué haremos con el señor Zapatero si la cosa sale mal? ¿Adónde piensa huir?

Esas actitudes descabelladas, esas jugadas audaces, esas posturas suicidas están bien cuando se juega con dinero propio, pero el señor presidente apuesta, puja y expone capital ajeno. Está poniendo en peligro nuestro futuro. España no es suya. Y pudiendo haber resuelto la situación sencillamente, la ha complicado hasta límites jamás imaginados. Puede estar dando su paso final.

Darío Vidal

14/04/05

 

       Lo idéntico a ETA (14/04/2005 17:22)


Publicado: 13/04/2005


 

TRABAJAR PARA EL ESTADO


''¿Y usted a qué se dedica?'' ''Yo trabajo para el Estado''. ''¡Ah, es usted funcionario!'' ''No, señor: soy contribuyente''.

No es un chiste. Es algo que podríamos responder usted y yo sin pizca de ironía si usted no es millonario. Trabajamos para el Estado y las grandes compañías de servicios que medran bajo sus auspicios. Y luego pretenden que asumamos el síndrome de Estocolmo y disculpemos y defendemos como un benefactor a esa máquina despiadada y gigantesca que nos aniquila (''Hacienda somos todos''). Una máquina miserable y cobarde que no se atreve más que con los ''pecheros'', los ''paganos'', los desgraciados que no poséen un aparato jurídico que los defienda como tienen las grandes empresas.

Si hablan con Miguel Delibes conocerán la existencia de los ceperos, los cazadores desaprensivos que no van al monte a por emociones sino a por carne: los habilidosos y despreciados plantadores o paradores de cepos. Pues, bien, nuestra Administración es una carroñera plantadora de cepos que no se propone la equidad, la transparencia y la justicia sino la eficacia de las trampas. Imagino que alguno de ustedes habrá pagado una multa a Hacienda por un descuido de 15.000 pesetas en la Declaración -perdonen que no me exprese en euros: es uno de los pocos gestos de rebeldía que puede permitirse un ser absolutamente indefenso-; que alguna vez habrán tenido que demostrar a Tráfico que tenían el coche en la revisión el día que le multaron en un pueblo de Teruel; que el lugar en que el Ayuntamiento está edificando un colegio es un huerto de su propiedad, y mil cosas parecidas. En el primer supuesto le dirán que efectivamente no se aprecia intención defraudatoria por su parte ya que 15.000 pesetas no llevan a ninguna parte pero ha caido en el pozo como en el Juego de la Oca y a espabilar. Después de mucho porfiar, puede que Tráfico no le pase el cargo tras haberle hecho mover como un dominguillo, pero no le dará ninguna satisfacción. Y el Ayuntamiento le dirá que haber estado atento y que si construían y nadie decía nada supusieron -es verídico- que ''no era de nadie''. De modo que trabajamos para el Estado no solo porque se queda nuestros exiguos beneficios sino porque nos vemos obligados a realizar la labor que tendrían que hacer sus funcionarios, cada día más numerosos y menos eficaces. O lo que es peor, demostrar que se han equivocado. Y lo mismo sucede con las grandes compañías.

Hace unos cuatro años Telefónica me cobró dos veces el mismo recibo. Reclamé y nadie se hacía cargo de nada. No hay direcciones postales, teléfonos, ni personajes identificables, de modo que las peticiones se pierden en el éter. No queda constancia de nada, lo cual es absolutamente irregular. Pero nadie lo ataja. Finalmente decidí recurrir a presidencia e inmediatamente me llamó una señorita malhumorada diciéndome que lo que denunciaba le parecía inconcebible. ''Pues imagínese usted lo inconcebible que resulta para mí -le dije- que, además, he tenido que pagar''. Por fin se resolvió todo, pero gracias al señor Alierta.

Ahora acaba de llegarme una notificación porque debo veintisiete recibos a una compañía de servicios. Eso significa que habré de dejar mi tarea para buscar los veintisiete endiablados papeles. Pero, al tiempo, he recibido un fajo de tasas de circulación de Zaragoza, ciudad de la que me fuí hace diez años expulsado por el cierzo, porque dicen que no dije que me iba, aunque según los indicios sabían dónde estaba. Y pagaré dos veces. Indefensión.

Darío Vidal

13/04/05

 

       Trabajar para el Estado (13/04/2005 13:39)


Publicado: 12/04/2005


 

COMIDA Y FILOSOFÍA


Hablábamos ayer de la reciente inclinación a escribir recetarios y libros de gastronomía, siguiendo la estela del gran Álvaro Cunqueiro, Néstor Luján, Juan Perucho y Vazquez Montalbán entre otros, no por menos conocidos desdeñables, que han seguido la estela de Ángel Muro, Teodoro Bardají, Ignacio Doménech, Julio Camba, José Pla o el historiador de la cocina española Martínez Llópis, por no hablar de aquél devoto apostol de los manteles nacido un siglo antes en Compostela (1874), fiscal y juez municipal, periodista, político, espadachín, escritor, gastrónomo y alcalde de La Coruña que fué don Manuel María Puga y Parga, el célebre ''Picadillo'' autor de tantos libros.

