Hemeroteca:


Octubre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
       

Publicado: 08/02/2005


 

JARRAI Y LAS ''IKASTOLAS''


Supongo que hemos visto todos la gozosa algazara de los alegres chicos de Jarrai, o Haika o Segi, la prometedora sección juvenil de Batasuna, los Sub-19 de ETA, en la Audiencia Nacional, con la jubilosa inconsciencia de los fanáticos atrapados por las sectas destructivas que no alcanzan a percibir la gravedad de la situación en que se encuentran.

Para los muchachos no cuenta el tiempo porque el tiempo es infinito: dura toda la vida. No saben aún que la vida tiene límite, que la existencia tiene final como tuvo principio. Pero los miserables que los captan, confunden, manipulan y envían por delante para que defiendan sus estatus personales, sí que lo saben y conocen el valor de los años. Aunque a ellos no les importa ni el pueblo vasco ni Euskal Herría. Saben que para durar tienen que hacer nuevas levas. Los hombres del PNV y de la llamada izquierda ''abertzale'' provienen de la Iglesia y conocen el valor de la catequesis precoz, como los bolcheviques de José ''Stalin'' que procedía también del Seminario.

Los niños de la Unión Soviética se nutrieron de una doctrina precozmente impartida, sustentada en una Cultura y una Historia inexistentes o falseadas que hallaban confirmadas en la Gran Enciclopedia Soviética, según la cual Newton, Miguel Servet, los grandes descubridores y los inventores del ''aeroplano'' eran rusos, con lo que convirtieron a varias generaciones de aquel vasto subcontinente en analfabetos funcionales, cosa mucho más grave que ser ignorantes porque es preferible desconocer, sabiéndolo humildemente, que tener las mentiras por certezas. Igual que nuestros niños de las ''ikastolas''. Ese es el peligro, ese es el problema, ese es el reto al que tenemos que hacer frente para extirpar el odio que se inculca a los pequeños. Acabar con las fuentes de financiacion no es lo más dificil. Lo dificil comenzará cuando ETA haya terminado porque habrá que destejer el manto de Penélope y los adultos malformados no querrán reconocer aún de buena fe que todo es falso. Es la herencia que nos han dejado los cobardes Gobiernos democráticos cuya debilidad desprecian los totalitarios.

Pero la culpa no la tienen solamente los independentistas, que son solo el retorno del péndulo. Mi admirado Paco Umbral hablaba hoy mismo de que ''en provincias lavan el Mercedes en domingo para estar el lunes en Madrid''. Y no es ese el lenguaje. Los que amamos a España generosamente desde fuera de Castilla no concebimos a España como una propiedad sino como un proyecto del que somos engranajes. Esa despectiva torpeza y la inveterada apropiación castellana de la Historia común es lo que ha separado a las comunidadaes separatistas. Es un largo desdén que ha ido muy lejos, pero nadie piense que van a volver a la comunión en un par de legislaturas. Si nadie añasca más, cosa que dudo, será cuestión de tiempo. Sin renunciar a lo que es suyo Castilla debe hacer un acto de humildad para evitar que más ''provincias'' opten por romper España al confundirla con ella. Una seria responsabilidad.

Ha llegado el momento de reconstituir este Proyecto con tacto, con grandeza de miras, con humildad y con trabajo. Una ambiciosa tarea para ciudadanos y políticos. Si queremos que no haya ''maketos'' ni ''xarnegos'' hay que dejar de hablar de provincianos, isidros, pardillos y ''polacos''.

No solo han de ir al colegio los deformados en las ''ikastolas''. Todos tenemos que volver a ir a la escuela.

Darío Vidal

08/02/05

 

       Jarrai y las Ikastolas (08/02/2005 20:21)