Digo que se escribe mucho de cocina y vamos a ello, pero déjenme que les diga para justificar mis adjetivos de apostol y devoto al referirme al señor alcalde, que, según propia confesión, a los ocho años era ''el niño más hermoso'' de Santiago pues superaba los setenta kilos. Y su contemporáneo Luís Antón de Olmet, cuenta que un día apareció por la ciudad un circo alemán que exhibía al ''hombre más gordo del mundo'', lo que provocó la natural curiosidad, así es que todo el mundo acudió a ver la atracción de la Feria. Pero el pobre gordo salio del encierro a pitidos. Aquel gordo no era gordo ni era nada. Ellos sí que podían ver a uno verdadero en su propio alcalde, sin necesidad de pagar un céntimo. Porque es que don Manuel María pasaba 275 kilos, y una vez que se puso a régimen severo y mal humor no logró descender de 225.

Lo cierto es que ''Picadillo'' pasó parte de su vida dedicado a adelgazar pero cabe suponer que tanto esfuerzo para tan magro resultado debió desalentarle y contrariarle. Debe ser cierto lo que suponían algunos de los tratadistas del Siglo de Oro. Debe ser cierto que aspirar con fruición el aroma de los guisos, engorda. Ese fué el drama de bodegueros, posaderos, queseros, vinateros, panaderos, cocineros y otros artesanos beneméritos, en opinión de la legión famélica de sopistas, buscavidas y pícaros que andaban a la gandaya por la anchurosa y desnutrida España. En cuaquier caso, aun a estas alturas resulta sospechoso un gastrónomo flaco o canijo, porque no parecen atributos propios de los amadores de la vida.

Ignoro como anda de perímetro abdominal el profesor Muñoz Redón, aun que los filósofos raramente son obesos. Parece que salvo en el caso de los epicúreos asociamos el ejercicio del pensamiento a gente magra, ascética, frugal y contenida, aunque él nos descubre el gusto por la cocina de hombres tan austeros como Kant. Su última obra, que ha obtenido el Premio Sent Soví 2004, instituído en momoria del autor de un recetario catalán de principios del XIV, se titula ''La cocina del pensamiento''. Un ensayo original que concilia las ideas de los sabios con recetas de cocina, a su juicio complementarias, pues del mismo modo que la gastronomía es el arte de condimentar los alimentos para producir felicidad y el erotismo la habilidad de aliñar bien el amor, la Filosofía es según él ingenio de cocinar ideas para obtener preguntas. Y de ese modo nos deleita con platos socráticos, pitagóricos, platónicos, kantianos, volterianos, heideggerianos, sartrianos y hasta sadianos y roussonianos. Un buen menú para los curiosos, los aguijoneados por la cultura y los ''lletraferits'' como dirá el autor.

Darío Vidal

12/04/05

 

       Comida y Filosofía (12/04/2005 22:23)


Publicado: 11/04/2005


 

MANJARES


Es significativo que cuando decimos no tener tiempo para comer, y no diré para cocinar; cuando perdemos la capacidad de discernir la calidad de lo que comemos, y los alimentos conservan apenas la forma tras haberles privado del aroma y el sabor, nos abandonemos a la frustración del ''voyerismo'' coquinario y probemos a contentarnos con la observación de la cuatricromía de los guisos en papel ''coucheé'', que es como una suerte de pornografía gastronómica de lo verás pero no lo catarás.

Cuando los años no permiten dar escape a sus deseos, los atrevidos ''viejos verdes'' miran con lascivia tamizada de ternura e inocencia -como viejos leones desdentados- a las gráciles muchachitas en flor que cruzan presurosas ante la terraza del bar vetusto, con sus blusitas al viento de la primavera y los ceñidos pantalones bajo los que el tanga permite alentar la fantasía del desnudo. Todo pura ilusión. Evocación nostálgica de la comida sabrosa de otros tiempos, como las sopas inimitables de la abuela y los guisitos de mamá, tan aromáticos, tan exquisitos, tan deliciosos, y que nuestras mujeres jamás se avinieron a preparar porque decían que solo faltaba. Ahora nuestros hijos traen, cuando quieren obsequiarnos, una ''pizza'' más grande cuanto más amor quieren mostrarnos, que solemos recibir con ''una furtiva lacrima'' que ellos interpretan como de gratitud -que también-, pero que es sobre todo de nostalgia y desamparo.

Ahora mismo, dos de los periódicos de mayor difusión, nos ofrecen sendas colecciones de recetarios. El uno aporta la tradición de cada autonomía y el otro el exotismo de los países próximos o pintorescos, con componentes, productos, especias y condimentos dificilmente encontrables aquí. Y algunas veces sugieren sucedáneos. Mas no importa. Jamás hemos tenido un encuentro con una javanesa, una tahitiana, una japonesa, ni una vietnamita, y la fantasía, que es libre, puede hacernos imaginar las experiencias más ardientes.

Puestos a sucumbir a la nostalgia, la Comunidad de Castilla-La Mancha ha creado circuitos, itinerarios, menus y degustaciones cervantinas, quijotescas y manchegas, en las que, haciendo de la necesidad virtud, proclaman como excelsos los parvos condumios de una época más pródiga en hambres que en hartazgos, y en comidas sólidas si las había más bien poco variadas ni exquisitas. Aunque benditas sean como nuestras, siempre que no saltemos la frontera de lo conveniente y nos cubramos de pueblerina complacencia que es tanto como anegarse en ridículo. De momento, además de artículos sobre el asunto en un montón de publicaciones y de números monográficos en revistas especializadas, ha aparecido que yo sepa ''A la mesa con Don Quijote y Sancho'' de Pedro Plasencia que se ha unido a la segunda edición de ''La cocina del Quijote'' que publicó en 1994 Lorenzo Díaz con notable éxito.

No he iniciado la lectura de la primera, pero es que un amigo italiano acaba de obsequiarme con un ''lardo di Colonnata'' el delicioso ''blanco en salazón'' curado con hierbas de los Alpes Apuanos según una fórmula secreta que ahora todos quieren imitar, junto con un libro de recetas elaboradas con su tocino y la historia de este pueblo de marmolistas próximo a Carrara. La gloria de la cocina reside a mi juicio no en lo espectacular sino en la sutil diferencia entre el tocino ibérico y, por ejemplo, un ''lardo'' de Colonnata.

Darío Vidal

11/04/05

 

       Manjares (11/04/2005 21:16)


Publicado: 10/04/2005


 

VENDAVAL


Después del hielo, la nieve y el frío, está barriendo la Península como la expresión viva de la desolación, el aire desbocado de las láminas de veleros desarbolados que tanto nos impresionaron de niños. No es el céfiro suave literario y primaveral que atenúa los primeros rigores del sol con su tonificante caricia, ni la brisa femenina, sosegada, dulce y constante que nos trae en ocasiones el perfume del mar, sino el viento desgarrado, el airote impertinente, la ventolera loca, el ventarrón profanador y sacrílego que hizo volar los solidéos y las tiaras de sus eminencias en la Plaza de San Pedro, y levantó irreverente las albas, las casullas y las capas de la Curia pontificia en los funerales del Papa.

Un viento devastador ha cruzado pugnaz durante dos días, a oleadas como los invasores, la quebrada superficie de las Españas. Y uno que da a veces en la manía de abismarse en cuestiones inútiles supone que el viento es el más inútil y estúpido meteoro de cuantos nococemos. No me hablen de anticiclones, isobaras, y gradientes térmicos. Sí, cuando el aire de un territorio se calienta y se dilata, asciende como un globo, y el aire convertido en viento acude de todas partes a cubrir su vacío. No es dificil de entender. Mas ese es el por qué y yo me pregunto el para qué. No me tengan por demasiado patán pero no acierto a explicarme de qué sirve esa fatua aparatosidad wagneriana. Y eso que no he padecido un tornado, ni Dios quiera que lo cate en lo que goce de vida, que tal experiencia debe ser como presenciar un cataclismo. Me refiero solo al venial torcedor de postes, volador de vallas, podador de ramas y sobresaltador de distraídos, no al devastador airote de los trópicos. Pero con este basta. No me vengan con la bucólico cuento de la polinización, de la colonización de islas lejanas por las simientes volando a través de los océanos y otras monsergas. Si los territorios invadidos no tienen fantasía para inventarse árboles y frutos, que no los tengan.

Vivo desde hace un tiempo en la senda de todos los vientos, y tengo para mí que los moradores de esta tierra tienen cierta tendencia al desvarío. Que están grillaos como las cabras. O los gatos. Los gatos de estos predios enloquecen los días de viento y surgen súbitos como un mal pensamiento de cualquier lugar, alados como alma que lleva el diablo y con el perverso propósito de matar de un susto o un infarto a los cristianos a los que se les enredan entre los pies, les golpean por la espalda, o se les cuelgan del cuello con las garras crispadas.

La única ventaja que tenía en otros tiempos, cunado todo era tan difícil, es que a las chicas les alzaba las faldas, y les daba pretexto también para abrazarse a tu brazo, gratificando el sentido del tacto con la firmeza de dos sorpresas tibias por temor a perder suelo o al súbito sobresalto de los gatos.

Darío Vidal

10/04/05

 

       Vendaval (10/04/2005 23:58)


Publicado: 09/04/2005


 

EL GOBIERNO INVEROSÍMIL


Quienes contemplen desde lejos la Historia de España deben tener dificultad para sacudirse la perplejidad. Veamos -dirán- es un país moderno y remozado tras un ominoso paréntesis de medio siglo de dictadura, que en la Edad Moderna inventó el Derecho de Gentes; de cuyo Reino de Aragón tomo modelo un rey de Inglaterra durante la Edad Media para elaborar el embrión de su constitución no escrita, y que está sufriendo un complejo de inferioridad por su pasado franquista, del que están sacado partido dos territorios ni más ni menos complacientes -o rebeldes- que los restantes con el antiguo régimen. Solo que han tenido la habilidad de situarse al margen, muerto el Caudillo, para acusar a los restantes de opresores. Y éstos se han sentido culpables y han olvidado sus sacrificios y sus muertos admitiendo que solo aquellos sufrieron la opresión.

Y he aquí que aceptada esa premisa, el hábil oportunismo se ha convertido en explotación y rapiña. Euskadi y Cataluña se han concertado para desmembrar la Nación. Y pueden lograrlo. A pesar de que no han hecho nada por construir la Democracia, salvo los imprescindibles gestos coyunturales de sus gobiernos para apoyar intereses concretos y demandar privilegios como pago. Por eso, acodados en las fronteras, fuera no entenderán que un país con más libertades hoy que cualquier otro, que se sustenta en una descentralización cuyo próximo paso es la ruptura, acepte en los territorios que lo integran una república más insumisa cuanto mejor tratada, que se rige por una dictadura terrorista, opresora con cuantos de sus propios moradores no comparten el ideario del grupo dominante.

¿A quién puede temer el Estado de Derecho y todos los Gobiernos que hemos tenido? A la Cobardía institucional de gente que no se atreve. El peor terror es el miedo al miedo. Por eso a mi me impresionó el gallardo testamento de Juan Pablo II a la juventud: ''No tengaís miedo''.

Cuando después de muchos dimes y diretes se concluyó oficialmente que ''Herri Batasuna'' era la otra rama de la ETA -llamarle rama política se me antoja tan sarcasmo como rama parlamentaria- se ilegalizo, pero la banda introdujo el submarino de ''Aukera Guztiak'' que, detectado a tiempo, fué puesto fuera de la Ley. Mas he aquí que, con un dominio admirable de los tiempos, HB ha sacado al ruedo oportunamente otras siglas para dar cobertura al mismo grupo, aunque utilizando testaferros con nombres castellanos y ''maketos''. Se llama Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV-EHAK)

Es cierto que no disipan con ello las sospechas porque algunos de esos quasi-anónimos solicitantes no van ni siquiera en las listas. ¿Que clase de entusiasmo han puesto en el proyecto unos individuos que no se presentan a la elección? Pero es que no solo coinciden en la autodeterminación -que ''el pensamiento no delinque''- sino que proclaman como uno de los medios para lograr la escisión, la prosecución de la llamada ''lucha armada''. Y además se niegan a condenar el terrorismo de ETA. ¡Verde y con asas!

Pues no, eso no prueba que pertenezcan a ETA, según nuestros defensores legales. Mas por si fuera poco, el propio Arnaldo Otegi, ''etarra'' convicto de actos terroristas por los que fué detenido y condenado, está exhortando a los militantes de ''Batasuna'' de la que es secretario general, a que voten a la nueva formación ''porque comparten los mismos propósitos''. Y si eso tampoco prueba que es de ETA, da igual. Un grupo que justifica el terror debe prohibirse

Darío Vidal

09/04/05

 

       El gobierno inverosimil (09/04/2005 20:05)


Publicado: 08/04/2005


 

SECRETOS DE LA LITURGIA


Con el paso del tiempo llega uno a suponer que el hábito también hace al monje, a pesar de que en una época de hipocresía formalista alguien pretendiese desenmascarar el fraude con la proposición contraria. Pero hoy, asistiendo al funeral del Papa Juan Pablo II desde la ventana del televisor, hemos podido confirmar una vez más el valor sustantivo del lenguaje litúrgico, con todo lo que tiene de enfática representación teatral y de mensaje críptico. (Muchos novios agnósticos se casan por la Iglesia, porque la firma en el juzgado sin el boato de la liturgia sacramental, no les autoriza a creerse casados)

Asimismo la larga y evangélica agonía del Papa como colofón de un pontificado del que, al parecer, quiso desasirse al cumplir los 80 años, nos ha puesto ante una realidad que no sabemos si es mala o buena pero que apunta a la radical debilidad de la naturaleza humana y su desconcertante maleabilidad. Y tal constatación nos hace desconfiar de comportamientos heróicos colectivos pero también nos permite rechazar la hipótesis de la maldad grutuíta, a pesar de las terribles experiencias ''nazi'', soviética, chilena, argentina y ''etarra'' del siglo que se ha ido. El ser humano no es bueno ni malo, sino cobarde. Culpablemente cobarde. Por eso me emocionó oirle decir a los jóvenes un decidido ''¡No tengaís miedo!'' al valiente Papa anciano, maltrecho y enfermo, que había vivido la invasión alemana y la ocupación soviética de Europa, con un juvenil brillo de rebeldía y esperanza en la mirada.

Desencanta la debilidad que nos postra, pero esperanza el entusiasmo con que podemos alzarnos del barro ante el ejemplo de un ser bueno. Y tengo el presentimiento de que el ejemplo del Papa polaco va a favorecer un vuelco en el comportamiento de la gente. No será inmediato; no espectacular, pero eficaz. Nos hallábamos huérfanos de guías y de ejemplo. Y la gente de buena fé sobre todo los más jóvenes, creyentes o no, ha descubierto en el páramo sin esperanza, el destello de una llamada a la trascendencia capaz de colmar su existencia más que la admiración a un deportista o la pertenencia a un club de ''fans'', que a tan poco había llegado la aspiración de nuestros muchachos.

No vamos a caer en la ingenuidad angélica de creer que todos los seres congregados en la plaza de San Pedro eran justos, ni suponer que nadie estuviese dispuesto a colarse con un cinturón de dinamita entre los fieles en su campaña de apología del Mal, pero, neutralizada esa tentación por la excelente coordinación policial, los cuatro millones de asistentes -creyentes o no- no protagonizaron un instante de tensión. Caminando kilómetros y kilómetros en colas de veinte metros de anchura, compartiendo los sacos, las mantas y los alimentos, y descansando y durmiendo juntos como en una inacabable peregrinación, han experimentado sin duda una renovación interior, una iluminación que tal vez les lleve a iniciar desde sus respectivos credos y religiones un nuevo camino, como dicen quienes hacen el Camino de Santiago.

El gran triunfo espiritual y humano de este Pontífice -tendedor de puentes entre las orillas- sería descubrir a esta sociedad egoísta, violenta, terrorista, cruel y hedonista, que hay otro camino que no nos enfrenta como enemigos sino que nos vincula como prójimos -los que están cerca- necesitados y necesarios para caminar juntos, crear, descubrir y avanzar hacia la Paz.

Darío Vidal

08/04/05

 

       Secretos de la liturgia (08/04/2005 19:40)


Publicado: 06/04/2005


 

LA SOLDADITA Y SU ENEMIGO


Hubo una vez una soldadita, creo que en la Franja de Gaza, que se prendó de un enemigo. Ella tenía dieciocho años floridos y era israelí. El enemigo, que también se enamoró de ella aunque las crónicas no aluden a su edad, era palestino. Estaba ella tan dichosa que lo presentó a sus padres aunque nacionalizado como turco por si acaso, y a ellos les pareció magnífico. Seguramente todo pudo haber discurrido por cauces convenientes y sosegados de no haber sido por el apremio que la primavera pone en la sangre y el turbulento corazón de los enamorados. El caso es que no se sabe qué pensamiento cruzó por sus mentes para desenchufar todas las conexiones y decidir escapar juntos. Pero el caso es que huyeron.

Son cosas del Mediterráneo, qué vamos a hacerle. Hasta hace algunos años, el modo canónico de pedir la mano de una novia en elgunas poblaciones de Almería era raptarla y mantenerla desaparecida una semana. Y a ver qué iban a hacer los padres de ella en una sociedad que retiraba la credibilidad moral y el honor a la chica que no iba a casa a dormir una noche. Pues a casarla, que es lo que querían los fugados.

El caso es que si hubiesen preservado cuerdamente su locura de la mirada de los otros, nada habría enturbiado su historia de amor. Pero la Normalidad es enemiga de la ensoñación y la fantasía, así que el primer día que faltó ella a casa sin tener guardia, y al cuartel al toque de diana, se cruzaron las llamadas del Ejército para preguntar si se le habían pegado las sábanas, y la de sus padres para averiguar dónde demonios había dormido. Y así se inició una búsqueda de varios días por los servicios secretos de uno y otro bando y las policías de ambas partes, pués como palestinos e israelíes están ahora a partir un piñon no querían que nadie pensara que era una turbia acción de espionaje alentada por los estados mayores. De modo que los encontraron en casa de los padres de él, al otro lado de la frontera, medio hipnotizados de tanto mirarse a los ojos y cogidos de ambas manos. ''Sí, si que está aquí. Ha traído a su novia para que la conociésemos. Pasen, pasen...''

Visto el candor de los muchachos que en ningún momento hicieron por huír, debieron entender que no se trataba de una historia truculenta de espionaje y terrorismo sino de un suceso normal, magnífico y antiguo para el que no están preparados los coroneles de los servicios de Inteligencia. ''¿Qué ha sido por fín?'' ''Nada, mi coronel, dos gilipollas que quieren casarse''. ''¡Joder, con la mocosa! ¡Como si no tuviese chicos en su propio Regimiento para tener que ir a buscar a un palestino!''

Ustedes creerán que es cosa arreglada, pero no. Los de la Inteligencia se han sentido en ridículo y están empeñándose a fondo en disuadir a una y otro, para que no se casen, no se vean, no se escriban y se olviden del asunto, que, para ellos seguro que es una cuestión de vida o muerte. Lo que no ha trascendido es si eso es para siempre o hasta que ella cumpla su compromiso con la Milicia. Ya procuraré averiguarlo. ¿Ven como es imprescindible que las mujeres escalen los puestos más altos? Si en vez de coroneles fuesen coronelas, no destrozarían este romance, que ya bastante caro está el amor, y no vacilarían en apadrinarles en la boda. Claro que las que quieren ir de hombres duros, se ponen más borricas que los tíos. Y para ese viaje no hacen falta alforjas.

Darío Vidal

06/04/05

 

       La soldadita y su enemigo (06/04/2005 20:40)


Publicado: 05/04/2005


 

VÁZQUEZ MONTALBÁN ELOGIA TERUEL


He visto la portada con una imagen de Albarracín atardeciendo con las primeras bombillas encendidas allá abajo, envuelta en su misterio de población cóncava y como puesta al revés, que desdeña atalayar el mundo desde las cumbres del cielo, para recatarse de él abismándose en la hoz del Guadalaviar.

Siempre concebí el pueblo de Beni Razzim como una metáfora de Teruel, que sustituyó las musulmanas fachadas encaladas por las enfoscarlas de almagre inquietante y severo. He leído: ''Teruel: pura luz'' y el nombre de Manuel Vázquez Montalbán que ha renovado la amargura de su muerte inesperada y tantos recuerdos del Patio de Letras en la vieja Universidad de Barcelona y en el ''Heidelberg'', donde nos reuníamos a planear cada número de ''4 esquinas'', la revista que fundamos con Grau-Santos y de la que no hace mucho apareció un ejemplar que ya no encuentro, como si viniera a despedirse por Manolo.

Después de aquellos años primeros, cada cual nos sumergimos en un trabajo devorador, aunque todavía nos encontrábamos en la revista ''Europa'' y en ''Bocaccio''. Era la época brillante de sus colaboraciones en ''Por Favor'', ''Cuadernos para el Diálogo'' y tantas otras, y sus libros ''Esperando a Dardé'', ''Una educacion sentimental'' y el ''Informe sobre la Información'', cuando aún no se le habían ocurrido Carvallo y ''Biscuter''.

Ya no nos reuníamos a comer pero seguíamos viéndonos en homenajes, copetines y eventos, donde Manolo se mostraba no sólo tímido y reservado sino incluso taciturno y huidizo -siempre lo era en los primeros momentos-, y no dejaba traslucir su fino humor galáico si los acontecimientos no nos consentian mas que unos instantes. Enseguida se le veía agobiado por los aduladores que tan poco le gustaban, y pedía socorro con la mirada. Pero yo no quería -¡qué estupidez!- que me tomaran por uno de ellos.

Un día, cuando dejo el periodismo de combate para dedicarse a escribir, me dió un discurso en la redacción de ''Tele/eXprés'' exhortándome a que le siguiese. ''Esto hay que dejarlo a tiempo como hacen los atletas, los cantantes y los toreros inteligentes -me decía-, porque si no te apartas, te apartan''. Todavía él era soltero según creo. Y yo no me atreví. Tal vez no lo merecía.

El tiempo nos llevó a vivir en lugares distintos, pero la distancia no mermó aquella noble amistad nacida cuando querer a alguien era un impulso puro sin mezcla de cálculo, ni disipó tampoco sino que acreció la admiración por el poeta, el ensayista, el narrador y el excelente articulista que fué Vázquez Montalbán. Por el contrario, nos mandábamos recuerdos con amigos y conocidos como hacen en las guerras. He escrito mil veces de él, paro jamás le mandé una referencia. Pensaba que ya se enteraría y, si le apetecía, me diría algo. Tal vez no lo supo o no se atrevió.

Hoy veo este libro en que me elogia como a los amigos pero no tendré ocasión de decirle otra vez: ''¡Qué bien escribes, cabrón!''. O un desabrido: ''No seas pelota que no pienso hacerte ningún favor''. Y noto una quemazón viendo las fotos de Kim Castells y Pedro Pérez, y las citas espigadas por Javier Sáenz Guallar para que el Instituto de Estudios Turolenses acerque esta tierra al mundo, avalada por él, y siento haber callado lo que sentí porque ahora se que tampoco él dejó de lado aquella amistad que durante tantos años no supimos decirnos. Es penoso recibir el testimonio de su afecto cuando ya se ha ido.

Darío Vidal

05/04/05

 

       V.M. elogia Teruel (05/04/2005 21:22)


Publicado: 04/04/2005


 

PEQUEÑEZ


Decía Ortega que no hay asuntos triviales; que solo es trivial el modo de abordarlos. Y dió buena muestra de ello en miles de páginas sutiles, profundas, sugerentes, inteligentísimas, que abren nuevos horizontes a medida que avanza, suscitando nuevas incógnitas sobre asuntos aparentemente superficiales y muy alejados de la reflexión filosófica tradicional, como el deporte, la caza y la aventura.

Pero ''a sensu contrario'' podría afirmarse también lo que el pensador dejó implícito con tal proposición: que un ser mezquino o instalado en el prejuicio particularista, degrada y empequeñece siempre las cuestiones de que trata. El ejemplo más claro de este aserto nos lo dan los nacionalismos y los nacionalistas, como ciertas apetencias de algunos polacos -humanamente justificables por otra parte en momentos de conmoción emocional- de que el cadaver del Papa Karol Wojtyla descanse en la catedral de Cracovia, sin reparar en que una manera de universalizar su figura es permitir que descanse a la diestra de Pedro, aunque a ellos les consolase tenerlo más cerca, sin pensar que Roma sigue siendo Roma y que nadie sabe qué habría sido de sus restos si los hubiesen hallado los invasores nazis o los ocupantes soviéticos.

No obstante, la petición de los fieles de Polonia no está inspirada en la mezquindad sino en la emoción del instante y el amor que les inspiró siempre aquel párroco valiente (a él le gustaba llamarse párroco) que desafió el poder de la URSS y Jaruzelski, después de haber desarrollado durante años actividades culturales, hecho teatro y ejercido la labor pastoral en la clandestinidad y el peligro, y haber liberado su patria de la dominación extranjera, pacíficamente, pero con blanda mano de acero. Para ellos fué un libertador, un pastor bueno, un patriota, un próximo y un amigo. Y es lógico que quieran tenerlo en casa.

Lo que sí es muestra de la ridiculez y el vuelo torpe y corto del balbuceo ideológico nacionalista, es el juicio que han merecido a una señora de Cataluña el viacrucis, la agonía indisimulada, el óbito, la vida, el compromiso, el valor heróico y los logros planetarios de un gigante como Juan Pablo II, por encima de las discrepancias que puedan suscitar algunas de sus posturas, tal vez demasiado conservadoras, que personalmente señalamos en su momento. Todo lo que le ha sugerido la vida ejemplar, entregada, comprometida y arriesgada del Papa polaco, tan arriesgada que sufrió varios atentados además del que perpetró el sicario Alí Agca, autor anteriormente del asesinato de un periodista en Turquía y causante de no pocos de los sufrimientos, dolores e incomodidades que padeció después, es que no hablaba catalán. El resumen de una existencia de lucha tan rica y colmada, tan significativa y ejemplar en un planeta lacerado por el socialismo real, el neoliberalismo y el capitalismo sin alma, en el que seis mil doscientos millones de habitantes claman justicia en casi seis mil idiomas, se reduce a que no hablaba catalán. Y eso no lo ha dicho un pocero, un basurero, un cartero o un cantante del ''Orfeó Gracienc''; lo dice la directora de Asuntos Religiosos de la ''Generalitat de Catalunya'', Montserrat Coll.

El gesto de esta funcionaria no es una anécdota; obedece a un profundo planteamiento doctrinal: no hablar su idioma excluye del mundo, borra de la vida y margina del área de interés de los parlantes, que son los únicos existentes. Esa es la verdadera faz del nacionalismo.

Darío Vidal

04/04/05

 

       Pequeñez (04/04/2005 18:12)


 

LA AGONÍA


Un suspiro de alivio se difunde por el mundo desde las nueve y treinta y siete de la tarde del sábado, tras un mes de sufrimiento y cuarenta y ocho horas de agonía. ''Il Papa é morto'', se oyó en la Plaza de San Pedro. Y tras el sollozo primero se restauró la oración que había venido acompañando a Juan Pablo II en su penoso tránsito.

Los grandes hombres suelen ser controvertidos y todo comportamiento humano es susceptible de interpretaciones pués el acierto y el error acostumbran a viajar juntos. Karol Wojtyla se va dejando el vacío de un gran hombre, íntegro, valiente, santo y comprometido, que tuvo oportunidad de vivir y contemplar la vida desde muy diversas perspectivas en uno de los siglos más crueles y difíciles de la Historia. Prematuramente privado de familia, minero, obrero, estudiante, actor teatral, atleta, futbolista, sacerdote, párroco rural, obispo, cardenal y papa, hombre de talento y gran trabajador, el Papa polaco ha realizado una labor ingente y ejemplificadora, en un tiempo necesitado de modelos y de liderazgo moral, y en el corazón de una sociedad acobardada ha exhortado a los jóvenes a que no tengan miedo, desde la resolución y la coherencia del que atesora convicciones profundas. No se limitó a predicar. Ha actuado desde lo hondo de su pensamiento. Pero si nada de eso bastase a dar sentido a su pontificado, ha sido capaz de despertar con su comportamiento la compasión -ahora olvidada- entre quienes le seguían y también entre quienes no compartían su fe.

Sin embargo, frente a una vocación inequívocamente conciliadora aunque comprometida, y a su encomiable propósito de regeneración ética, tan anhelada por el hombre actual, la heredada estrechez judeocristiana ante la moral sexual cuya revisión en nada hubiera comprometido el dogma, y la impermeabilidad ante la teología de la liberación, ha impedido una muy plausible revitalización de la Iglesia. Algo que no será posible si no halla solución para algunas de las cuestiones que más angustian hoy, como la invasiva propagación del sida en las tierras más calientes de África y Asia, la contracepción aunque no admita el aborto, y el divorcio que admitía la primera Iglesia y respaldaba implícitamente San Pablo cuando decía que el sacramento del matrimonio es el amor.

A mi me parece que aún la sociedad láica ansía normas permanentes que le permitan identificar el paisaje y desasirse de lo perpetuamente provisional. Si la Iglesia Católica no es capaz de hallar el cauce adecuado, puede que estemos muy cerca del profetizado Fin del Mundo de los antiguos visionarios, Juan y Nostradamus, cuando menos del fin de su mundo.

Existir no es una fiesta. Lo sabía muy bien este Papa amigo de los judíos y buscado por los ''nazis'' cuanto espiado por los comunistas. El hedonismo y el placer no deben ser el programa existencial de un ser que reflexiona, aunque es razonable intentar eludir el sufrimiento y la desgracia. Mas si el padecimiento y el dolor nos pertenecen, debemos aceptarlos y hacerles frente para trascenderlos. Y ese ha sido su último mensaje.

Lo que me parece un acto de soberbia que critiqué en 1980 sin demasiada humildad, es que se menosprecie la Naturaleza tal que ha hecho en ocasiones la Iglesia, poniéndose por encima de Dios, como cuando dijo que ''el que mira con deseo a una mujer, aunque sea la propia, comete adulterio en el corazón''. Porque todo, hasta el deseo, nos lo ha dado Dios.

Darío Vidal

03/04/05

 

       La agonía (04/04/2005 02:54)


Publicado: 02/04/2005


 

ESTRATEGIA ABERTZALE


¡Qué sorpresa vamos a darnos el día que sepamos quién es el Señor Equis de la ETA! ¡O el verdadero comité que la dirige! Sólo un célibe ilustrado, con tiempo y sin apremios ni problemas de subsistencia, puede dedicar sus horas a ''la causa'' con tanta largueza y generosidad. Solo una persona culta, reflexiva, inteligente y pausada puede disañar la minuciosa estrategia que lleva de cabeza al Gobierno de la nación. Que nadie piense que la cabeza mil veces descabezada sea ''Pakito'', ''Txelis'', ''Josu Ternera'', ni ninguno de esos antropoides iletrados. Esos son incapaces de ver más allá del punto de mira de su nueve milímetros Parabellum. Si fuera por ellos, la ETA sería historia desde hace muchos años. Esos son los jaques, los chulos, los barandas, los machos, los héroes a imitar para el imaginario láico de la contradictoria revolución universal proletaria cantonal separatista. Los otros debaten su política pausadamente en un lugar ameno de Vizcaya cerca del Poder, seguramente dirigidos desde siempre por el mismo Señor Equis, mientras las cúpulas se erigen, crecen, se abaten y desbaratan.

Nadie puede creer que sin una verdadera dirección política respetada por todos, los cabecillas de los pistoleros no hubieran dirimido sus diferencias a tiros. Ya hemos visto la trayectoria desde ''Herri Batasuna'', ''Batasuna'' y ''Sozialista Abertzaleak'', a la lista limpia de ''Aukera Guztiak'' presentada como un caramelo envenenado para distraer a la Fiscalía y colar de matute una desconocida candidatura abertzale durmiente con el nombre de Partido Comunista de las Tierras Vascas (''Euskal Herrialdeetako Aderdi Komunista'') de cuya existencia no tenían los comunistas de IU ni repajolera idea, a pesar de que se constituyó en julio de 2002, un mes después de promulgarse la Ley de Partidos. Como puede verse El Cerebro no da puntada sin hilo. Nada ha sido nunca improvisado: ni las acciones, ni las listas, ni los nombres.

Pero el fiscal general, Conde Pumpido, asegura que nadie ha percibido irregularidades en este nuevo partido y que no se puede culpar a priori, así es que como la libre concurrencia a las urnas constituye la esencia de la Democracia, no se va a oponer a que se presente. O sea que no es cierto que los batasunos se la hayan metido doblada. Faltaría más. ''El Tete no se cae: se tira''. Sin embargo don Arnaldo Otegi ha dicho que apoya a esta nueva ensalada de letras (PCTV-EHAK), y la lista blanca, limpia, inmaculada e impoluta de ''Aukera Guztiak'' se ha felicitado de su aparición.

Dirán que ésto solo son indicios. Puede que así sea. Aunque son indicios contundentes. Pero es que la Asociación de Víctimas del Terrorismo informa de que treinta de sus candidatos son miembros del sindicato LAB y ''familiares de los miembros más sanguinarios de ETA''. Y de todos modos uno de sus miembros fundadores respondia un año antes de que se constituyese, en una entrevista a ''Ekintza Gorria'', que ''la violencia no es buena ni mala; solo es útil o inútil y en ocasiones imprescindible''. Y por si no quedaba lo suficientemente claro, concluyó que ''ETA ha tenido el acierto de hacer ver a la juventud la necesidad de la lucha armada como complementaria a las demás expresiones políticas de lucha''.

No sé si los estrategas del Gobierno pretenden restar votos al PNV haciendo que no han visto a este partido. Pero hay jugadas que además de imprudentes son arriesgadas, impredecibles y peligrosas.

Darío Vidal

02/04/05

 

       Estrategia abertzale (02/04/2005 19:04)


Publicado: 01/04/2005


 

EL GOBIERNO DE LOS LELOS


Será por la inclinación calvinista a suponer que el que ha ganado más dinero en la tierra es el que luego se va al cielo, y el que se halla en el punto más elevado es el mejor -lo que da licencia para cometer toda suerte de fechorías con el piadoso fin de ver a Dios-, pero el caso es que los dirigentes del Planeta son cada vez menos sutiles. Y ya se sabe que los lerdos tienden a opinar que quienes están por debajo son más tontos, porque sinó estarían en su sitio. Será por eso. Pero las conclusiones a que ha llegado en su informe de 618 páginas la Comisión de Investigacion de los Servicios de Inteligencia de los EE.UU, son un insulto a la inteligencia. (¿Recuerdan aquello de ''Oiga ¿es ahí la Inteligencia?'' ''¿Ma, ma, mande?'' Pues eso)

Es una estupidez clamorosa pretender que los americanos bienpensantes se traguen que la CIA y las otras 15 agencias de espionaje con un presupuesto anual de más de 38.000.000.000 € ''estaban equivocadas en todo, en sus análisis sobre las armas de destrucción masiva en Iraq'' y descarten que se produjera ''una manipulación intencionada'' por parte del Gobierno de los datos que poseían, de manera que la responsabilidad de lo sucedido debe atribuirse ''exclusivamente a la incompetencia de la Inteligencia de los EE.UU''.

Resulta bochornoso, cobarde, vergonzoso y antipatriótico un gesto así, de los que ostentan la responsabilidad de la gobernación de un país. E increíble que todas las agencias de espionaje con decenas de miles de agentes, no es ya que no se enterasen sino que se enteraron al revés. Y sobre todo es increíble porque altos funcionarios de la CIA manifestaron hace mucho tiempo, aunque pretendan que lo olvidemos, que nunca habían detectado armas de destrucción masiva en Iraq. ¿Quién violentó, quién retorció, quién manipuló, quién tiene intereses en las empresas petroleras? Desearíamos que los agentes vilipendiados limpiasen su honor y vengasen a los muertos inocentes de Iraq y a sus propios ''marines'' inmolados, sacando a la luz toda la basura de la Administración Bush hasta que se fuera a su casa. No se puede matar impunemente a la gente, ni poner en riesgo la seguridad del Planeta para ganar más dinero.

Pero he aquí que la Comisión, que contradice a la otra del 11-S y la juzga por completo ineficaz, no culpa de nada de ello a Bush sino a la deteriorada máquina que dejó Clínton. Así es que pelillos a la mar. A burro muerto, la cebada al rabo. O por venir más a propósito de nuestro caso, a rey muerto, gran lanzada. Pero lo risible de Bush no es ya solo su provocador cinismo y su tontuna clamorosa, sino su incultura enciclopédica incluso en el terreno de la Aritmética elemental. Porque se propone ''evitar fracasos futuros'' y recuperar la eficacia de sus espías, no desmantelando las distintas agencias sino unificándolas. Acaba de descubrir que si adicionamos un cero a otro cero, obtenemos un dos. Que la nada se multiplica. Y que lo óptimo se alcanza cuando se se añade incompetencia a la incompetencia. Un hallazgo portentoso que dará la vuelta a la Historia de la Ciencia.

Darío Vidal

01/04/05

 

       El gobierno de los lelos (01/04/2005 17:59)